•  |
  •  |
  • END

II Y ÚLTIMA PARTE

El doctor Danilo Aguirre nunca pone un título sin sentido. Cada titular que plasma en la máquina de escribir lo vive con intensidad y aunque reconoce que a veces se equivoca, defiende su intención, su esencia y su sentido de informar o recrear.

El retratar el alma de la noticia es su fin, nunca ha pensado en que el de hoy sea el último encabezado que pondrá en su vida, pero sabe que el tiempo pasa y que en algún momento, como diría el poeta, “la aurora” dirá “basta”, lo cual no le preocupa, pues sabe que el sello que sus titulares le han puesto a EL NUEVO DIARIO, perdurará.

La creatividad, la previsión, la cultura de lo popular, la precisión y la pasión profesional, son elementos que no deben faltar al momento de poner un título, asegura DAS, uno de los últimos robles del periodismo de antaño que fue atrapado por la vorágine del oficio más dinámico y cambiante, al que entró escribiendo artículos de opinión cuando era un estudiante de Derecho y del que nunca pudo escapar.

¿Ha habido algún titular del que se haya arrepentido?

Sí, y varios, no puedo precisarte alguno, pero cuando yo te decía que un editor debe estar pensando en la edición desde antes del día en que le toca, con un periódico en la cabeza e imaginando cómo lo va a titular, igualmente con ese mismo espíritu autocrítico uno revisa su propio trabajo ya publicado, lo cual es una práctica que no ha calado en las nuevas generaciones de periodistas.

Efectivamente, he sentido en varias ocasiones que no he expresado en la titulación el sentido exacto del contenido y el impacto de la información, sino que nos subimos un poco sobre la dimensión de la noticia y no es que se le ha desvirtuado, sino que el impacto que se le da con la titulación no se corresponde con el que en sí tiene la noticia, o a veces se generaliza situaciones, lo cual ha molestado y con razón, porque a lo mejor se ha señalado a un gremio o sector, cuando la información estaba referida a personas en particular.

Lo que pasa es que así como acertás en algunas prevenciones titulares de situaciones que se pueden ver venir como lo de los pandilleros contra el Holiday Inn o lo de la UNEN, también nos equivocamos con titulares de cosas que no ocurrieron, como el “Día D en la Asamblea”, recientemente, cuando no hubo tal cosa y pudimos ver que no iba a pasar nada por situaciones que se habían dado, que eran señales de que la situación había variado.


Pero, ¿por qué adelantarnos a los acontecimientos, el periodista escribe lo que ocurre no lo que no ha ocurrido?
Bueno, es porque estás viendo por encima de la noticia, y ésa es otra faceta de la titulación: tener que contemplar el seguimiento de las informaciones, es decir, darte cuenta que estás en un momento titulando para algo que indefectiblemente va a ocurrir y que a lo mejor no se he la dado la suficiente divulgación y necesitas alertar con el impacto lo que puede ocurrir.

Dar por sentado que la gente sabe de lo que estás hablando en un título es lo que no debés hacer, porque para ello tuvo que haber un antecedente, no es cuando empieza o aflora la noticia que ponés un titular que la gente no entienda , el título con abstracción se puede usar cuando una noticia ya ha tenido seguimiento, porque el lector ya sabe de lo que le hablas. Si hubo un terremoto en Haití, no podés dejar de poner eso en un título, pero al día siguiente van a venir los títulos de “Lucha por sacar sobrevivientes” o “Gritos entre los escombros”, porque la gente ya sabe que hubo un terremoto en Haití.

No “intelectualizar el título”

Hubo un editor de La Prensa, allá en 1974, que tituló “Ministro defenestrado”, Pedro Joaquín era de los que decía que no debíamos usar palabras que la mayoría de las personas no iba a entender y en base a ese titular, hizo una encuesta en la mañana en la redacción, yo estaba fuera del país, pero cuando vine me di cuenta y sólo una persona sabía el significado, y esa persona era Manuel Eugarrios (q..e.p.d.) que era muy culto porque leía mucho.

Alexis y Herty

Después de la muerte de PJCH, a usted le ha tocado titular hechos funestos de la muerte de personas a las que les tenía mucho cariño, le menciono Herty Lewites (“Herty dejó la ruta”), Alexis Argüello (“¿Qué pasó Alexis?”), ¿cómo piensa, en medio de la conmoción personal, en un título de ese tipo?
Es que aunque te duele la muerte, no dejás de ser periodista y en lo que estás titulando, no podés dejar de ser lo que sos. Acordate de que Alexis amaneció muerto, todo el día fue algo que se repitió y repitió, el lector busca el periódico en la mañana del día siguiente y la noticia de la muerte era ya del dominio de una gran parte de la población, pero el hecho había dejado una secuela al finalizar el día, era que en su muerte había incógnitas sobre los hechos y sobre lo que había pasado en la mente y el corazón de Argüello. ¿Qué había detrás de esa muerte?, y la pregunta era además un título cariñoso, porque esa manera de preguntar sólo se la podés poner a alguien con quien existe de por medio un afecto. En el caso de Herty, uno siente una especie de compromiso de presentar la noticia con todo el impacto de lo que la gente estaba pensando de su muerte y de lo que debía pasar, luego de ella y por eso decía que debés pensar en lo que sigue luego de la noticia y el titular debe encerrar presente y previsiones de futuro.

Es por eso que yo titulo con mucho agrado la sección del Personaje de END, porque generalmente se trata de una persona conocida o apreciada y que ha hecho algo importante en la historia del país, entonces encontrarle (un título) que cuando se lea como personaje, se vea retratado por el enorme afecto que se le tiene como para haberlo escogido para eso y saber destacarle con alguna frase que dibuje a esa persona en el sentido humanista y que se exalten sus virtudes. Uno debe pensar en un título que atrape al que no sabe de quién se trata y si decís “Entró volando tiros en los cuarteles de Jinotepe y Diriamba”, pues eso despierta la curiosidad de cualquiera, y de paso se entere que fue Lyla Aguilar o Auxiliadora Parrales.

Y así con notas de interés humano como cuando estaba enfermo el profesor Julio César Sandoval (q.d.e.p) y me dijo que su tratamiento era caro y que no tenía cómo enfrentarlo, puse un S.O.S de antetítulo y “Se nos muere el profesor Sandoval” de título, eso provocó una gran conmoción y le llovieron llamadas y solidaridad, y no lo digo yo, él lo escribió cuando hasta me dijo “tené cuidado muchacho, porque esa capacidad de mover gente puede ser peligrosa”, pero eso es un título que impacta, y cuando se trata de un personaje con un drama, pues debés meterle al encabezado ese mismo drama, para mover, para impactar.

De lo culto y popular

“A tortilla limpia” fue su título cuando Adonis Rivas ganó de manera sorpresiva el título mundial de boxeo en noviembre de 1999, ¿de dónde le salió ese titular y por qué?
Fue el producto de lo que presentó el periodista que le hizo una entrevista a la mamá de Adonis, que es una señora que honrada y sacrificadamente palmeaba tortillas y que impulsó con el producto de su trabajo al campeón, lo apoyó con lo poco que podía en su preparación y eso es lo que debés tener para cultivar la titulación, es decir, exprimir todos los elementos y además no podés ser un hombre rutinario, tenés que ser creativo, tener mucha sabiduría popular y a la vez ser culto, porque al poner por ejemplo “Paz hermano Lobo”, a propósito de la venida del presidente de Honduras, era una esencia, porque Ortega lo recibió afablemente, como un hermano, pero además se evocaba el poema de Darío.

Es decir, debés poner en práctica poemas, recuerdos, filosofía popular, frases hechas, letras musicales históricamente difundidas y hasta el doble sentido de algunas expresiones.

Con lo del buque de Corinto que se fue estuve tentado de titular “¿Nada de eso trajo el barco?”, que es un dicho popular, pero pregunté a varios si sabían el significado, y me encontré que una parte de ellos no estaba claro, entonces desistí y ésa es otra cosa contra la que se debe luchar, los anacronismos, porque los tiempos han cambiado y por suerte tengo un ejército de nietos y con ellos hablo y por ahí veo cómo anda la cosa, ahora hay otras frases populares que son las que se deben aplicar cuando quepa, y eso es otro arte, no dejarte perturbar por el tiempo, porque si te quedás prendido en el pasado te quedás repitiendo cosas que a estas alturas no te entienden.

¿Qué no le gusta del trabajo de titular?

Francamente no hay nada que no me guste, porque si esto no pudiera ser así, no estaría en el lugar en el que estoy (su silla de editor-director), y acabo de cumplir 70 años de los cuales 48 han sido de ejercicio profesional de periodismo y aunque ha variado mucho con la división del trabajo (antes lo hacía todo una o dos personas), me encanta hacer lo que hago, me divierte y es porque no lo veo como un trabajo, sino como una pasión que no se debe agotar nunca, además que es algo que todos los días cambia, no hay rutina y el día que lo sienta como trabajo, creo que pensaré en no hacerlo más.

¿Cómo ve los títulos de EL NUEVO DIARIO sin usted?

Yo creo que el espíritu y el estilo van a seguir, y a veces aunque me veo como una persona muy exigente, al querer que los periodistas vivan y sientan las cosas con la pasión que lo hace uno, debo estar claro de que no todos podemos hacerlo de la misma forma, pero creo que en EL NUEVO DIARIO se ha desarrollado una buena pléyade de muchachas y muchachos que van a mantener el sello que a este periódico lo distingue, porque si veo 30 años atrás, jamás me imaginé aquí y con el medio de la forma en que está.


¿Ha pensado alguna vez que el que escribe podría ser su último titular?
No he pensado nunca en mí último titular, a pesar de que a los 70 años de vida he pasado por dolencias muy serias, en lo que sí he pensado es que a veces con ediciones en las que por circunstancias se vuelven pesadas y te exigen más tiempo en el trabajo, y la febrilidad te alcanzó más, pues que me dé algo y muera en mi escritorio, y ésa sería foto con el título “Murió al pie del cañón” (ríe a carcajadas), pero ese titular ya no voy a ser yo quien lo va a poner.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus