Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

El alcohol, la imprudencia y el descuido truncaron la vida de al menos 65 nicaragüenses, según informes preliminares de Cruz Roja y de la Policía Nacional en esta Semana Santa. Se estima que 25 personas fallecieron en accidentes de tránsito, 18 perecieron asesinadas y 22 se ahogaron en distintos balnearios del país.

La Semana Mayor inició el Domingo de Ramos, cobrándose la vida del joven Edwin Benito Torres Mantilla, de 29 años, quien se ahogó en el balneario El Tránsito.

El lunes falleció por sumersión Mario Antonio Sosa Sequeira, de 45 años, en el Centro Turístico de Granada. Éste fue el único ahogado que se reportó en la Gran Sultana, y era originario de la Dalia, Matagalpa.

La mayor cantidad de muertos se reportó en El Trapiche, indicó Marco Cortés, de la Cruz Roja, quien agregó que la mayoría de fallecidos fueron niños menores de 16 años.

En León se registró la primera víctima mortal por accidente, Fausto Felipe Pantoja Hernández, de 49 años, oriunda de la comunidad Los Coco, en el municipio de Telica.

Más muertes en El Trapiche

El martes 30 de marzo, también en El Trapiche, fallecieron por sumersión los niños Jimmy Alberto Mora, de 7 años, y Justin José Hernández Ruiz, de 8. El primero era un vendedor de platanitos que tentado por las aguas de ese balneario perdió la vida. El segundo pequeño andaba en compañía de sus padres, quienes se descuidaron por unos segundos.

Darwin Ezequiel Torrente López, de 24 años, es otro de los fallecidos en esta Semana Mayor. El joven perdió la vida al instante, cuando el camión en que viajaba de Nueva Guinea a Managua se dio vuelta al momento en que circulaba frente a la escuela Olga Díaz, de la comarca El Lajero.

En el municipio de El Ayote, Chontales, también se registró la muerte de un menor de edad al ser impactado por un taxi, además del ahogamiento de Carlos Natanael Pérez de 31 años.

Sólo un reportado

El miércoles 31 sólo se registró el ahogamiento de José Adolfo Blandón, otra víctima que perdió la vida por sumersión. Según familiares, salió en su lancha a trabajar, pero desafortunadamente al siguiente día fue encontrado muerto flotando en las aguas de la comarca San Esteban, en las riveras del lago Apanás.

Jueves fatal

Muchos afirman que el Jueves Santo “el Diablo anduvo suelto”, ya que el número de muertes y accidentes fue impactante. El luto se apoderó de una familia leonesa que decidió visitar las mortales aguas de El Trapiche.

El grito desgarrador de la madre y la desesperación del padre al perder a los gemelos Nelson y Felipe Romero Sevilla, de 10 años, quienes fallecieron por sumersión en El Trapiche, conmovieron a los nicaragüenses.

Otro que falleció en el mismo balneario fue Jairo Gómez, de 38 años, quien se ahogó en el sector conocido como La Estrella. Éste andaba ebrio.

Ese mismo día se ahogó en el balneario Río Tuma, en Río Blanco, Manuel Orozco, de 26 años. Este también se encontraba bajo los efectos del alcohol.

En el balneario de San Jorge falleció por sumersión Jordan Tórrez, de 15 años. Él pereció en el sector de la Galpa.

Otra doble tragedia ocurrió en Ometepe, cuando Diego Manuel Cajina Paisano, de 17 años, falleció por ahogamiento, y al tratar de salvarlo su padre, Francisco Cajina, también perdió la vida en las aguas de Altagracia.

Otra víctima fatal se reportó en el Centro Recreativo La Virgen de los Remedios, donde, según testigos, Isaac Corea, de 19 años, se introdujo al agua en estado de ebriedad, y en el lugar no había presencia de la Cruz Roja.

En el lago de Apanás también se reporta el fallecimiento por sumersión de José Adolfo Blandón, de 39 años. La muerte del infortunado se dio producto de que los fuertes vientos volcaron la pequeña embarcación en que viajaba.

Accidentes y homicidios

Ese mismo Jueves Santo se produjo un accidente mortal en el balneario de Jiquilillo, Chinandega. Allí perdió la vida Eduardo Federico González Oviedo, de 46 años, quien viajaba en una moto con el niño Joseph Steven Morales Ibarra, de seis años, que también pereció.

En el accidente resultó herida la niña Sugey Oviedo Reyes, de 11 años, hija del motociclista Eduardo González, cuando fueron embestidos por una camioneta que conducía David Saúl Flores Torres, de 26 años.

La Cruz Roja también reportó la muerte natural de Ronaldo Teófilo Hariton, de 33 años, quien falleció de un paro cardiaco en el Muelle de Bilwi, Puerto Cabeza. En Rivas se reportó el homicidio de José Mateo Suárez Góngora, quien murió producto de una pedrada en la frente que le propinó su primo, César Alberto Suárez.

Ese mismo día fallecieron en Waslala los policías Reinaldo Amador García, de 54 años, y el oficial Nelson Hernández Rodríguez, de 25 años. Ambos perdieron la vida en una balacera contra varios delincuentes en el río Hyas, en la comunidad de Puerto Viejo.

En el mismo tiroteo murieron Jairo Acuña, Salomón Acuña y un hombre apodado “El Trompudo”. Asimismo, resultaron heridos de bala Róger Hernández Molina, de 26 años, Óscar González Martínez, de 28, y Federico Gómez Suaso, de 26, quienes permanecen en el hospital de Matagalpa bajo custodia policial.

Más ahogados

El Viernes Santo se reportó a la Cruz Roja la desaparición de Sergio Antonio Bustamante Corea, de 51 años, originario de Managua, quien fue arrastrado por las corrientes marinas en el balneario El Velero, en La Paz Centro.

Jerlad José Romero Acuña, de 22 años, fue otra víctima por sumersión, quien pereció en la bajada conocida como “El Chote”. Cabe señalar que este sector no estaba cubierto por personal de Cruz Roja, explicaron desde dicha institución.

La Policía también reportó el homicidio contra Eulalio Martínez Martínez, de 30 años, quien falleció de dos estocadas en el tórax. La víctima andaba ingiriendo licor con el presunto autor del hecho, Daniel Rayo Rivera, de 28 años. Ese mismo día perdió la vida Juan Ezequiel Gutiérrez, quien recibió una puñalada en el abdomen muriendo una hora más tarde.

Muerte en la Carretera Sur

Sin duda alguna, el peor accidente de tránsito se registró el Sábado Santo en Rivas, cuando doce personas fallecieron instantáneamente. La mayoría eran jóvenes cuyas edades oscilaban entre los 17 y 30 años.

Encuentran cuerpos

Otro de los sucesos impactantes esta Semana Mayor fue el hallazgo del cadáver de Kathy Balladares Soto, de 39 años, quien fue encontrada este sábado en el kilómetro 99 de la carretera León-Poneloya. Las autoridades continúan con las investigaciones del caso.

La Cruz Roja también reportó el rescate del cuerpo de Erick Avilés, de 20 años, quien estaba desaparecido desde el dos de abril. El hallazgo lo hicieron los pobladores de Olama, en Boaco.

Pedro Luis Calero Mayorga, de 23 años, también había sido reportado como desaparecido desde el dos de este mes, en el balneario de San Diego, siendo rescatado el cadáver a 200 metros de la costa fuera de límite de playa.

Eyner Gabriel Tórrez Pavón, de 22 años, desapareció el dos de abril en el balneario La Boquita, su cadáver fue recatado fuera del límite de playa a 300 metros del lugar y entregado a sus familiares.

En la Laguna de Xiloá fue rescatado el cadáver de Rolando Antonio Sánchez, de 39 años. Según familiares, éste falleció el Viernes Santo, pero su cuerpo apareció hasta el día siguiente.

Otro caso por ahogamiento fue reportado por la Defensa Civil el sábado 3 de abril, en una poza de Quetzalguaque, donde murió Isaac Corea Somarriba, de 19 años, además, las autoridades registran la muerte de Narciso José Díaz Medina, de 32 años, quien murió ahogado en una poza de Telica.

Cierre trágico

El domingo de Resurrección, la Cruz Roja sólo tenía reportado un caso por sumersión donde pereció José María Cárcamo, de 54 años. Cabe destacar, dijo Marcos Cortés, del Centro de Operaciones de esta institución, que el ahogamiento no ocurrió en ningún balneario sino en una pileta de recolección de agua, en la hacienda Santa Leonor, de la comarca de Pochocuape.

Esta Semana Mayor la Cruz Roja brindó servicios en 139 balnearios, con 2 mil 139 socorristas, mientras que la Policía Nacional movilizó a once mil agentes para reforzar la seguridad en las carreteras y garantizar el regreso de los veraneantes a sus hogares, principalmente en la región del Pacífico.

La directora de la Policía, Aminta Granera, afirmó que más de 200 mil nicaragüenses se movilizaron a diferentes balnearios y actividades religiosas a nivel nacional. Esta institución calcula que unos 13 mil vehículos provenientes de distintos puntos del país se desplazarían este fin de semana llevando a sus ocupantes devuelta a sus hogares.