•  |
  •  |
  • END

El cerro Datanlí-El Diablo está ubicado a 27 kilómetros al este de la ciudad de Jinotega, y a 135 kilómetros de Managua. El primer nombre es de origen indígena y significa: “Por donde bajan las aguas”.

El segundo se debe, según el guía de la zona, a que una noche se escuchó como que una banda musical subía el cerro, pero al día siguiente todo estaba en calma.

“Nadie vio nada, sólo se escuchó el estruendo, desde entonces dicen que por aquí pasó el diablo”, comentó entre risas el lugareño.

Debido a la belleza del lugar y la cantidad de especies que alberga el cerro, se inició un proyecto de conservación y turismo sostenible, el cual es apoyado el Servicio Forestal de Estados Unidos, a través de la Alianza Mesoamericana de Ecoturismo, MAE, y Paso Pacífico, explicó el biólogo Marvin Torres.

Afirmó que el turista podrá observar a la pava de montaña, el quetzal, el pájaro rancho o campana, además, especies migratorias como la reinita cachete dorado y el mosquero tropical boreal.

“El propósito principal es apoyar el trabajo local de los biólogos y personas que trabajan en turismo. También apoyar la conservación de nuestras especies y
el turismo sostenible”, dijo Torres.

Camping, senderos y café

Algo a destacar de este proyecto es que ha creado infraestructuras en el lugar. Un destino a visitar es la comunidad La Esmeralda, donde el turista podrá acampar dentro de la reserva, pero con las comodidades básicas.

“Se han instalado cuatro casas de campañas, donde alcanzan dos literas, y en el exterior tendrán un servicio sanitario y el baño.

Aquí el turista podrá dormir, descansar, para luego realizar senderismo en la zona y ver la fauna y la flora en el bosque natural. También podrán ver monos, osos perezosos, pumas y otras especies”, comentó.

Otro de los puntos donde se puede realizar camping es en La Bastilla, otra comunidad dentro de la Reserva Datanlí-El Diablo. Su propietaria, Yelba Valenzuela, dijo que la novedad del proyecto es acampar en plataformas.

Las casas de campañas están instaladas en plataformas de madera, con vista hacia los cerros cubiertos de cafetales. El paquete tiene un costo de 35 dólares por dos personas, y el baño cuenta con agua caliente.

“También se puede realizar senderismo, el cual tiene un recorrido de dos kilómetros y medio, que inicia en la casa-hacienda La Bastilla y se introduce en los cafetales. Durante el recorrido podrá apreciar a los pájaros rancheros, trogones, tucanes, y aves reinitas que abundan en la reserva”, relató la propietaria.

La Bastilla cuenta con un restaurante donde se puede degustar una riquísima taza de café, acompañada con unas sabrosas rosquillas. Es recomendable llevar ropa abrigada, debido al frío que hace en el norte de las montañas del país.

El Gobiado

Otra razón para conocer la Reserva Natural Datanlí-El Diablo es visitar el comedor Bella Vista, de doña Lilliam Blandón.

La espectacular vista hace honor a su nombre. El turista tiene una panorámica del lago de Apanás, las haciendas de café y la comunidad El Gobiado. Este comedor se especializa en la comida criolla, donde se puede saborear una sopa de gallina con albóndigas, pescado frito, frijoles recién cocidos, tortilla con cuajada, y las frutas de temporada.

El biólogo Marvin Torres dijo que en el bosque nicaragüense existe una riqueza natural inexplorada, y por eso debemos proteger a nuestras especies amenazadas.

“Antes los árboles se talaban para sacar un beneficio económico, pero hoy se entiende que es mejor preservarlos para incentivar el turismo. Además, ayudan a proteger las cuencas, entre ellas la del lago de Apanás, del Río Grande de Matagalpa y la del Río San Juan”, dijo Torres.

“Necesitamos atraer turistas, decirles qué van a ver, y sobre todo explicarles la importancia de proteger el medio ambiente. Estamos enfocados en el mercado de los observadores de aves, porque es un sector más compacto, muy organizado y disciplinado”, añadió.

Torres agregó que “son turistas que cuentan con revistas especializadas para estos destinos, que viajan y tienen ingresos medios altos”. Un punto a destacar, es que Nicaragua fue escogida para que en 2011 se realice la Conferencia Mesoamericana de Observación de Aves.