•  |
  •  |
  • END

Durante la Semana Santa en Jinotega se reportaron una persona muerte por sumersión y cuatro homicidios, informó el segundo jefe de la Policía Nacional de Jinotega, comisionado Roberto Gómez Laínez.

Según el jefe policial, el primer homicidio se registró el 31 de marzo, en el municipio de Wiwilí donde la víctima es identificada como Marlon Antonio García, de 19 años, quien falleció producto de varios machetazos que le propinó presuntamente su amigo de tragos Santos Felipe Sánchez.

La segunda víctima responde al nombre de Santos Centeno Tinoco, quien murió de un impacto de bala en el abdomen que le disparó un hombre de identidad desconocida, en la comarca El Golfo, municipio del Cuá, el pasado primero de abril del corriente año.

La Policía también reporta otro homicidio en la comarca San Lorenzo, municipio del Cuá, donde falleció de dos estocadas en el tórax, Eulalio Martínez Martínez, de 30 años.

El crimen se registró el 2 de abril, cuando la víctima andaba ingiriendo licor con el presunto autor de nombre Daniel Rayo Rivera de 28 años, originario de la hacienda La Calandra.

Ese día ambos salieron a ingerir licor y al calor de los tragos, en plena vía publica, el presunto autor le asestó dos puñaladas en el tórax, produciéndole la muerte de forma instantánea.

Por otro lado, otro de los homicidios se registró en la comarca Los Arenales, Pueblo Nuevo, municipio de Jinotega. La víctima responde al nombre de Juan Ezequiel Gutiérrez, de generales desconocidas.

El ahora occiso presuntamente el viernes 2 de abril caminaba con dos muchachas guapas sobre la vía cuando se encontraron con el presunto autor, quien intentó tocar a una de las mujeres por lo que el caballero acompañante salió a su defensa pero con tan mala suerte que recibió una puñalada en el abdomen muriendo una hora más tarde.

Hasta el momento la Policía no tiene capturada a ninguna de las personas que se vieron involucradas en los cuatro homicidios registrados esta semana y se encuentra investigando los hechos para poner tras las rejas a los culpables.

Se muere por no saber nadar

La Policía Nacional de Jinotega, también reportó la muerte de José Adolfo Blandón, quién desde el pasado 31 de marzo salió en su lancha a trabajar, pero desafortunadamente al siguiente día fue encontrado muerto flotando en las aguas de la comarca San Esteban, en las riveras del lago Apanás, de Jinotega.

Según las investigaciones, la víctima ese día fue vista pasando gente en su lancha de un lugar a otro, pero aparentemente la lancha se le dio vuelta y Blandón no sabía nadar.

Juego de manos dejó un muerto en Rivas
Dos parejas de hermanos que son primos entre sí, protagonizaron al calor de los tragos un juego de manos que culminó con un homicidio siendo la víctima José Mateo Suárez Góngora, quien no logró sobrevivir a una pedrada que le propinó en la cabeza su primo César Alberto Suárez.

Según la versión de la capitana Luisa Amalia Chavarría, José Mateo y su hermano Luis Adolfo Suárez Góngora salieron la a las cuarto de la tarde del primero de abril a ingerir licor con sus primos César Alberto y José Alberto Suárez. Los cuatro ingresaron a bar de Belén conocido como “El Tubo”.

Tras investigar qué le había sucedido se percataron que César Alberto se apoderó de una piedra en su mano derecha para propinarle un golpe en la parte superior de la frente y aunque fue remitido al hospital de Rivas falleció en el trayecto.

La policía también dio a conocer que el primer ahogado de Semana Santa en el departamento de Rivas, fue Jordán Alexander Bonilla Torres de 17 años, quien era originario del barrio Plaza San Pedro, de la ciudad de los mangos.

Este joven se ahogó en horas del medio día del primero de abril en el balneario “La Galpa”, del municipio de San Jorge. De acuerdo con versiones de algunos testigos Bonilla Torres se hizo un clavado en la bocana del río que desemboca en dicho balneario y no logró salir con vida al quedar atrapado entre unas raíces.

Llegó desde El Tuma a morir a Granada
Durante las celebraciones de la Semana Santa, las autoridades del departamento de Granada solamente reportan un muerto por ahogamiento en las aguas del Lago Cocibolca. La víctima fue Marco Antonio Soza de 45 años, originario de la comarca El Tuma-La Dalia del departamento de Matagalpa.

No obstante, los miembros de la Asociación Civil de Bomberos Voluntarios de La Villa informaron que el niño Fier Castillo Picasso de 5 años, sufrió una herida en el labio superior a consecuencia de una caída en el concurrido balneario “El Guayabo”, ubicado en el camino a Malacatoya, pero fue atendido en el hospital Amistad Japón-Nicaragua.

Otro suceso se produjo con el vehículo azul, Hiunday, sin placas que atropelló a Antonio Mario Traña de 28 años, originario de Managua, cuyo conductor se fugó del lugar en las inmediaciones del Hotel Ecológico. Traña presentaba fractura en el tercio medio del miembro superior izquierdo y fractura en el tercio medio distal del miembro inferior derecho.

Matan a veraneante en Semana Santa

Dos hermanos de la comunidad “Las Cortezas” del departamento de Masaya resultaron heridos de bala después del mediodía del Sábado de Gloria en el balneario “El Guayabo”, en el departamento de Granada. Uno de ellos falleció cuatro horas después de haber ingresado a quirófano del Hospital Manolo Morales de la capital.

Según versión de los familiares, Johnny Cerda Cuadra de 29 años entró en defensa de su hermano, Arián Cerda Cuadra de 38 años, quien había recibido un impacto de arma en la pantorrilla izquierda. Aparentemente Johnny intervino, pero le fue propinado un disparo en el tórax, por lo que fue trasladado al Hospital Amistad Japón-Nicaragua a eso de las 2:30 de la tarde, de donde los médicos lo remitieron a un centro asistencial capitalino. Sin embargo, los galenos no pudieron salvarle la vida y murió a las 9 de la noche.

“Los sobrinos de mi señora estaban bebiendo licor. Ella y una hermana discutieron, porque uno empujó al otro, los apartaron y no siguieron peleando, nadie más peleó allí. Se fueron caminando por la costa y nosotros íbamos buscando los carretones de caballo”, narró Arián.

Manifestó que al decidir irse del balneario, “los policías nos siguieron solo para verguearnos, a mi pegaron, a mi señora la golpearon con un chunche (una clava) y a mi cuñada también.

A Johnny lo tiraron en el pecho, como a los dos metros y nosotros no herimos a ningún policía, no andábamos nada, ni un machete, un cuchillo, nada”, reiteró.

El afectado también denunció que su esposa, Martha Verónica Molina, está detenida en las celdas preventivas de la institución policial. Al respecto END intentó comunicarse con las autoridades superiores de la Policía Nacional de Granada, pero no hubo respuesta.

Extraoficialmente se supo que fueron tres los antimotines heridos con arma blanca, pero una fuente del hospital granadino señaló que a ese centro no ha ingresado ningún policía herido.

Siete muertos en Las Minas
El “demonio” anduvo suelto durante la Semana Santa en la zona de Las Minas, donde siete personas perdieron la vida, seis de ellas con armas de fuego y también a machetazos, mientras un joven murió ahogado en el río Tuma, municipio de Mulukukú.

Santos Gonzáles García, de 60 años (mujer), y Abundio Zamora Reyes, de 55, son dos de las víctimas mortales, que perecieron con cinco minutos de diferencia a causa de múltiples heridas cortantes, propinadas con filosos machetes, en una riña originada el Miércoles Santo entre las dos familias en San Marcos de Lisawe, jurisdicción de Siuna.

Ambas víctimas nada tenían que ver en un pleito que al calor del guaro comenzaron sus hijos Isidro Gonzáles Ochoa, y José Zamora Romero, quienes protagonizaban una riña, que se vio atizada al intervenir con un machete Abundio Zamora, padre de José.

Por la otra familia se metió el hermano de Isidro, Samuel Gonzáles Ochoa, que con un filoso machete mató de varias heridas cortantes a Abundio Zamora.

Luego los hermanos Zamora se dirigieron a la casa de doña Santos Gonzáles, madre de Isidro y Samuel, para asesinarla a machetazos que le propinaron en la cara y cuello.

La violencia entre estas dos familias no terminó ahí, ya que minutos después hubo otro enfrentamiento con machetes, en la que Juan Zamora Romero resultó con el antebrazo derecho cercenado, mientras Eugenio Gonzáles García, de la otra familia, perdió dos dedos de la mano izquierda y con heridas cortantes en el rostro.

Mientras tanto, en la comarca Wasno, jurisdicción de Prinzapolka, Jairo Reyes, de 26 años, y otro hombre al que sólo identifican con el apellido Altamirano, murieron de uno y dos impactos de balas, respectivamente, la tarde del Jueves Santo, al enfrentarse ambos en un duelo con sus respectivos revólveres, por reclamos de bienes.

Se supo que el hombre de apellido Altamirano, increpó de forma vehemente a Jairo Reyes, por el robo de unos diez semovientes, llegando la situación al límite de acordar un duelo a balazos.

Por otro lado, en el lugar llamado “La Bomba”, ubicada a 3 kilómetros de Siuna, dos desconocidos cubiertos sus rostros con pañoletas sorprendieron a Marvin José Ojeda Hernández. Sin mediar palabras, los individuos lo acribillaron a tiros cuando éste se encontraba lavando su camioneta Toyota Hilux, placa M 003 068, en compañía de Evenor Hernández, alías “El Chiquitín”.

Un ahogado y dos muertos por accidente en Chontales
La vida de tres personas en distintas circunstancias fue apagada en esta Semana Santa, lo que dejó en luto a tres familias del departamento. De acuerdo con las estadísticas de la institución del orden público, dos de ellas murieron en accidentes de tránsito y una pereció ahogada.

El primer muerto fue un menor de dos años que fue catapultado por taxi en El Ayote. En ese mismo municipio se registra el fallecimiento por sumersión de Carlos Natanael Pérez Jaime, de 31 años.

El otro fallecido

El camión marca Mercedes Benz, color blanco, placa M 103-905, conducido por Ronald López, trasladaba varios quintales de yuca, maíz y productos lácteos, pero al pasar por la comarca El Lajero, fue impactado por un vehículo pesado en la parte izquierda del camastro.

Según López, la colisión lo llevó a perder el control de su camión donde también viajaban cuatro personas y se dio varias volteretas sobre el pavimento y en la escena de la tragedia, murió al instante Darwin Ezequiel Torrente López, mientras el resto de los ocupantes resultaron lesionados.

Oficiales del tránsito al conocer del accidente desplazaron al lugar una guardia operativa para realizar las investigaciones pertinentes, ocupando en el lugar parte de la documentación del pesado vehículo y posteriormente familiares del conductor lo trasladaron al Hospital Asunción, donde recibió atención médica.

Con información de Silvia González Siles, corresponsal de Jinotega; Lésber Quintero, de Rivas; Ingrid Duarte, de Granada; Mercedes Vanegas, de Masaya; Moisés Centeno, de Las Minas, y Yelba Tablada, de Chontales