•   León, Rivas, Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hospedarse en el Hotel Europa, en León, costaba entre 30 y 35 dólares antes de abril, pero tras la crisis sociopolítica que se desató en Nicaragua, ahora están cobrando entre 500 y 800 córdobas. La rebaja es parte de una estrategia de los empresarios turísticos para atraer al turista nacional, ante la falta de visitantes extranjeros.

Martha María Calderón, gerente del Hotel Europa, de León, aseguró que ante la salida de los visitantes extranjeros, se han enfocado en una estrategia para atraer al turista nacional con precios reducidos, con el fin de mantener en pie el negocio que tiene más de 50 años de estar operando.

Agregó que con el plan de precios reducidos para nacionales, han logrado alquilar en un día un promedio de 11 habitaciones de un total de 37 que tienen. 

“Hemos visto con tristeza que no hemos podido sobreponernos, que digan que está normal, esto no está normal, el hotel está listo para atender a los clientes pero observamos que en el parqueo solo está el vehículo del negocio”, expresó Calderón, quien agregó que antes de las protestas de abril el 60% de los turistas que atendían eran extranjeros.

En tanto, René Pacheco, propietario de Hotel Real León, expresó que debido a la ausencia de turistas extranjeros tuvo que subsidiar su negocio de abril a junio, pero al observar que la situación del país no se normalizaba y estaba incurriendo en pérdidas, decidió cerrar.

“Nuestros hermanos extranjeros tuvieron que irse del país y con mucha razón. Desde abril se bajó el servicio e incluso cancelaron todas las reservaciones que teníamos hasta diciembre e incluso enero del próximo año”, dijo Pacheco, quien tiene la esperanza de reabrir su negocio en diciembre.

Este negocio tiene 12 años de funcionamiento, ofrecía 16 habitaciones y generaba entre 9 y 12 fuentes de empleos. 

Narda Lee Campuzano decidió cerrar el comedor San Benito por la crisis que se vive en el país, pero ha implementado estrategias con sus otros dos negocios; restaurante Hong Kong y comedor Los Chinitos, para evitar el cierre.

Lee expresó que para lograr seguir en pie con sus negocios, tuvo que recortar horas extras a sus trabajadores, ambos son visitados en su mayoría por nacionales.

“La crisis ha golpeado mucho, tuve que cerrar el restaurante por 12 días, pero actualmente se está empezando a normalizar y como estrategia no he subido los precios de los alimentos y bebidas, a pesar de que los productos están más caros”, comentó Lee, quien es gerente de ambos negocios.

Eréndira Pizarro, propietaria de Guardabarranco Café, manifestó que ha mantenido abierto todos los días a pesar de las protestas que se han registrado desde abril.

Pizarro señaló que el 60% de los clientes que visitan su negocio son nacionales. 

La dinámica usada por los empresarios turísticos incluye promociones  en bebidas y alimentos, descuentos de hasta un 50% en servicios de alojamiento.

“La implementación de promociones atractivas en los alimentos y bebidas que ofrecemos ha sido uno de los elementos que ha cautivado a nuestros clientes, mantenemos estables los precios pero ofertamos desayuno donde el café es gratis”, aseguró Pizarro.

Turismo alternativo y a bajo costo

En el corredor turístico que conforman los municipios de Tola, San Juan del Sur y la isla de Ometepe, en Rivas, los hoteles y restaurantes han seguido la misma estrategia; captar turistas nacionales con precios más bajos.

Reyna Triguero, presidenta de la Cámara de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur) del municipio de San Juan del Sur, afirmó que el plan consiste en ofertar un turismo alternativo a bajo costo, “pero  siempre manteniendo la seguridad y calidad de los productos y servicios de alojamiento”.

La dinámica usada por los empresarios turísticos incluye promociones  en bebidas y alimentos, descuentos de hasta un 50% en servicios de alojamiento, paquetes turísticos familiares a bajos costos y cambios en la oferta gastronómica de los restaurantes

“En medio de esta crisis sociopolítica que vive Nicaragua, el turista nacional también ha resultado afectado y nuestra estrategia para que vengan a disfrutar de nuestras playas y reactivar la economía de estas zonas, es bajar los precios de nuestros servicios”, indicó.  

Según Triguero, tras el descenso de turistas extranjeros en San Juan del Sur, la ocupación hotelera cayó en un 80% y aseguró que en promedio rentan una habitación cada tres días.

“La afluencia de extranjeros acá es mínima y por eso estamos apostando a conquistar a los turistas nacionales que vienen en fines de semana, y al tratarse de otro  segmento, hemos modificado los menús de los restaurantes, el precio de las cervezas ha bajado el 50%, al igual que el servicio de alojamiento y hay muchas promociones de bebidas y comidas”, apuntó.

En la franja costera de Tola, los pequeños empresarios turísticos también han logrado subsistir con la poca afluencia de extranjeros y nacionales que visitan estas playas, pero  advierten que las cosas van de mal en peor.

Horislao Jaso, propietario de   un pequeño hotel, localizado frente a las costas de playa Popoyo, aseguró que los negocios del lugar sobreviven con los pocos turistas que llegan los fines de semana y que la ocupación hotelera en la zona es de apenas el 5%.

“Esta es una zona que atrae mucho   al turismo extranjero. Y no hay  visitantes  y  para esta fecha la ocupación hotelera  en los últimos años era el 80%”, concluyó   Jaso.

El hotel Casa de Oro, en San Juan del Sur.

Ometepe también se suma

Amanda Luna, coordinadora de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), de la Isla de Ometepe y propietaria de dos hoteles, aseguró que en este oasis de paz también  se está trabajando en miras de captar al turismo nacional para sobrevivir a la crisis.

Dijo que a los turistas nacionales les ofrecen descuentos de un 40% y a la vez les ofrecen paquetes turísticos accesibles y atractivos que incluyen hospedaje, tour y alimentación.

Según Luna, en la Isla de Ometepe no se percibe el ingreso de turistas extranjeros y muchos negocios han preferido cerrar debido a que la ocupación hotelera está en cero en la mayoría de los hoteles y hostales.

“Al día ingresan entre ocho y 10 turistas extranjeros por el puerto de Moyogalpa y estos se están aprovechando de la situación que atraviesa el turismo ya que buscan alojamientos de 5 dólares y la afluencia de nacionales tampoco es considerable”, aseguró.

Una de las bellas playas de Rivas que ha atraído a muchos turistas extranjeros.

Óscar Flores, propietario de tres hoteles localizados en el municipio de Altagracia de la Isla de Ometepe,  confirmó que  sus establecimientos llevan más de tres meses sin recibir a turistas extranjeros y que la alternativa de sobrevivencia es apostar al turismo nacional.

En este sentido, reveló que están promoviendo a través de Internet y las redes sociales los diferentes establecimientos y destinos turísticos de la Isla de Ometepe, para atraer a los turistas nacionales los fines de semana y durante las vacaciones de septiembre.

Aseguró que en coordinación con Intur, también  pretenden lanzar una campaña para atraer a turistas de Honduras y Costa Rica  a la Isa de Ometepe, Tola y San Juan del Sur.

Granada busca alternativas para atraer turistas

En la colonial ciudad de Granada, donde algunos negocios tuvieron que cerrar por completo y otros se vieron obligados a realizar un cierre temporal de tres meses, las empresas turísticas de este departamento enfrentan el reto de levantarse nuevamente. 

Bosco Garay, representante de Cantur-Granada, expresó que están en  el reto de buscar estrategias que atraigan a los extranjeros a la ciudad.

El interior de uno de los hoteles de Granada.

“Ha sido aprobado por el gobierno central un fondo de emergencia para las pymes, que viene a aliviar un poco nuestra situación. Granada está participando dentro de este proyecto, esta ayuda es algo que necesitamos, sobre todo la reinversión, porque es muy difícil recuperarse, pero tenemos la actitud correcta para salir adelante”, comentó.

Uno de los aspectos para buscar cómo mejorar las ventas es bajar los costos en sus servicios hasta un 20%, con el fin de atraer visitas y nuevos clientes a sus negocios.

“Está costando demasiado volver a levantarnos, han sido 3 meses muy difíciles, antes podíamos emplear a varias personas, ahora solo tenemos lo necesario o menos, la situación es crítica”, afirmó Michael Johnson, propietario de un bar.

Por su parte, Alessandro Rizzo, de nacionalidad italiana y propietario de un restaurante en Granada, manifestó que han reducido los costos para los clientes, pero aun así no es suficiente.

“Las ganancias son muy pequeñas en este momento. Hay días que no abrimos y el personal debe estar constantemente de vacaciones, porque no estamos generando ingresos. Venimos a Nicaragua hace tres años con el sueño de invertir y ahora lo que vivimos es una pesadilla que nunca imaginamos vivir”, añadió Rizzo.

César Arteaga, empresario estadounidense y dueño de un hostal en Granada, aseguró que van a volver a promocionar la ciudad como uno de los lugares más bellos y seguros en el país.

Estamos trabajando en una ruta de calidad para que los visitantes puedan viajar sin temor, invertiremos en Mercadeo y trabajaremos de la mano con otras empresas para reactivar el turismo”, explicó. 

La calle La Calzada, uno de los atractivos turísticos de Granada, está afectada por la crisis.

Sandra Echevarría, pequeña empresaria de una turoperadora, dijo que van a realizar marketing digital, y que los precios por paquetes tienen descuento de entre 15% y 20%, para lo cual están buscando alianzas con cadenas de hoteles en otros países que puedan conectarlos con extranjeros que deseen venir.

Los empresarios afirmaron que las visitas más frecuentes son de nacionales y que en los hoteles apenas se hospedan entre cuatro y 12 personas en la semana.

“Nos están visitando más personas de los departamentos o municipios cercanos; extranjeros son muy pocos, hay muchas estrategias que hemos implementando por ejemplo ofertas con descuentos en nuestras páginas web, hacemos anuncios televisivos o en revistas, pero aún la gente no se anima a venir y creemos que es por la inseguridad que vive el país”, dijo Cecilio Arauz, dueño de un restaurante en Granada.