•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Venezuela de Nicolás Maduro, heredero de Hugo Chávez Frías, lleva cinco años en crisis, con los derechos políticos cada vez más difíciles de ejercer, el autoritarismo del Gobierno en progreso y una hiperinflación y escasez de algunos productos básicos, a lo que se suma una gran inseguridad personal por la creciente delincuencia, afirma el periodista Xabier Coscojuela, jefe de redacción del semanario independiente Tal Cual.

La asunción de Maduro, tras la muerte de Chávez, en marzo de 2013, provocó tensiones políticas en el país debido a que constitucionalmente le correspondía asumir el Gobierno a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional.

El malestar se intensificó y dio paso a la explosión de la crisis política con la celebración de elecciones un mes después, comicios en los que Maduro resultó electo ante la protesta del opositor Henrique Capriles, quien señaló irregularidades en el proceso y pidió revisión del 100% de los votos, moción en la que fue apoyado por diversos países.

Así nació la crisis política que se sumó a la económica, producto de la caída del precio del petróleo en 2008 y que 9 años después tenía a este país con una deuda externa del 69.9% del PIB a febrero de 2017.

Xabier Coscojuela

A cinco años de conflictos, protestas sociales y persecuciones políticas, Nicolás Maduro fue reelecto presidente para el período 2019-2025; no obstante, el 5 de junio de 2018, la OEA, con 19 votos a favor, 4 en contra y 11 abstenciones, aprobó una resolución en la que declara ilegítima la reelección de Maduro e inicia el procedimiento para suspender a Venezuela del organismo.

Coscojuela, quien también es catedrático de la Universidad Central de Venezuela, comparte una radiografía de lo que es actualmente Venezuela, donde la debacle es producto de una serie de factores, como la alta corrupción, el despilfarro y el derroche de ingresos, a lo que se agrega un Estado que cada día ocupa más espacio en la economía “y lo hace muy mal”.

Agrega que, para colmo, la producción de petróleo es hoy menos de la mitad de la que era cuando llegó Hugo Chávez al poder; está en alrededor de 1.3 millones de barriles diarios, según la OPEP, lo que no permitió al gobierno de Maduro aprovechar la recuperación que tuvieron los precios. “El modelo que ha fracasado en todas partes del mundo: URSS, China, Cuba, también fracasó en Venezuela”, afirma. 

Asimismo, Coscojuela asegura que el precio de la gasolina en Venezuela es ridículo, “no sé ni cómo calcularlo”, señala, “puesto que se paga 6 bolívares fuertes (del viejo cono monetario) por litro; si divide esa cantidad entre 6 millones o 60 bolívares, del nuevo cono monetario, el equivalente a un dólar oficial, creo que ni la calculadora saca la cuenta. Es 0.000001 dólares”.

Hiperinflación

El lunes 20 de agosto entró en vigencia en Venezuela la reconversión monetaria, definida por el experimentado periodista como “una medida del Gobierno con la que espera controlar la hiperinflación, pero ya se hizo una reconversión en el año 2008 y después vino la hiperinflación. Según los economistas, que hasta ahora han estado siempre acertados, no va a corregir la grave crisis económica que existe, ya que lo que menos hay en Venezuela es confianza en el gobierno de Maduro”. 

Además de la reconversión, el mismo lunes el Gobierno publicó en La Gaceta el decreto que establece que el IVA subirá un 4% no solo al lujo, sino de forma general, contrario a lo que había dicho el propio Maduro, lo cual provocó profundo malestar social. 

El éxodo de venezolanos hacia varios países suramericanos ha sido masivo en los últimos meses, lo que tiene alarmado al mundo. EFE\END

“Eso fue otra mentira del Gobierno. Dijo que era solo para los productos de lujo, pero de esos hay muy pocos y no le iban a generar los ingresos que requiere. Este ajuste tiene rasgos neoliberales, según lo que criticaban quienes están hoy en el gobierno a Carlos Andrés Pérez o Rafael Caldera: aumento del IVA, así como de otros impuestos, y un diferido incremento del precio de la gasolina, el cual no debe tardar mucho”, enfatizó.

Sin medicinas

¿Cómo están los sectores salud y educación? En medio de la crisis, ¿los niños y los jóvenes aún pueden estudiar?, preguntamos a Coscojuela y su respuesta es impactante: “Lo que se vive en el sistema de salud debería llevar a la cárcel a muchos de los integrantes del Gobierno. Hay personas que han fallecido por falta de medicinas para los tratamientos que tenían, otras por falta de dotación en los hospitales. Enfermedades que habían desaparecido o estaban bajo control han vuelto a hacerse presentes con fuerza, como el sarampión, la difteria, el paludismo, al punto que Venezuela se ha convertido en ‘exportadora’ de estas enfermedades. En cuanto a la educación, hay una deserción importante de profesores y maestros, así como también de parte de los estudiantes. En los primeros por los bajos sueldos, en los segundos porque los padres no pueden sufragar los gastos que significan que vayan a estudiar”.

 El tema de la oposición también fue abordado por el hombre de prensa y manifestó que viven en persecución permanente. Considera que en Venezuela las leyes son de adorno, pues la Fiscalía y los tribunales acatan las órdenes del gobierno de Maduro, por lo tanto no hay derechos y afirma que viven en una dictadura de nuevo tipo, que permite algunas libertades pero las elimina cuando les da la gana.

Desabastecimiento y migración

Una de las noticias que más impacto ha causado desde la agudización de la crisis es la de ver los estantes vacíos en tiendas y supermercados. Al respecto, Coscojuela señala que “los productos a los cuales el Gobierno les impone el precio son los que más escasean: harina de maíz, arroz, azúcar, café, aceite comestible, jabón, pasta dental, entre otros. El país cada día produce menos, el Gobierno se encargó de hacer todo lo posible para que la inversión privada se haya reducido significativamente en el país en estos 20 años de chavismo”.

Ciudadanos venezolanos muestran la marca que les ponen el brazo para poder comprar alimentos en un supermercado. EFE\END

En cuanto a la migración forzada que viven muchos venezolanos, que hasta están siendo rechazados en países como Brasil, Coscojuela dijo que es algo que molesta y preocupa, pero lamentablemente era una reacción que se veía venir.

“El rechazo ha ocurrido en otras partes del mundo y no había razón para pensar que no pasara en América Latina. Espero que los gobiernos de los países que reciben a los venezolanos tomen las medidas necesarias para protegerlos. La gente se va huyendo de una catástrofe”, enfatiza.

¿Salida a la crisis?

El jefe de redacción de Tal Cual considera que Venezuela cada día que pasa tiene menos salidas.

“La salida electoral fue torpedeada y casi cerrada desde el Gobierno al hacer las elecciones cada vez menos transparentes. Sigo creyendo, a pesar de todo, en que hay que hacer un esfuerzo por llegar a acuerdos que permitan encontrar una salida pacífica y consensuada a la situación, pero cada día lo veo más difícil”, confiesa.