•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La noche en que mataron de un balazo en la cabeza a Víctor Canda Gutiérrez había pocos clientes en el bar Los Tocayos, de su propiedad y situado de la rotonda Bello Horizonte dos cuadras al este. Antes del crimen, había música amena, pero pocas personas la escuchaban. Tal vez un par de clientes, los trabajadores del bar y Canda Gutiérrez, de 33 años.

La escasez de clientes esa noche puede considerarse normal para un martes en un bar de Managua, pese a que era 16 de octubre, cuando algunas personas deciden empezar a gastar su quincena, aunque pocos optan por el licor.

Esa noche de poco movimiento, incluso para la casi siempre alborotada zona de comercio de Bello Horizonte, tres sujetos ingresaron al bar Los Tocayos, que había sido inaugurado apenas tres días antes del crimen.

Los delincuentes, que llegaron como clientes al bar, tiempo después dispararon en la cabeza a Canda Gutiérrez.

La vida del hombre terminó tras el sonido seco del disparo. El cuerpo quedó tendido sobre un reguero de sangre y un orificio en la cabeza.Manchas de sangre en el portón y en el interior del local fueron encontradas después de la balacera en el bar Los Tocayos. Alexander Pérez\END

Los gritos de los empleados ahogaron la música del bar Los Tocayos y los delincuentes escaparon.

Una escena similar ocurrió en este mismo local, pero 23 meses antes.

Crimen en el Caribbean Vibration

Hace dos años, en noviembre, Michael Anthony Sánchez Hammond, de 32 años y originario de Bluefields (Costa Caribe Sur de Nicaragua) recibió un disparo en la tetilla derecha, justo en la misma sala donde mataron a Canda Gutiérrez, pero cuando el negocio se llamaba Caribbean Vibration.

Extrabajadores del entonces bar caribeño, quienes pidieron el anonimato, recordaron que Sánchez Hammond recibió el impacto de bala y después se arrastró hasta el portón principal.

“Había manchas de sangre en el interior y en el portón (del local). El hombre herido fue trasladado al hospital Alemán Nicaragüense, donde falleció después de su ingreso”, relató una extrabajadora del sitio.

Sánchez Hammond residía en Los Ángeles, California, Estados Unidos, donde dejó a tres hijos en la orfandad y cuando le quitaron la vida estaba de vacaciones.

Las autoridades policiales, en esa época, no se refirieron al caso, tampoco se supo cuál era el motivo del crimen, porque se manejaban dos hipótesis.

La primera es que en Caribbean Vibration, Sánchez Hammond había discutido con dos hombres y uno de ellos le disparó a quemarropa. La otra hipótesis era que el autor del crimen llegó al negocio y le disparó, sin motivo aparente.El local, donde han matado a balazos a dos personas y herido a otras, cuenta con un área externa con mesas, y hay una sala interior con un bar y un espacio que podría ser usado para el baile. Afuera del bar hay una parada de autobuses, que quita visibilidad al sitio y seguramente ha complicado el escape de los asesinos.

Dos detenidos

En el crimen más reciente, el 16 de octubre pasado, testigos indican que los presuntos autores llegaron al local y después de disfrutar de comida y de algunas bebidas, se dirigieron a la caja, donde le dijeron a Canda Gutiérrez que era un asalto.

Los asaltantes, al parecer, estudiaron bien el lugar antes de cometer el delito. Canda Gutiérrez se opuso al atraco, pero le respondieron con disparos. Otras personas resultaron heridas y las trasladaron al hospital Alemán Nicaragüense.

Una vendedora de frutas de la zona relató que a los nuevos dueños les advirtió que ese lugar estaba “maldito”, porque hace años una persona del Caribe había sido asesinada a balazos.

“No me hicieron caso y ya ves, otra persona murió en ese lugar. En ese negocio nada puede funcionar. El propietario debería de desistir de seguir alquilando ese lugar porque solo tragedias han ocurrido”, dijo la vendedora.

Algunos extrabajadores de Caribbean Vibration se quedaron a laborar en el bar tras el asesinato de Sánchez Hammond, pero renunciaron poco antes de que se pasara a llamar bar Los Tocayos.

Otra vendedora de la zona sostiene que alertaron a los dueños del local de que en el sector no había seguridad y tampoco buen alumbrado público.

Por la muerte de Canda Gutiérrez, la Policía capturó a Juan Gabriel Martínez Obregón, alias Jean Berry, de 29 años, y a Álvaro Domingo Torres, alias Tuti, de 25, este último con antecedentes delictivos de robo con intimidación.

El presunto autor del disparo, sin embargo, está prófugo.

Bello Horizonte, bullicioso, alegre… ¿Peligroso?

Bello Horizonte, al oriente de Managua, es una colonia fundada en 1968 que soportó el terremoto de 1972.

La zona es de mucho comercio, bares y discotecas.

En la rotonda, pequeña pero legendaria, no faltan los mariachis, pese a la crisis.

Además de los dos crímenes ocurridos en el “bar maldito”, en otros puntos de la colonia han sucedido homicidios.

El 2 de julio de 2016, en una discoteca es baleado el guarda de seguridad Marlon González Tenorio. El principal sospechoso del crimen es Nicolás Navas Somarriba.

González Tenorio luchó diez días por su vida, pero falleció en un hospital.

Siete meses después, el 18 de febrero de 2017, dos hombres en motocicleta mataron al guarda de seguridad Alexander Zamora.