•  |
  •  |
  • END

Más gente conectada a las redes de agua potable y miles recibiendo una mejor calidad del servicio. Esas dos situaciones resaltarán los directivos de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), en un informe que presentarán en noviembre próximo acerca de las inversiones realizadas en el último año.

La presidenta ejecutiva de Enacal, Ruth Selma Herrera, está convencida de que cada día la empresa está ampliando más la cobertura y la calidad del servicio, ya que --según ella-- se registran 800 mil nuevos usuarios y otros 600 mil clientes a quienes se les ha mejorado el servicio con más presión en el caudal y más horas al día recibiendo el suministro.

No obstante, Herrera aseguró que sus datos son de los últimos dos años, y, aunque no precisó los sectores donde se ha mejorado el servicio y donde se han conectado nuevos clientes, prometió que ese detalle aparecerá en un mapa que ahora se está elaborando a partir de otro que se presentó en 2008.

60 pozos

Agregó que en los dos últimos años se han construido 60 pozos en total, de los cuales 32 aparecerán en el informe de 2009. “Con esos 60 pozos estamos hablando de unas 800 mil personas que no tenían agua y que ahora tienen, y de unos 600 mil que tenían un servicio deficiente de agua y que ahora tienen más de seis u ocho horas diarias”, refirió.

“A fin de año tenemos que mostrar cómo queda (el mapa). Incluso, allí reflejamos la cobertura. Yo diría que vamos a tenerlo a principios de noviembre, porque con eso vamos a cerrar el año viendo el balance”, declaró Herrera a EL NUEVO DIARIO, mientras inauguraba el inicio de las obras del proyecto de ampliación del servicio en San Juan del Sur.

Inversiones

De acuerdo con el plan de inversión de Enacal, al que END tuvo acceso, para este año se destinó un monto total de mil 466 millones de córdobas para proyectos de infraestructura, que permitiría mejorar el servicio de agua potable y de alcantarillado sanitario y saneamiento en varias zonas del país.

“(De ese monto) nosotros llevamos una ejecución de un 92 por ciento”, aseguró Herrera, quien indicó que el porcentaje habría sido mayor a no ser por los atrasos en el proyecto de abastecimiento de agua potable y alcantarillado sanitario en la ciudad de Boaco, y el otro proyecto similar en San Juan del Sur.

En el primer caso se atrasó porque hacía falta un financiamiento de 3.5 millones de dólares que luego logró conseguir Enacal, y el segundo, por atrasos de la firma española Befesa, que será la ejecutora de las obras en San Juan del Sur.

En Managua, la funcionaria aseveró que ya están en marcha proyectos de restauración de tuberías, mejoramiento de líneas, sustitución de válvulas, con el objetivo de mejorar el servicio de agua potable en por lo menos 20 barrios orientales. Esos fondos provienen del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y de Enacal.

Plantas “en veremos”

En el plan de inversión de este año, Enacal no le da prioridad a las plantas de tratamiento de aguas residuales, que según las propias declaraciones de la presidenta de esa institución, están al borde del colapso, debido a que la Aguadora no cuenta con recursos para invertir en ellas, pero, además, según Herrera, porque hay unas 80 mil familias nicaragüenses que no pagan el agua.

“Para el tema de las plantas de tratamiento de aguas servidas no nos da la cobija, y yo les mentiría (si les dijera) que Enacal tiene 200 millones de córdobas para eso”, refirió Herrera el 20 de agosto pasado, después de que EL NUEVO DIARIO publicara que decenas de vecinos de La Paz Centro estaban expuestos a las enfermedades por el derrame de las aguas que se desprenden de la planta de tratamiento de ese municipio. “La alcaldía no nos ha apoyado realmente en casi nada”, enfatizó Herrera, quien subrayó que pese a la falta de recursos, se ha logrado reconstruir parte de la planta de tratamiento de Rivas, de El Viejo y de Chinandega. “Para el resto de las plantas no tenemos dinero”, dejó claro la presidenta de Enacal, quien luego justificó que “difícilmente vos lográs subsanar todo lo que no se hizo en 15 años… en cinco años”.

Hierro y nitrato

En cuanto a la calidad del agua de varias fuentes, Herrera reconoció que ha encontrado problemas de altas concentraciones de hierro en Nindirí y en Nagarote, y de nitrato en Jinotepe, además de proliferación de algas como sucedió la Laguna de Asososca, en donde tuvieron que detener el bombeo.

“Tenemos un sistema de monitoreo diario, informes mensuales, reportes anuales, pero estamos en distintos caminos en la calidad del agua en los tanques, en la red y en las fuentes de agua a diario”, comentó Herrera, luego de afirmar que los resultados de los exámenes que se le hacen a las aguas de las diversas fuentes, son publicadas en los boletines semestrales y anuales de Enacal. Herrera también confesó que Enacal no tiene todavía los equipos tecnológicos necesarios para realizar análisis sobre metales pesados o de sedimentos en las aguas, sin embargo, prometió que están haciendo esfuerzos para conseguir esos equipos, “que tiene una inversión que ronda el millón de dólares”.

“En términos generales, a nivel urbano, la calidad del agua es buena; en Managua es buena, y hemos tenido problemas cuando se rompen los tubos porque entra la tierra en la red, y cada vez que tenemos roturas grandes vamos a hacer pruebas de nuevo, se inyecta más cloro localmente y se lava la tubería”, expresó.

Quiere acueductos rurales

La titular de Enacal reveló que esa empresa pretende incorporar a su sistema los acueductos rurales, que en su mayoría están siendo manejados por campesinos a través de los Comités de Agua Potable y Saneamiento, CAPS, organizaciones sociales que aprovisionan de agua a un millón 200 mil pobladores del país.

Cifras y promesas de Enacal
En una reunión del Consejo Social del Poder Ciudadano celebrada el 27 de marzo de 2007, la presidenta de Enacal, Ruth Herrera, resumió la cantidad de pozos que tenía la empresa en esa fecha, cuando anunciada un “plan de emergencia de agua y energía” ante el presidente Daniel Ortega.

“Enacal tiene 480 pozos a nivel nacional. De esos 480, en Managua hay 130, y de éstos, 38 pozos funcionan con energía que le compramos directamente a ENEL.

El resto trabaja con energía que compramos directamente a Unión Fenosa, en el caso de Managua. En los departamentos, 350 pozos trabajan con energía comprada a Unión Fenosa”, dijo Herrera.

Agregó que la empresa también cuenta con unas 150 fuentes superficiales a las que periódicamente se les realizan controles de calidad. Esas declaraciones están sustentadas en varios archivos de entidades del gobierno, pues Ortega en esa ocasión declaró que era un “desastre” la falta de agua que había en todo el país.

Enacal divulgó un comunicado el 30 de agosto de ese mismo año, donde Herrera señala que esa firma estatal “realiza cada mes ocho análisis bacteriológicos, y al menos se toman 12 muestras de (la laguna de) Asososca”, las cuales son analizadas en sus mismos laboratorios.

“Se realizan muestreos periódicos tanto para los análisis físicos químicos como bacteriológicos, también se realiza la desinfección de las fuentes de agua destinadas al consumo humano en el ámbito urbano, sobre la base de las normas internacionales”, reza el comunicado, donde no se precisa qué normas exactas cumplen.

En este mismo documento, prometió que antes de finalizar 2007 Enacal “estará reforzando su capacidad de diagnóstico con nuevos equipos como un componente de los proyectos recientemente suscritos con el BID”.

Esos equipos le permitirían a Enacal “investigar parámetros como: pesticidas organofosforados, metales pesados (litio, cromo, manganeso, aluminio, cadmio, níquel, sílice, selenio y trihalometanos)”, según el comunicado, donde los funcionarios concluyen prometiendo que “Enacal emitirá informes mensuales sobre el monitoreo a la calidad del agua destinada al consumo humano, tanto a nivel urbano como a nivel rural”.