•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Al menos diez nuevos tipos de cerámica que engrosarán la lista de los materiales arqueológicos del país, fueron descubiertos en diversas excavaciones hechas por personal del Departamento de Investigaciones Antropológicas del Museo Nacional del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), con el auspicio de la Facultad de Antropología y Arqueología de la Universidad de la Florida, a cargo del doctor Cliffor Brown.

En el río Aquespala y en la finca Morales, jurisdicción del municipio de Villa Nueva; en Santa Cristina, perteneciente al municipio de Tonalá, y en la isla El Cardón, en el puerto de Corinto, donde el Príncipe de las Letras Castellanas, Rubén Darío, se inspiró para crear el poema “A Margarita Debayle”, fueron encontrados gran cantidad de fragmentos de diversas piezas precolombinas, como reflejo de la inmensa riqueza cultural de nuestros antepasados.

Catorce sitios coloniales

En total encontraron catorce sitios coloniales como parte del Proyecto Arqueológico de Protecciones y Excavaciones realizado por las instituciones descritas.

Con júbilo, Ramiro García Vásquez, Director del Departamento de Investigaciones Antropológicas del Museo Nacional, perteneciente al INC, anunció que en la isla El Cardón encontraron una cueva con artefactos de piedra y cerámica que era utilizada como refugio por grupos de indígenas chorotegas que se dedicaban a la pesca a la y recolección de moluscos para su alimentación.

En el paradisíaco lugar, que tiene una vista impresionante del puerto de Corinto, hallaron una especie de refugio, una casa temporal de aborígenes, que usaban una veta para la fabricación de puntas de lanza, cuchillos, navajas y otros artefactos, conocidos como calcedonia.

El arqueólogo mostró trozos de un vaso de pedestal encontrado en la finca Morales, del municipio de Villa Nueva, y un tazón casi completado hallado en las fosas.

Piezas datan desde hace 500 a 700 años antes de Cristo

García tiene amplia experiencia en descubrimientos arqueológicos en el país, como el cementerio precolombino de El Pueblito, en la ciudad de Chichigalpa, y el burdel de las Pedrarias, en El Puerto de la Posesión, en El Realejo.

El arqueólogo García dijo que entre las piezas descubiertas están: Cayanlipe Inciso Fino, Ancho y Aplicado, Combo Colador, Apacunca Engobe Rojo, León Punteado, Aquespalapa Punzonado, Morales Utilitaria, Platanal Utilitaria, Segovia Naranja, Tonalá Atoya, Segovia Naranja Utilitaria, Tola Panda Roja, Bajareque y Cacaolí Rojo sobre Naranja.

“No se había establecido una nomenclatura para el Occidente del país, hay al menos diez tipos nuevos de cerámica para Nicaragua, es un dato muy importante para la arqueología y la literatura arqueológica”, expresó el funcionario.

Mientras junto a estudiantes del Complejo Betania, perteneciente a la Fundación Chinandega 2001 --que administra el Museo Chorotega-Nicarao en la ciudad de Chinandega--, selecciona trozos de las nuevas piezas, García Vásquez dijo que éstas datan de hace 500 a 700 años antes de Cristo, de acuerdo con datos comparativos con arcillas encontradas en otros sitios, aunque a algunas les practicarán pruebas de Carbono 14 para determinar con exactitud el tiempo de existencia.

“Después de Cristo, aquí no hay mucha cerámica de contacto con la cultura española, por lo que todo hace indicar que los fragmentos son anteriores a esa época.

En la finca Morales encontramos gran cantidad de ovidiana. Había una especie de taller para la elaboración de artefactos de esa variedad. Posiblemente había una fuente de fabricación de oxidiana en el país, aunque los geólogos no han hecho ningún tipo de estudio al respecto. Hay tres fuentes de fabricación de esta materia prima: Dinope, en Honduras; Ixtepec, entre Guatemala y El Salvador, y El Chayal”, explicó.


Corredor cultural indígena entre el Norte y el Occidente de Nicaragua
El arqueólogo reveló que en Somoto, Estelí y Condega, entre otros municipios de Las Segovias, han descubierto piezas similares, por lo que concluye que existía un corredor cultural impresionante entre el Norte y el Occidente de Nicaragua, donde predominaban los Chorotegas.

“En Las Segovias desarrollamos el proyecto financiado por la Organización de Estados Americanos (OEA), y encontramos el mismo tipo de material cultural. Arqueólogos de hace cien años establecieron la teoría de la subregión cultural de la Gran Nicoya, que abarcaba desde Guanacaste, Costa Rica, hasta ese Golfo, el cual probablemente era la frontera de grupos chorotegas con grupos nicaraos, y con otros que pudieron haberse ubicado en la región de Chinandega, que luego fueron empujados hacia la zona central del país”, afirmó el investigador.

Manifestó que el material arqueológico encontrado en los tres municipios del departamento de Chinandega sugiere que hay un vínculo estrecho con la cultura maya, lo cual no estaba registrado en la literatura arqueológica de Nicaragua.

García Vásquez refuerza su teoría del corredor cultural, al revelar que el cacique Agateyte, que estaba asentado en la región de Chinandega, formaba un gran complejo cultural y político que abarcaba desde el Golfo Chorotega hasta Quezalguaque, pasando por Posoltega, Chichigalpa, hasta Las Segovias. Por lo tanto, los caciques de Somoto, de Condega, de Totogalpa y de San Lucas, entre otros municipios del departamento de Madriz, se subordinaban a ese gran cacique, que descansaba sus tiempos libres en un enorme árbol de Guanacaste ubicado cerca de las faldas del volcán San Cristóbal.

Expresó que los grupos chorotegas que predominaron en el Occidente, en Las Segovias, en gran parte del departamento de Matagalpa y en Choluteca, de donde se deriva el nombre de Chorotega, estaban altamente desarrollados con aldeas, caseríos, comercio y caciques que tenían sus grupos de guerreros, los cuales se dedicaban al arte, la caza y la pesca.

Diversidad de cerámica

“Tenían diversidad de cerámica muy atractiva con diversos tipos de colores (policromía); tenían también el arte en piedra (rupestre), donde plasmaron sus ideas con códigos, índices y elementos culturales”, exteriorizó.

Dijo que también existieron esculturas, y Chinandega es uno de los sitios donde más se ha registrado este tipo de arte, por lo que se deduce que los grupos de indígenas que se situaron en esta zona estaban altamente desarrollados a la llegada de los españoles.

“Todo hace indicar que el Occidente del país fue la ruta de entrada de los grupos aborígenes, primeros descubridores de Nicaragua, no los españoles. Estos grupos tenían muchos recursos, había una enorme biodiversidad”, aseguró el funcionario.

Declaró que el Instituto de Cultura decidirá si los nuevos tipos de cerámica quedarán en el Museo Chorotega-Nicarao, de Chinandega, o en el Museo Nacional, para que sean apreciados por el público.

Reveló que hay una solicitud de parte de la dirección del museo chinandegano para que las piezas permanezcan aquí, pero insistió que la decisión será adoptada por el INC.

Jóvenes guías del Museo Chorotega-Nicarao entusiasmados

Los 15 jóvenes guías del Museo Chorotega-Nicarao son importante apoyo para los trabajos de laboratorio, limpieza, lavado, marcado, codificación y clasificación de las piezas.

“Los muchachos están muy interesados en el rescate, la preservación y el desarrollo cultural. Son excelentes alumnos, becados con alto rendimiento académico, uno de ellos ganó el primer lugar acerca de la historia del país, es un alumno de Arqueología”, expresó García Vásquez.

Alexis Castellón, quien cursa el tercer año de secundaria en el Complejo Betania, es guía del Museo Chorotega-Nicaragua, y se siente entusiasmado por las piezas encontradas, lo cual aumentará el acervo cultural de las personas que visitan el lugar.

En el museo se exhiben 400 piezas, pero en realidad son mil 70. “Anualmente las intercalamos porque no alcanzan todas”, dijo.

Walter Daniel Flores, alumno del cuarto año de secundaria del mismo complejo, expresó que trabaja como identificador de las piezas, y junto al arqueólogo contribuye a codificarlas.