•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Feroces, espartanos y aterradores dejarán de ser pronto adjetivos exclusivamente masculinos aplicados a los soldados “gurkha”, el temido cuerpo de elite del Ejército británico formado por nepalíes, tras la decisión de comenzar a reclutar mujeres en 2019 por primera vez en sus 200 años de historia.

El nombre de “gurkha” proviene de “Gorkha”, un principado establecido por un pueblo originario del Rajastán (norte de la India) que se desplazó a tierras de lo que hoy es Nepal en el siglo XVI y fundó la dinastía que encabeza la destronada Monarquía nepalí.

Cuando los británicos trataron de invadir Nepal en 1814 acabaron firmando un acuerdo de paz que les permitía reclutar a los valientes soldados nepalíes que les habían hecho frente y, en 1947, tras la partición del subcontinente indio con la salida de Reino Unido, su Ejército absorbió la mitad de los regimientos “gurkhas”.

Así, los “gurkhas” han luchado con el Ejército británico en Afganistán en los siglos XIX y XX, en las dos guerras mundiales -cuando perdieron 43,000 hombres, según sus propios datos- o en Irak, con el príncipe Enrique como uno de sus miembros de honor.

Entrenadas en Reino Unido

Caracterizados por sus curvados cuchillos de 46 centímetros de largo o “Khukuris”, más de 200,000 “gurkhas” llegaron a servir en el Ejército británico, pero en la actualidad su número apenas alcanza los 3,000, un cifra que Londres planea aumentar en 800 efectivos.

Y algunos de ellos podrían ser mujeres, ya que el cuerpo abrirá el año que viene la puerta a los soldados y en 2020 enviará a las primeras reclutas a Reino Unido para su entrenamiento, culminando una idea que el Ministerio de Defensa británico ya había puesto sobre la mesa en 2007 pero que entonces rechazó por poco práctica.

“Es un orgullo para todos”, aseguró a Efe el presidente de la Organización de Exmilitares del Ejército Gurkha (Gaeso, en inglés), Krishna Kumar Rai, que se retiró de los Décimos Rifles Gurkha en 1993.

Durante décadas se ha creído que dejar a las mujeres entrar en sus filas acabaría con la camaradería de la que gozan, pero, a juicio de Rai, “ahora esto es una cosa del pasado” y las nepalíes pueden “impresionar” al mundo como lo han hecho ya muchas mujeres soldado en peligrosas misiones.

Las “gurkhas” serán verdaderas heroínas, ya que deben pasar las mismas pruebas que sus compañeros varones: saltar un banco 75 veces en un minuto o hacer 70 abdominales en dos minutos.

La prueba más dura es el “doko”, consistente en correr casi 5 kilómetros cuesta arriba cargando 25 kilos de arena en una cesta atada a la cabeza. Las aspirantes deberán completar la tarea en menos de 48 minutos.

“Todos los candidatos, sean hombres o mujeres, deberán correr para arriba y para abajo en las laderas del Himalaya cargando el ‘doko’ (cesta). Es desafiante y difícil para las mujeres competir físicamente con los hombres”, explicó a Efe la presidenta del Comité de Gaeso en el Distrito de Katmandú, Sunita Gurung.

“Es difícil, pero no imposible”, aseveró, optimista, esta mujer cuyo marido fue miembro de los “gurkhas” en 1991.

Oportunidades 

Esta es, a su juicio, una importante oportunidad para las chicas nepalíes, que tienen en el horizonte un trabajo prestigioso y un buen sueldo en el Reino Unido.

Muchas nepalíes, recordó, se ven obligadas a viajar a Dubai, Catar o Malasia para encontrar un trabajo por falta de oportunidades en su país de origen.

Un soldado en la brigada de los “gurkhas” gana, según la presidenta de Gaeso Katmandú, unas 1,400 libras al mes y tiene opciones de obtener una promoción y una buena pensión, además de un pasaporte británico.

“Es un momento de felicidad para muchas mujeres nepalíes que aspiran a ser parte de los soldados de elite ‘gurkhas’”, subrayó Gurung.