•  |
  •  |
  • END

Global

Además de las muertes y la devastación dejada por el terremoto ocurrido en Haití, también se tendrá que realizar grandes esfuerzos en materia ambiental, señalaron expertos del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Pnuma.

Se tendrá que revertir el daño medioambiental del país, una parte de él, la deforestación que se remonta a la dictadura de los Duvalier, y que ha dejado menos de un 2% de bosques. La erosión del suelo haitiano minará la producción de alimentos y de agua de la nación más pobre de Occidente.

“Necesitamos trabajar (...) para crear mecanismos que refuercen un mejor uso de los recursos naturales”, dijo Asif Zaidi, administrador operacional de la rama de manejo de desastres y postconflicto del Pnuma.

Antes del movimiento telúrico, el Pnuma había decidido iniciar un proyecto de dos años a partir de 2010 para reforzar el medio ambiente haitiano, desde los bosques hasta los arrecifes de corales, dijo el portavoz Nick Nuttall.

Entre las medidas que podrían ser rápidamente adoptadas por los donantes, podría estar el proporcionar propano para fomentar un cambio en las cocinas que funcionan en base a carbón.

Eso podría ser apoyado a largo plazo por la reforestación e inversiones en energías renovables como las energías solar o eólica, indicó Zaidi. “Si uno tiene bosques, las fuertes lluvias no erosionan la tierra. No provocan rápidas inundaciones”, comentó.

A pesar de que muchos países han buscado por mucho tiempo ayudar a Haití, un proyecto para plantar árboles a nivel mundial ha sido eludido en Haití.