José Adán Silva
  •  |
  •  |
  • END

El peligro acecha de todos lados: del agua, del aire, de la tierra, del fuego. Más de un millón 800 mil personas se encuentran vulnerables ante las amenazas de varios desastres naturales que permanentemente afectan al país centroamericano, según cálculos de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua.

El pasado marzo, el presidente Daniel Ortega ordenó a las fuerzas armadas la conformación urgente de una comisión permanente, para organizar a la nación de cara a los desastres naturales. El telón de la propuesta eran los terremotos de Haití (enero) y Chile (febrero).

El diagnóstico para determinar los riesgos del país, reveló que cerca de un millón de personas del Pacífico de Nicaragua corren graves riesgos de ser afectadas por un terremoto, según estimaciones de la Defensa Civil en su Plan Especial contra Desastres Naturales 2010, presentado este mes al presidente Ortega.

País multi-amenaza
El general de Brigada Mario Pérezcassar, jefe de la unidad especializada del estamento militar, explicó que Defensa Civil calificó a Nicaragua como país un “multi-amenaza”, donde cualquier cosa puede ocurrir en cualquier momento.

Es decir que la naturaleza del país se destaca por numerosos escenarios de riesgos como sismos, erupciones volcánicas, deslaves, inundaciones, huracanes, incendios forestales y maremotos.

En ese mapa de riesgos se ubican los incendios forestales en época de verano (de noviembre a abril), donde hay 483 comunidades, con 123.000 personas en un millón 500 mil hectáreas de bosques. Esta amenaza aumentó en el año 2007 cuando el huracán “Félix” arrasó millones de árboles de los bosques de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN.

En el plano de los terremotos, de acuerdo con los cálculos de los militares, existen 48 municipios de alto riesgo en todo el país, principalmente en la zona del pacífico donde se asientan las principales ciudades.

“Son poco más de un millón de personas aglutinadas en un área de 427 kilómetros de la zona costera del Pacífico”, dijo Perezcassar.

El escenario de mayor riesgo es Managua, la misma capital que ya fue arrasada por dos poderosos sismos en 1931 y 1972, que dejaron más de 16.000 víctimas fatales y que cambiaron para siempre la cara del país.

La capital reúne la mayor concentración de personas del país, con más de millón y medio de habitantes en residencia y tránsito. La ciudad es atravesada por 18 fallas sísmicas y el 25 por ciento de su infraestructura es considerada “vulnerable y obsoleto”.

Según el Departamento de Urbanismo de la Alcaldía de Managua, las casas son las estructuras más vulnerables de la capital, ya que debido a factores de pobreza, la ciudad se ha llenado de asentamientos humanos espontáneos construidos sin control de las normas técnicas del Reglamento de la Construcción.

Se estiman más de 200 comunidades y asentamientos precarios, con unas 120.000 viviendas y más de 300.000 personas conviviendo en hacinamiento, que están asentadas sobre las fallas sísmicas de la capital.

Un terremoto sería catastrófico
Un estudio del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, presentado en enero pasado en un foro a raíz del sismo de Haití, estimó que un terremoto de más de 6,9 grados en la escala Richter, provocaría en Managua unos 30.801 muertos, 123.202 heridos y 317.304 damnificados, además de 52.884 casas destruidas y semidestruidas.

Defensa Civil también estima que la amenaza con mayores posibilidades de ocurrir son las inundaciones y huracanes.

El Plan Invierno 2010, que se activó en mayo con la entrada del invierno, registra 76 municipios con amenazas severas y la identificación de 1,036 “puntos críticos” proclives a inundaciones en todo el país. La población en riesgo es de 709,105 personas ante este tipo de desastres naturales.

De las ciudades y escenarios estudiados ante las amenazas de fenómenos meteorológicos, las más vulnerables son Managua y las dos Regiones Autónomas del Atlántico Nicaragüense, RAAN y RAAS, que se ubican frente al Caribe y que están en la ruta de los huracanes.

Respecto de los huracanes, hay más de 350.000 personas en peligro permanente en 74 comunidades de alto riesgo en las dos regiones del Caribe, RAN y RAAS.

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales pronosticó para este año 2010 hasta 15 tormentas tropicales y 8 huracanes, de los cuales 4 pueden ser intensos.

En el plan de Defensa Civil, además, existe un plan de maremotos con 24 puntos de alto riesgos localizados y monitoreados, así como sistemas de alerta temprana en los seis volcanes activos del Pacífico nicaragüense.

El científico y ambientalista Jaime Incer Barquero, consideró al respecto que Nicaragua es “uno de los países más explosivos del mundo”.

“Está ubicado en una cadena volcánica activa y establecido geográficamente en un corredor natural de huracanes y fenómenos climatológicos que cada año se desplazan por la Costa Atlántica”, dijo.

Según Incer, de una lista de los 29 mayores desastres ocurridos en América Latina y el Caribe entre los años 1972 y 2007, 20 fueron en otros países, el resto en Nicaragua.

Frente a las costas del país, a 150 kilómetros en el Océano Pacífico, se encuentran activas las placas tectónicas Coco y Caribe, generadoras de los principales sismos en Centroamérica en los últimos 200 años.

Las posibilidades de morir
De acuerdo con estimaciones del científico, basado en informes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el nivel de riesgo del nicaragüense promedio de morir por desastre naturales es de una posibilidad de 1 entre 6.200.

Esta sería, a su juicio, una de las probabilidades de muerte más altas de todo el mundo, tomando en cuenta que la posibilidad de muerte por desastres naturales en un país altamente sísmico como Irán es de 1 entre 23.000 y de 1 entre dos millones para quienes viven en California, Estados Unidos.

Ante los riesgos, el Ejército y las instituciones que integran el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, han ejecutado 95 proyectos de organización y capacitación en 145 municipios.

Se han elaborado 4,236 planes de respuestas y se han realizado 1,200 simulacros, con 12 mil brigadistas voluntarios, 12 mil efectivos militares y una red de colaboración de policías, bomberos y personal médico integrado al plan de emergencia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus