•  |
  •  |
  • END

Elvis Cuarezma Bustamante es un morenito bien agraciado, con unos ojos hermosos y una sonrisa muy pícara para su edad. Se levanta de su pupitre para recibir las visitas con un escandaloso “buenos días”. En el aula los pequeños están concentrados, pues realizan una de las tantas pruebas del fin de curso escolar.

“Volteen la hoja del sistemático”, les indica la maestra Juana Alemán a sus alumnos de cuarto grado. Entre ellos está Elvis, de diez años. Sorprendidos ante la cámara y aprovechando el momento, algunos pequeños aprovechan para preguntar al compañero que tienen a lado sobre las respuestas.

Elvis se sienta adelante para prestar más atención. Comenta que le gustan las computadoras y que en la casa de su tío aprendió a manejarla. Este año fue muy especial para él, ya que por primera vez en su vida tuvo su propia minilaptop.

“Ahora puedo escribir en la computadora todas las palabras. También puedo utilizar el diccionario --Wikipedia--, y escuchar los cuentos que vienen en la computadora”, nos relató mientras mostraba el uso de la máquina.

La entrega

Durante casi tres meses, los niños de la Escuela “Fidel Coloma”, ubicada en el barrio Villa Cuba Libre, en la capital, recibieron una computadora portátil, mejor conocidas como XO.

Ésta fue una donación de la fundación Terán-Zamora, la cual invirtió un millón de dólares en la compra de cinco mil computadoras XO.

Entre los beneficiados está Rebeca Raquel Cruz, quien estudia el segundo grado. La pequeña comentó que lo que más le gustó de su computadora fueron los juegos y los cuentos.

La dinámica era que los niños se llevaran las computadoras a sus casas, donde los padres tenían que ponerlas a cargar. Al día siguiente debían llevar la minilaptop a clases, donde la maestras les ponía ejercicios, nos explicó doña Blanca Rosales, madre de la pequeña Rebeca.

“En casa aprendimos todos a usarla, porque yo nunca había tocado una computadora. Su papá le ayudaba más que yo, pero los niños aprendieron con una velocidad increíble. La computadora les ayudó porque tenía un diccionario, calculadora, y también había cuentos”, relató doña Blanca.

Rebeca dijo que lo que más le gustó de su laptop es el juego del “Huevo de chocolate”, porque le ayudó a formar palabras y a conocer su significado.

La mamá dijo que la computadora le sirvió bastante a la pequeña, y la adelantó en la materia, pues traía varios programas educativos.

Ayuda en las investigaciones

La Escuela “Fidel Coloma” no cuenta con una biblioteca, es por eso que las computadoras fueron de gran ayuda para los maestros, sobre todo para preparar las clases. En cambio, a los alumnos les permitieron realizar las investigaciones, comentó la profesora María Reyes Téllez, quien imparte el cuarto grado.

La maestra María dijo que las XO les sirvieron mucho a sus alumnos, ya que en la misma computadora aprendieron sobre las formas geométricas, a utilizar la calculadora para sumar y restar, a recurrir al diccionario, y también había juegos, como el ‘Huevo de chocolate’, cantos, poemas, juegos, trabalenguas y adivinanzas.

“Los niños tuvieron las computadoras más de dos meses, fue un tiempo relativamente corto, pero aprendieron bastante. Además, es importante que aprendan a utilizar esta tecnología desde pequeños, pues los prepara mejor para la vida adulta y el mundo laboral”, expresó la profesora María Reyes.

Acceso a internet

Asimismo, refirió que tiene 21 años en el magisterio, y por primera vez en la historia de su profesión veía un programa como las XO. Relató que los niños llevaban todos los días sus computadoras, donde aprendieron a escribir y guardar los documentos.

Otro de los beneficios de las computadoras es que los escolares tenían acceso a internet en el centro de estudio.

“Los estudiantes de la mañana llegaban por la tarde al colegio, y viceversa, donde aprovechaban el tiempo para investigar los temas que dejábamos en las clases de historia, sociales, naturales, y las otras ciencias”, sostuvo la profesora Alemán.

Agregó que fue una experiencia muy bonita para los niños, y los incentivó para asistir todos los días a la escuela. También logró que los niños estuvieran más quietos y prestaran más atención a sus clases.

Juana Alemán, maestra de cuarto grado, dijo que el acceso a internet en la escuela también ayudó a los docentes a la hora de planear las clases.

“Los maestros aprendimos a usar las computadoras, conectarnos a internet e investigar las materias. Ya no teníamos que pagar en un Ciber los 20 córdobas la hora, pues nosotros teníamos las máquinas con acceso a la red”, señaló Alemán.

Capacitan a los docentes

La profesora Alemán contó que ella también realizó un curso de computación para poder utilizar la XO, ya que a los docentes también se les dotó de una minilaptop.

Comentó que los profesores asistieron a talleres en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua, con el propósito de aprender sobre el uso de la máquina, de los programas que traen incorporados, y la forma de utilizarlos en las clases de forma práctica.

Además, recordó que en un inicio los maestros tenían temor de utilizar las máquinas, pero con el tiempo vieron que los niños se acostumbraron, e incluso aprendieron más rápido a manipularlas, debido a la curiosidad que, por la edad, tienen.

“Lo bonito de este proyecto”, dijo la maestra Juana, “es que ni el profesor ni los alumnos pensaron tener estas computadoras, ya que son personas de escasos recursos. La mayoría de los niños viven en barrios pobres de la capital y las madres deben trabajar para mantener a los pequeños”, sostuvo la maestra.

El 94% no se marchó

El director de la Escuela “Fidel Coloma”, Rommel Antonio Obregón, afirmó que las computadoras XO elevaron el nivel de retención escolar, debido a que los pequeños querían ir a la escuela para utilizar las minilaptop.

El director indicó que este centro recibió 436 computadoras de parte de la Fundación Zamora Terán. Dijo que este programa ayudó a que los padres se involucraran más en la educación de sus hijos, pero sobre todo elevó la retención escolar.

En el campo académico tuvo un gran impacto en los niños, ya que descubrieron el acceso a las nuevas tecnologías y las utilizaron para las investigaciones en clase. Además nos ayudó en el aprendizaje y la retención escolar, que es de un 94 %.

“Uno de los compromisos adquiridos por los padres es que el niño no se debía retirar de la escuela, y, además, debía cuidar la computadora”, declaró Obregón. Agregó que “los padres estaban muy agradecidos, e incluso la mayoría de ellos aprendieron el uso de ésta. Éste fue un gran aporte para los niños, la escuela y la comunidad”.

Valeria Centeno tiene nueve años y estudia el cuarto grado, afirmó que le gusta la computadora, pues aprendió a investigar en internet que le ayudarán a realizar sus tareas.

“Aprendí sobre los pronombre en la clase de español, en sociales sobre las culturas y también sobre la historia de Nicaragua. Me gustó conocer sobre el mestizaje, los viajes de (Cristóbal) Colón y a escribir en las páginas”, dijo la pequeña.

Proyecto continuará

La arquitecta Lorena Zamora, coordinadora del Comité de Educación de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, comentó que este proyecto continuará en la Escuela “Fidel Coloma”, y la idea es mantenerlo por muchos años.

Zamora informó que se han entregado computadoras en las escuelas públicas y subvencionadas por el Estado, priorizando las zonas rurales del país.

“Amcham es el contacto que tienen las empresas privadas con el Ministerio de Educación. Lo que pretendemos es romper el concepto que ir a clases es perder el tiempo. Queremos inculcar en los niños el concepto de que el estudio les va a generar oportunidades en el futuro”, expresó la coordinadora del Comité de Educación.

Añadió que el proyecto tiene un gran reto, pero las empresas privadas están dispuestas a realizar esa inversión, pues no basta con entregar la computadora, sino que se debe garantizar la conectividad a internet, y la reparación y el mantenimiento de las XO.

“Queremos ir poco a poco acabando con el analfabetismo tecnológico, pues el uso de la tecnología es importante en el mundo laboral. En este momento contamos con dos mil 500 computadoras donadas por la empresa Claro, Bancentro también dio otras cinco mil computadoras, las cuales se están distribuyendo a través de la Fundación Zamora-Terán”, refirió la empresaria.

Zamora aseguró que el próximo año, los pequeños de la Escuela “Fidel Coloma” recibirán de nuevo sus computadoras, pero durante el tiempo de vacaciones las regresarán para darles mantenimiento.

Además, dijo que la idea es ampliar el número de escuelas con este beneficio, pero lamentablemente hacen falta más recursos para sumar más niños a éste proyecto.

“Vamos a continuar tocando puertas de las distintas empresas e instituciones financieras que tengan la capacidad de brindar los fondos, y así más niños puedan tener su computadora XO en la escuela”, concluyó la coordinadora del Comité de Educación de Amcham.