Nery García
  •  |
  •  |
  • END

La falta de un empleo digno y la necesidad de alimentar a su familia, llevó a Miurel Saavedra Hernández a dedicarse al oficio de taxista en el municipio de Ciudad Sandino. Ella conduce una mototaxi desde hace seis años y es una de los 299 conductores de esos vehículos que transitan en el caso urbano de esa ciudad.

“Tengo seis años de estar trabajando (como conductora) en moto taxi. Me levanto a las seis de la mañana y termino a las ocho de la noche, por el peligro, más que soy mujer”, dice sonriente Saavedra Hernández, al ser entrevistada por EL NUEVO DIARIO sobre su labor, mientras espera usuarios en le parqueo de “el mercadito”, frente a la alcaldía de Ciudad Sandino.

“La mototaxi es mi machete de trabajo. La moto es mía, y con este trabajo mantengo a mi familia, a mis hijos”, agrega la mujer de 33 años, quien luego nos confiesa que es una de las tantas madres solteras de nuestro país.

¿Por qué la opción de trabajar en una mototaxi?, le preguntamos a Saavedra Hernández, quien inmediatamente nos responde: “La mototaxi fue una opción de trabajar en mi propio municipio, sobre todo en estos tiempos que es difícil encontrar un trabajo digno. Además, tengo dos hijos a quienes tengo que mantener”, recuerda orgullosa la madre.

Con su esfuerzo, Saavedra Hernández dice que ha logrado que su hija mayor, de 18 años, ahora estudie en una universidad capitalina la carrera de periodismo. “Ahora cursa el primero año”, dice con tono modesto, y continúa diciendo que su hijo menor, de once años, ahora cursa el quinto grado de primaria en una escuela de Ciudad Sandino.

Los costos de operación

Aunque hace seis años conduce su moto triciclo, recuerda que fue hace dos años cuando se arriesgó a sacar una al crédito una mototaxi. Dio una prima de 400 dólares, y aunque el contrato decía que debía pagar un total de 4 mil dólares en dos años, ella logró cancelarla en un año, según comenta.

Diario llega a la estación de servicio para que le despachen 130 córdobas de gasolina, con la cual llena el tanque, y con eso trabaja todo el día. Además de ese gasto, semestralmente paga más de 400 córdobas por la renovación de un permiso provisional para trabajar, pues desde hace varios años, el Concejo no ha licitado nuevas concesiones.

Elvin Tiffer Baltodano, de 21 años, también tiene una mototaxi. Al igual que su colega, inicia sus labores como mototaxista en Ciudad Sandino a las seis de la mañana, y las finaliza a las ocho de la noche. Compra 130 córdobas de combustibles en la gasolinera para llenar su tanque diariamente, y con lo que gana dice sentirse satisfecho para alimentar y vestir a su esposa y a su hijo de año y medio de vida.

El joven recuerda que además del cancelar el costo del permiso provisional, los dueños de las motos triciclos pagan las inspecciones mecánicas, el rodamientos, cambios de aceite, mantenimiento del vehículo y el cambio cada seis meses de las tres llantas que hacen rodar el vehículo, cada una de las cuales cuesta unos 600 córdobas, según Tiffer Baltodano.

Las ganancias

Pese a la proliferación de las mototaxis en la ciudad, los dueños y cadetes obtienen las ganancias suficientes para sobrevivir, luego de una jornada laboral extensa y extenuante, en la cual están expuestos a los fuertes rayos del sol, los cuales oscurecen la piel de los conductores.

Y es que según el alcalde de Ciudad Sandino, Roberto Somoza, hace cinco años las mototaxis alcanzaban las 60 en el municipio, pero ahora hay registradas 299, de las que al menos 100 tienen una concesión para operar en un período de entre 10 y 20 años, y las restantes 199 trabajan a través de permisos provisionales de entre seis meses y un año.

Según los entrevistados, al día pueden obtener alrededor de 550 córdobas, un 50 % de los cuales, aseguran, se destina a gastos de operación y mantenimiento, y el restante para gastos del hogar, entre otros.

La seguridad y el ordenamiento

Uno de los retos que enfrentan las autoridades de Ciudad Sandino es ordenar el sector selectivo en el municipio, pues la ilegalidad con la que circulan algunas mototaxis conlleva a que haya desorden en la ciudad, lo que a su vez provoca inseguridad ciudadana en la zona.

El alcalde de la comuna y el jefe de Tránsito de la Policía en el municipio, subcomisionado Iván Estrada, aseguran que desde hace unos dos años se han venido haciendo esfuerzos para regular el sector selectivo en la ciudad. Por ejemplo, ahora la mayoría de los mototaxistas están agremiados en cooperativas, y, además, se han numerado muchos de esos vehículos para identificarlos y mantenerlos controlados.

Somoza y Estrada aseveran que si bien es cierto que ha habido asaltos aislados, inspectores de la comuna en conjunto con oficiales de Tránsito están ubicados en lugares estratégicos para regular el transporte y tener un mayor control, y de esa manera se ha logrado detectar muchas mototaxis que circulaban de manera ilegal, algunas de las cuales estaban vinculadas a robos o asaltos.

“El 98 por ciento de las motos están numeradas, y eso permite identificarlas fácilmente para seguridad de los cadetes y de los usuarios… los asaltos están ligados con las mototaxis ilegales, y por eso pretendemos sacar éstas de circulación”, refiere Estada.

Según Saavedra Hernández, trabajar de noche en Ciudad Sandino es un atentado: “Una vez, unas personas que monté iban tomadas, y me dieron una dirección extraña, entonces las tuve que bajar indicándoles que la moto no estaba funcionando bien”.

Tarifa y cortesía

Las principales quejas que reciben los funcionarios de la alcaldía de parte de los usuarios del transporte selectivo son por tarifas altas y a veces por maltrato de parte del conductor.

Pero para eso, el alcalde de Ciudad Sandino afirmó que en las próximas semanas iniciarán un estudio en conjunto con el Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, para determinar y fijar una tarifa en el casco urbano de la ciudad. Por esa razón, asegura que no otorgarán más permisos ni concesiones.

El estudio, según Somoza, también contemplará un análisis de la demanda-oferta del servicio de transporte selectivo, para determinar si es necesaria la entrada de más mototaxis o no; sin embargo, adelantó que existe una petición de parte de las cooperativas de las motos triciclos y de los taxis de no dar más permisos a nuevas unidades.

En cuanto al trato a los usuarios, prometió que realizarán charlas a los conductores de las mototaxis, con el lograr el compromiso de los dueños de esos vehículos para mejorar el trato a sus clientes.

“Hemos concluido que es necesario dar charlas a los cadetes y dueños de unidades para que den buen servicio a los usuarios, porque eso también tiene que ver con la seguridad ciudadana, para que se evite situaciones de violencia”, dijo Somoza.

Ciudad de las mototaxis

Ciudad Sandino puede definirse como la “ciudad de las mototaxis”, pues según cifras de Tránsito Nacional de la Policía Nacional, ese municipio es que más mototaxis registra a nivel nacional. De un total de 921 motocarros o mototrailer (vehículo de tres ruedas, carrozado) que se registran en el país, un 95 por ciento se dedican al transporte selectivo.

Es decir, que las 299 mototaxis registradas en Ciudad Sandino representan el 31 por ciento del total de esos vehículos que la Policía tiene en sus estadísticas. La vocera de la Policía Nacional, comisionada Vilma Reyes, dice que de las 921 motos triciclos, 65 están en el departamento de Granada, dos en Madriz, dos en el Triángulo Minero y 851 en la capital. Datos de Diriamba no se reportan.