•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mejorar la calidad de vida de los pacientes con leucemia linfocítica crónica es posible en México gracias a la medicina de precisión, que ataca solo a las células enfermas y protege a las sanas, dijo recientemente a Efe el doctor Eduardo Edmundo Reynoso Gómez.

“Con la medicina de precisión se puede atacar una estructura específica y, al ser expresada únicamente en la célula maligna, no afecta a tejidos sanos, lo que es mucho más efectivo y sus toxicidades son más leves”, señaló el director del Centro de Especialidades de Hematología y Oncología del Hospital Español en México.

El especialista explicó que la leucemia linfocítica crónica (LLC) es un tipo de cáncer de avance lento en la médula ósea y la sangre, en la cual los tipos de glóbulos blancos llamados linfocitos se vuelven cancerosos y se multiplican de forma anormal.

“Muchos pacientes presentan anemia, se sienten muy fatigados y por ello buscan atención médica o tienen mayor susceptibilidad a infecciones debido a la deficiencia de glóbulos blancos normales”, detalló el experto.

En fases más avanzadas, dijo, se puede notar la presencia de crecimientos ganglionares que normalmente no se quitan con tratamiento simple.

Esto, señaló, puede extenderse a otros tejidos fuera de la médula ósea como el hígado o el bazo “y eso puede comprometer la vida de los pacientes”.

La LLC es dos veces más frecuente en hombres que en mujeres y la edad promedio de diagnóstico es de 70 años, siendo rara su detección antes de los 40 años.

Además, es uno de los tipos de leucemia más comunes en adultos y representa el 30 % de las leucemias y la supervivencia media de este cáncer de la sangre varía entre 10 y 12 años.

Reynoso Gómez explicó que no existen cifras exactas de cuántos pacientes padecen esta enfermedad, pero en Estados Unidos se estima que anualmente hay 20,000 nuevos casos de LLC, mientras que en México podría ser una tercera parte de esa cifra.

El experto dijo que en algunos cánceres los tratamientos con quimioterapia pueden llevar, en muchas ocasiones, a que los pacientes recaigan en la enfermedad.

“Pero este es uno de los padecimientos donde se han dado más avances en cuanto a tratamientos, específicamente en medicina de precisión”, señaló.

Ataque selectivo

Reynoso Gómez explicó que este tipo de tratamientos está basado en la apoptosis, un mecanismo natural programado genéticamente que permite la eliminación de las células innecesarias.

En esta enfermedad, dijo, el principio que la convierte en maligna es que este mecanismo de muerte celular programada es el que genéticamente se altera y las células no solo se dividen más rápido sino que se acumulan “porque nunca se mueren, se vuelven inmortales”.

Así, con la medicina de precisión se ha logrado aprobar un medicamento que puede desbloquear o reemplazar a las sustancias faltantes que propicia este mecanismo y restablece el orden normal, lo que obliga a que la célula maligna se muera correctamente y no interfiera con la función del organismo.

Esta nueva terapia es para los pacientes con LLC en los que las quimioterapias estándares ya no tienen efecto, brindando así una expectativa de vida con un éxito del 80 % de los casos.

“Los pacientes con muy mal pronóstico tuvieron una ventaja importantísima que evitó que volviera a progresar la enfermedad”, dijo el experto.

Reynoso Gómez señaló que el tratamiento es por dos años, mientras que los tratamientos convencionales deben ser de por vida “pero con esta innovación se mantienen controlados, a pesar de tener una enfermedad muy avanzada”, expuso.