•   Bugesera, Ruanda  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El uso de la tecnología crece en África tan rápido como la acumulación de sus residuos, pero sólo dos países africanos tienen centros de reciclaje de basura electrónica: la pionera Sudáfrica y ahora Ruanda, que se sube a la vanguardia. "Ruanda no es ninguna excepción.

Ha crecido la dependencia de las nuevas tecnología en todos los sectores de la economía, lo que ha provocado un incremento de los residuos electrónicos", explica el ministro ruandés de Medioambiente, Vicent Biruta, en una visita de varios medios, entre ellos Efe, al país.

En diciembre pasado, el Gobierno inauguró una planta de reciclaje en Bugesera (este), donde se acumulan montañas de desvencijados amasijos de televisores y computadoras en una suerte de cementerio de trastos que supervisan operarios de mono azul y caso amarillo. Los trabajadores de la planta extraen las partes que pueden ser reutilizadas de los aparatos electrónicos, las que siguen en buenas condiciones, y montan nuevas máquinas y accesorios que son donados a colegios y también vendidos.

Si en 2014 se acumularon en todo el mundo casi 42 millones de toneladas de residuos electrónicos, en 2018 esa cantidad se espera que sea de casi 50 millones de toneladas, pues las estimaciones apuntan a un crecimiento anual del 4% al 5 %, sobre todo en países en desarrollo, recuerda el ministro de Medioambiente. Esos desechos contienen materiales altamente contaminantes y dañinos, tanto para el medioambiente como para el ser humano, si no se gestionan correctamente, como mercurio, plomo, arsénico, cadmio o selenio.

Los aparatos viejos y desfasados se convierten en obsoletos y son desechados en grandes cantidades. Internet/END

"Una gestión adecuada de estos residuos -continúa Biruta- permite recuperar metales preciosos como el oro, la plata, el platino, paladio, cobre y plomo, y permite crear nuevos negocios y oportunidades de empleo". Ruanda, que ya apuesta por rigurosas medidas medioambientales como prohibir las bolsas de plástico, no se ha quedado atrás en la lucha contra estos residuos tan contaminantes.

De hecho, Ruanda ha elaborado un inventario detallado de la situación de desperdicios electrónicos en el país, y ha desarrollado una estrategia que permita tener centros de gestión y recolección que respetan el medioambiente, comenta durante la visita el gerente del programa de residuos electrónicos del Gobierno, Olivier Mbera.

Además, el Gobierno ha invertido casi un millón y medio de dólares en la planta de residuos, que da trabajo a 300 personas en "empleos verdes", y ofrece becas a estudiantes, explica Mbera. Cada distrito del país cuenta con un centro de recolección de basura, que después es transportada a las instalaciones de Bugesera.

"La planta de residuos electrónicos -explica- es tan avanzada que recicla 15.000 toneladas al año. Una gestión de basura electrónica sostenible es una herramienta robusta para el crecimiento ecológico, donde tanto consumidores como recicladores desempeñan su papel". Los metales preciosos, como el oro, el cobre o la plata, son extraídos, reciclados y vendidos para poder fabricar otros productos.

el Gobierno inauguró una planta de reciclaje en Bugesera (este), donde se acumulan montañas de desvencijados amasijos de televisores y computadoras. Internet/END

"Ha habido un gran incremento de uso de tecnologías de la información, lo que ha provocado una gran demanda de productos nuevos", señala el ministro ruandés de Información, Comunicación y Tecnología, Jean de Dieu Rirangirwa. "Además -prosigue Rirangirwa-, mientras la gente demanda tecnologías más nuevas, el periodo de uso de esos productos decrece progresivamente.

Así, los aparatos viejos y desfasados se convierten en obsoletos y son desechados en grandes cantidades". La mayor parte de las veces, los desperdicios electrónicos se desechan junto a la basura ordinaria y acaban en vertederos convencionales, una realidad que también quieren cambiar las autoridades. Sea como fuere, la nueva instalación de Bugesera -insiste el ministro de Información- busca que "el desarrollo tecnológico se base también en el reaprovechamiento y el reciclaje para que el medioambiente sea puro y saludable" en Ruanda.