• |
  • |
  • END

Mañana, en contraste a conmemorar el Día de los Difuntos, miles de tortuguitas Paslama eclosionarán de sus huevos, y realizarán su primer nado en las aguas de Pochomil. Tras dos meses de espera, los comunitarios, ecologistas, y el presidente del hotel Vistamar, Alfredo González, verán los frutos de la incubación artificial.

El ingeniero Milton Camacho, asesor del Club de Jóvenes Ambientalistas, CJA, dijo que este proyecto está a cargo del hotel Vistamar, y contó con el apoyo de esta institución ecologista.

Explicó que la mejor opción para incubar los huevos de tortugas marinas, es la playa donde ellas eligen para anidar. Sin embargo, debido a la extracción ilegal de huevos y la alteración de su hábitat de anidación, se pusieron en práctica los viveros de incubación artificial. Camacho, expresó que ésta es una alternativa para la conservación de la tortuga Paslama en nuestro país.

“Nuestro objetivo es aportar a la restauración, conservación y manejo de población de tortuga Paslama en playas de Pochomil, comarca Madroñal y el municipio San Rafael del Sur”, indicó el asesor legal. Agregó que esto, es parte de la responsabilidad ambiental que está haciendo el hotel Vistamar y la comunidad local.

20 mil tortugas por año

Camacho afirmó que para poder incidir en la estructura reproductiva de la especie, el proyecto Tortuga Vistamar tiene como meta producir 20 mil tortuguillas por año, teniendo como promedio 200 nidos de tortuga.

Además, declaró que el costo del proyecto es de mil 524 dólares, y cada huevo en incubación, tiene un costo de 2.80 dólares.

“La idea es mantener este proyecto por unos diez años, y para 2020 tener en la playa entre el 1 al 3 por ciento de las tortuguillas incubadas artificialmente en el vivero de Vistamar”, detalló el ambientalista.

El presidente del hotel Vistamar, Alfredo González, comentó que la idea de este proyecto ambiental nació “por el interés de devolver algo a la naturaleza”. “No podemos sólo estar extrayendo, sino más bien, contribuir a la reproducción de la tortuga Paslama”, dijo el empresario.

La liberación

Según cálculos de los ambientalistas, los primeros huevos eclosionarán entre el dos y el ocho de noviembre.

“Las tortugas que nazcan durante el día se pondrán en recipiente grande, sólo con el agua necesaria para mantenerlas húmedas en lugar fresco, oscuro y tapadas para liberarlas cuando el sol se haya ocultado, y en marea vaciante”, explicó el ingeniero Camacho.

Al atardecer, las tortuguillas se pondrán sobre la arena húmeda, a cinco metros de la zona donde llegan olas, para ser liberadas y puedan nadar con total libertad.

“No las pondremos en agua directamente. Nos quedaremos detrás del sitio de liberación para inducirlas a caminar hacia el mar, además, para espantar depredadores. En esta labor participarán las brigadas del Movimiento de Jóvenes Ambientalistas”, concluyó emocionado el ecologista, Milton Camacho.