•  |
  •  |
  • END

Fumar pasivamente puede causar muerte por cáncer pulmonar y cardiopatía isquémica, aunque hay pocas evidencias para asociaciones con otras causas de muerte en no fumadores. Se encontraron significantes asociaciones dosis-dependientes entre fumar pasivamente y la mortalidad por cáncer pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, accidente cerebro-vascular, cardiopatía isquémica, por todos los tipos de cáncer, todas las enfermedades respiratorias y circulatorias y por todas las causas, siendo esta última de un 34% mayor en aquellos expuestos al humo de segunda mano.

¿Fumas? ¡No desperdicies tu humo! El hábito tabáquico es la principal causa prevenible de muerte y de discapacidad tanto en los Estados Unidos de América, como en muchos otros países en el mundo.

Además del cáncer de pulmón, otras enfermedades y condiciones que se sabe son causadas por el hábito tabáquico incluyen, entre las más conocidas, la cardiopatía isquémica (enfermedad cardíaca causada por obstrucción del riego sanguíneo del corazón, cuyo representante más temido es el infarto), la enfermedad vascular periférica arteroesclerótica, el cáncer de laringe, así como el retardo del crecimiento intrauterino y bajo peso al nacer de niños hijos de madres fumadoras.

Durante la última parte del siglo XX fueron bien documentados los efectos adversos para la salud de la exposición al humo del tabaco ambiental, entre los que destacan, nuevamente el cáncer pulmonar, así como otras enfermedades como el asma bronquial y las infecciones respiratorias.

Fumar pasivamente puede causar muerte por cáncer pulmonar y cardiopatía isquémica, aunque hay pocas evidencias para asociaciones con otras causas de muerte en no fumadores. Pocos estudios han examinado la asociación entre el fumar pasivamente y la mortalidad por todas las causas y la mayoría de ellos han tenido limitaciones.

Recientes investigaciones han revelado un sinnúmero de otros efectos perjudiciales, entre los que merece destacar los concernientes a la salud de las mujeres y los niños. Para estos últimos, gran parte del daño que se les produce deriva a causa de que los adultos fumen en el ambiente donde viven, estudian y juegan los niños y ellos respiren aire contaminado por humo de tabaco ambiental.

Si bien es ampliamente conocido y aceptado que el fumar pasivamente es un factor de riesgo para cardiopatía isquémica y puede ser asociado con disfunción endotelial vascular (la capa más interna de los vasos sanguíneos), los efectos agudos de esta forma de intoxicación por humo en la circulación coronaria (la que le lleva la sangre al corazón) de personas no fumadoras no había sido documentada.

Se presentaron los resultados de 2 cohortes poblacionales de adultos que nunca fumaron, seguidos por la mortalidad en tres años de acuerdo a la exposición domiciliaria a humo de segunda mano.

Las dos cohortes comprendieron adultos de Nueva Zelanda de 45 a 74 años de edad que respondieron a los censos de 1981 y 1996, quienes se identificaron como no fumadores, conviviendo con familiares y que proveyeron datos de la condición de fumadores para todos los miembros de su familia de 15 años o mayores (87.0% de no fumadores en 1981 y 85.3% en 1996).

Aquellos no fumadores que vivían en hogares con uno o más fumadores actuales fueron vistos como expuestos a humo de segunda mano en el hogar; aquellos que convivían con no fumadores fueron vistos como no expuestos. Los miembros de la cohorte fueron seguidos con respecto a mortalidad en tres años después del censo, por medio de un estudio anónimo probabilístico de los registros de mortalidad nacional. La relación se completó para el 71,0% de los registros elegibles durante 1981-4 y para el 78.2% durante 1996-9 y se ajustaron los datos con respecto a potenciales sesgos.

Se calculó la mortalidad y se estandarizó por edad y grupos étnicos usando el censo de población de 1996 como la estándar. Se utilizó la regresión de Poisson para ajustar por edad, grupo étnico, estado marital y posición socioeconómica, usando una cohorte más restricta con datos demográficos completos.

En ambas cohortes, la mortalidad entre los no fumadores fue mayor en aquellos que vivían en hogares con fumadores. Entre los adultos que nunca habían fumado, se encontró una modesta, pero consistente asociación entre exposición a humo de segunda mano en el hogar y la mortalidad. Dicha asociación persistió después de ajustar por edad, grupo étnico, estado marital y posición socioeconómica. El hallazgo de aproximadamente 15% más de mortalidad en no fumadores expuestos a humo de segunda mano en el hogar, es consistente con un estudio previo mayor.

No fumadores expuestos a humo de segunda mano

La incapacidad de medir la exposición en otros ambientes introdujo un grado de error en la clasificación, por lo que las tasas de mortalidad fueron por consecuencia subestimadas, lo que puede explicar las diferencias entre las dos cohortes estudiadas.

Asociaciones como dosis dependiente entre fumar pasivamente y causas de muerte son consistentes con hallazgos previos para cáncer pulmonar y cardiopatía isquémica, extendiéndose la evidencia a los accidentes cerebro-vasculares (ACV). Estudios previos han mostrado asociaciones entre fumar pasivamente y un primer ACV, mostrándose ahora una relación dosis-respuesta con mortalidad por ACV.

Los estudios previos se han enfocado en ACV isquémicos, pero la población China tiene una mayor incidencia de ACV hemorrágicos, implicando que muchos de los ACV del estudio actual pudieron haber sido no-isquémicos. El fumar pasivamente probablemente afecta todos los subtipos de ACV, igual que el fumar activamente.

El hallazgo de 34% de incremento en la mortalidad por todas las causas es consistente aunque mayor que el 15% demostrado en la cohorte Neo Zelandesa. La exposición a humo de segunda mano en los hogares de Hong Kong es mayor que en Nueva Zelanda debido a la mayor densidad de población. Antes de 1990, la conciencia del peligro del fumar pasivamente era menor y los fumadores lo hacían libremente en sus hogares.

Estos resultados demuestran mayor evidencia que las asociaciones entre fumar pasivamente, ACV y mortalidad por todas las causas, probablemente son causales.

Entonces, si eres fumador activo, para qué desperdicias tu humo cuando encima, ¡también perjudicas a los que tienes a tu alrededor!