Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

Nicaragua tiene grandes ventajas comparativas en materia de desarrollo ganadero, en relación con el resto de naciones del área centroamericana, sin embargo, la falta de suficiente desarrollo genético y de especialización, y la insuficiencia de pastos mejorados, hace que la productividad sea muy baja.

Aún hay poca diversificación de mercados de destino, aunque hay esfuerzos serios por conseguir nuevas plazas de compra de la carne y de los productos lácteos, como Venezuela.

Sin embargo, a pesar de ello, en el primer trimestre de 2009, la ganadería estuvo dentro de los sectores que experimentaron decrecimiento, como también lo estuvieron la agricultura, la silvicultura y la pesca. En ello incidió la crisis económica mundial, producto de la cual se redujo la demanda y los precios de los distintos productos.

Un análisis realizado por el experto ganadero Ronald Blandón señala que la ganadería dejó de percibir en el primer semestre de este año más de US$ 60 millones, y sin embargo se considera que el precio en el mercado internacional se está estabilizando a entre 0.50 y 0.60 centavos de dólar por kilo.

Aun así, algunos expertos consideran que tanto la carne como otros productos de la ganadería, en su conjunto, podrían generar alrededor de mil millones de dólares anuales, lo que sería alrededor de dos tercios de los ingresos por el valor de las exportaciones de Nicaragua en estos momentos, si esto fuera así.

Los productos de la ganadería propiciaron poco más de 180 millones de dólares el año pasado, pero el potencial es sumamente grande, añaden los expertos, quienes sostienen que el sector está creciendo a un ritmo del 40 por ciento anual y tiene un gran potencial de seguir creciendo.

Ganadería nacional crece con recursos propios

La ganadería nicaragüense ha estado creciendo prácticamente con sus propios recursos en los últimos 20 años, con muy poco financiamiento, con escasa inversión en infraestructura, y sin apoyo de una política gubernamental coherente.

El potencial planteado se revela aun con los problemas creados por la crisis económica mundial, que ha provocado una reducción en la demanda de productos cárnicos y lácteos, y se señala, según previsiones, que por primera vez en nueve años la producción mundial de carne vacuna descenderá a lo largo de este año en poco menos de un uno por ciento.

El planteamiento recogido por el gerente de la Comisión Nacional Ganadera, Ronald Blandón, destaca que se considera que unas 295 mil toneladas métricas de carne de res serán el volumen que se dejará de producir en el año, tomando en cuenta que las naciones desarrolladas han reducido los subsidios a la producción agropecuaria, por lo que se están viendo obligados a comprar alimentos fuera.

Blandón expresó que la Unión Europea ha ofrecido doblar la cuota de importación de carne de Estados Unidos, en tanto que Corea quiere comprar carne a Paraguay, tomando en cuenta los altos costos de producción de estas naciones, lo que constituye una oportunidad para los países productores de carne a más bajos costos, si se considera que la alimentación es más natural. En ese sentido, la oportunidad para la ganadería nicaragüense es excelente para poder aprovechar las oportunidades del mercado internacional, y lograr un mayor crecimiento de la producción de este sector, a precios competitivos y con altos rendimientos.