•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Tribunal Superior Electoral de Brasil rechazó el viernes una petición del Partido de los Trabajadores (PT) para que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción, pueda contar con un representante en las entrevistas con candidatos a las elecciones presidenciales de octubre próximo.

El magistrado Og Fernandes, uno de los miembros del tribunal, se negó a conceder una cautelar que garantice la presencia de un representante de Lula en las posibles entrevistas de medios de comunicación con candidatos a las elecciones presidenciales, para las que el exmandatario figura como favorito en todos los sondeos, pese a estar encarcelado e inhabilitado electoralmente.

A debate al plenario de la corte

Fernandes, no obstante, aclaró que el asunto tendrá que ser debatido posteriormente por el plenario de la corte, debido a que el Tribunal Electoral “jamás tuvo que enfrentar este tipo de situación”.

El PT, mayor partido de izquierda de América Latina, exigió la víspera igualdad de derechos para su candidato, pese a que Lula está preso desde el 7 de abril para cumplir una condena de 12 años de prisión por corrupción, a que enfrenta otros seis procesos y a que, por su condición de condenado, está inhabilitado electoralmente.

 El partido fundado y liderado por Lula citó expresamente la serie de entrevistas con candidatos presidenciales que realizarán conjuntamente en los próximos días el diario Folha de Sao Paulo, el portal de Internet UOL y la red de televisión SBT.

Folha de Sao Paulo anunció que entrevistará a los seis primeros ubicados en las encuestas, pero excluyó de su lista a Lula e incluyó en su lugar al senador Álvaro Dias, del partido Podemos, y que es el séptimo en los sondeos.

El magistrado admitió que, aunque los medios están obligados a respetar el principio de tratamiento igualitario para todos los candidatos, no hay una norma específica que garantice la participación de un representante de determinado aspirante en caso de que el titular no pueda participar.

Agregó que la petición del PT no justifica una cautelar debido a que no se trata de un asunto urgente, y que “el hecho de que los ciclos de entrevistas ya hayan comenzado no impide que, en caso de que el plenario tribunal finalmente acepte la solicitud, se le garantice al partido el derecho a indicar a alguien para que sea entrevistado en el lugar del candidato en situaciones futuras”.

El PT alegó en su petición que Lula lidera actualmente todos los sondeos de intención de voto para las elecciones y que, pese a que no puede comparecer a las entrevistas mientras esté preso, tiene derecho a recibir el mismo tratamiento que todos los demás aspirantes.

Lula, en cartas enviadas desde su celda en la ciudad de Curitiba, ha reiterado en dos oportunidades esta semana su intención de disputar las elecciones, pese a la ley que inhabilita electoralmente a condenados en segunda instancia, como su caso.

Lula insiste

El PT ha dicho que pretende inscribir la candidatura en agosto y que presentará recursos ante el Tribunal Superior Electoral y ante el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte, para que se le permita disputar el pleito incluso condenado en segunda instancia, es decir, inhabilitado.