•  |
  •  |
  • END

Columpiándose entre las ramas de los árboles, este mono congo sigue a los visitantes en la isla de Ometepe. Su curiosidad vence el temor hacia los extranjeros, momento que es aprovechado para tomarle fotografías. Son animales territoriales. Los machos aúllan al amanecer y al atardecer para informar a otros monos de su presencia. Con esto se evitan confrontaciones entre grupos, ya que los aullidos se pueden escuchar a unos ocho kilómetros de distancia. Para evitar la extinción de esta especie en Nicaragua se prohibió su caza y captura, así como la degradación de su hábitat.