•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La corrupción y el control estatal de las importaciones ahonda la severa crisis alimentaria de Venezuela, según un informe divulgado este jueves por el capítulo Venezuela de la ONG Transparencia Internacional, que pone el foco en la compra de alimentos desde México para el programa de ayudas CLAP.

“El férreo control de las importaciones por parte de órganos del Gobierno de Venezuela, sin supervisión independiente y profesional, en particular de los alimentos, no ha servido para cumplir con los estándares básicos de suficiencia, precios, cobertura y calidad”, señala la ONG en un extenso texto.

El informe, levantado tras 5 meses de rastreo y análisis de documentos oficiales entregados por el gobierno mexicano, halló compra de alimentos con sobrecostos en algunos casos, mientras que en otros había pagos casi simbólicos, lo que abrió en la ONG cuestionamientos sobre la calidad de los mismos.

Nicolás Maduro. Archivo/END

“Para el caso de la pasta y la leche en polvo, las alarmantes cifras alcanzan 58% y 65% de sobreprecio, respectivamente. Pudiera ser más lo que se pierde en corrupción que lo que se invierte en asegurar la alimentación de los venezolanos”, asegura el informe. También sorprende a Transparencia Internacional la importación de los productos desde México, “un país que no era de los principales socios comerciales de Venezuela y cuyo Gobierno mantenía un discurso opuesto” al del presidente Nicolás Maduro.

Desarticulan red

El gobierno mexicano informó el pasado octubre que desarticuló una red de especuladores que compraba alimentos de baja calidad y los revendía con sobrecostos a Venezuela.

El Parlamento venezolano, que controla la oposición, aseguró entonces que colaboró con esta investigación y estimó la pérdida patrimonial en unos 5,000 millones de dólares desde 2016, cuando el Gobierno de Maduro arrancó el plan de entrega de alimentos subsidiados.

Las cajas del programa de Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) contienen latas de atún, aceite vegetal, arroz, azúcar, harina de maíz, un producto lácteo en polvo, espagueti, frijoles, salsa de tomate y mayonesa, y el gobierno venezolano asegura que benefician a 6 millones de personas y se reparten cada 15 días.

Perjudicial para la salud

Pero Transparencia Internacional aseguró en su informe que algunos de estos alimentos son “poco confiables” y “destruyen” la salud de quienes se ven obligados a consumirlos, una denuncia en la que han insistido opositores y medios locales.

“Es urgente reconstruir prácticas decentes para que cese el hambre en el país e instaurar las mínimas condiciones de comercio exterior e importaciones capaces de atender de forma eficiente los requerimientos nutricionales, especialmente de los grupos más vulnerables de la población”, se extrae del documento.

En noviembre, la ONG divulgó otro informe sobre 42 empresas estatales de alimentos y aseveró entonces que la corrupción y el pobre desempeño de estas compañías había agravado la crisis.

Venezuela es el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, pero padece una grave crisis económica que se traduce en escasez generalizada, hiperinflación y fallos en la prestación de los servicios públicos.

Exilio pide romper lazos comerciales con Venezuela  

 En Miami,  la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) dijo el jueves  a la comunidad internacional que sin romper relaciones comerciales con Venezuela, la presión sobre el gobierno de Nicolás Maduro no será efectiva. 

La organización, con sede en Miami, donde reside una creciente comunidad venezolana, subrayó que es imperativo que “los países de la comunidad internacional que han calificado de tiranía al régimen de Nicolás Maduro rompan tanto relaciones diplomáticas como relaciones comerciales”.

Solo así se podrá “realizar una presión que sea verdaderamente efectiva”, dijeron en un comunicado José Antonio Colina y Henry Clement, presidente y vicepresidente de Veppex, respectivamente, en un comunicado acerca de la toma de posesión de Maduro para un nuevo mandato presidencial, prevista para el próximo 10 de enero.

De esta manera -dijeron- no se seguirá “financiando a una dictadura que representa una amenaza para la estabilidad de la región”.

Venezuela es el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, pero padece una grave crisis económica .

“Limitarse solo a la ruptura de relaciones diplomáticas y desconocimiento del régimen sería una presión muy suave conociendo el talante delincuencial que protege narcotraficantes y al terrorismo internacional y utiliza las relaciones comerciales para realizar opciones de lavado de dinero proveniente del narcotráfico”, subrayaron Colina y Clement.

A juicio de Veppex, es el “momento de aislar efectivamente al Estado forajido que representa el régimen de Venezuela y recordar que con narcotraficantes y terroristas no se puede utilizar medidas diplomáticas, ni soluciones negociadas”.

Grupo de Lima explora salida la a crisis venezolana   

El Grupo de Lima reafirmó el pasado mierocoles su compromiso de explorar alternativas diplomáticas y políticas para restablecer la democracia en Venezuela durante la reunión de coordinadores nacionales que se llevó a cabo de cara al encuentro de cancilleres del próximo 4 de enero, informaron fuentes oficiales.

“Fue la oportunidad de reafirmar nuevamente nuestro compromiso por explorar diversas alternativas diplomáticas y políticas para avanzar en el propósito del restablecimiento de la democracia en Venezuela, la convocatoria a elecciones libres y la búsqueda de que impere nuevamente el estado de derecho en Venezuela”, dijo la viceministra colombiana de Asuntos Multilaterales, Adriana Mejía.

Al término de la reunión, que estuvo presidida por el viceministro de Relaciones Exteriores de Perú, Hugo de Zela, se indicó que los asistentes intercambiaron opiniones sobre la situación migratoria de la región.

De Zela aseguró que el grupo desconoce las elecciones venezolanas “porque no tuvieron los estándares mínimos para ser aceptadas como válidas”.

Del mismo modo, hizo énfasis en que “se ha logrado un alto nivel de coincidencia, aunque todavía está pendiente pulir la declaración que van a hacer los cancilleres” el próximo enero.

 Sin embargo, reiteró que en el Grupo de Lima hay un “convencimiento” de que en Venezuela “ha habido una ruptura del proceso democrático y que tenemos que colaborar para que esa ruptura termine” de una manera “pacífica y negociada, sin uso de la fuerza”. 

El encuentro en Bogotá contó con la participación de viceministros y coordinadores nacionales de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.