• PRIMERA ENTREGA |
  • |
  • |
  • END

El 10 de enero de 2009, Alexis Argüello Bohórquez, tres veces campeón mundial de boxeo, fue juramentado como nuevo Alcaldes de Managua, en sustitución de Dionisio Marenco, después unas elecciones fuertemente cuestionadas como fraudulentas.

Para algunos, ese fue el único momento en el que el Tricampeón pudo ser alcalde; para otros, fue el inicio de un proceso político que concluyó con quitarle todas las funciones y destituirlo de hecho, dejándolo como un empleado más de la municipalidad.

La llegada de Alexis a la política estuvo marcada por su lucha por rehabilitarse de las drogas, ya que en una clínica se encontró con el tesorero del Frente Sandinista, Francisco López, y allí trabaron una relación que perduró hasta el último día del Campeón.

Según refiere el ex alcalde de Managua, Dionisio Marenco, la llegada de Argüello a las filas del FSLN se da primero a través de López, y después, por el administrador del Canal 4, Orlando Castillo, quienes poco a poco lo empezaron a motivar. Agrega que incluso lo llevaron para que condujera un programa de boxeo en ese canal. López fue el primero en llevarlo al partido y el último en verlo con vida.

Una decisión sorpresiva

Su decisión de trabajar con el FSLN sorprendió a moros y cristianos, dada su accidentada relación con ellos durante toda la década de los 80, cuando el gobierno le confiscó sus bienes y lo marcó como enemigo de la revolución.

Incluso fue la primera vez que lo hizo, ya que durante el gobierno somocista sus relaciones con el poder fueron mínimas, y se limitaron a una campaña mediática, como la de invitarlo a participar en una hípica en Estelí al lado del general Somoza, y fue una manipulación, ya que Alexis no tuvo conciencia de lo que hacía, afirmó el doctor Eduardo Román.

También se dijo que el “Flaco Explosivo” había sido “ascendido” al grado de teniente Ad Honorem de la Guardia Nacional, “en realidad nunca he visto ese documento”, afirma el doctor Eduardo Román. Pero una vez que triunfó el Frente Sandinista, el campeón tuvo que abandonar el país, al que regresó al triunfo de la Unión Nacional Opositora en 1990. Sin embargo, se mantuvo alejado de la política, hasta que en las elecciones de 2002 apareció en las filas de la Convergencia Nacional, aliado del Frente Sandinista.

El doctor Eduardo Román señala que al inicio Alexis le comentó que le habían ofrecido el Ministerio de Deportes, que en realidad era el Instituto de Deportes. Luego se toma la decisión de lanzarlo para vicealcalde de Managua en fórmula con Dionisio Marenco, y, finalmente, como candidato a alcalde en 2008.

Lo mantenían viajando

Su desempeño estuvo marcado por los constantes viajes al exterior, mientras otros se hacían cargo de la municipalidad. Una de sus últimas giras fue por Argentina, de donde viajó a Rusia, y al regresar lo estaban esperando para mandarlo a El Salvador, a lo que él se negó.

En realidad, las últimas dos semanas de su vida fueron intensas políticamente, afirman quienes estuvieron cerca del ex alcalde. La decisión de quitarle todas las funciones al Alcalde --que prevalece hasta hoy--, se definió el 23 de junio de 2009, cuando el Concejo de Managua, dominado por el Frente Sandinista --pero con el voto de los concejales liberales-- decidió hacer reformas a la Ley de Municipios.

Con estas reformas se redefinieron las funciones del alcalde, al mismo tiempo que se reformaba la estructura orgánica, y producto de ello, el edil, prácticamente, quedó relegado a funciones secundarias en la comuna, en cambio, el secretario general y los Consejos del Poder Ciudadano en la Alcaldía, adquirieron realmente el control casi absoluto de la misma.

En esta sesión, al alcalde Alexis Argüello --según el nuevo organigrama-- sólo le dejan las direcciones de Relaciones Públicas e Internacionales, la de Adquisiciones, la de Programas Sociales y la de Deportes, según consta en el acta número once de la sesión extraordinaria número cinco del Concejo de Managua.

En cambio, al secretario general, Fidel Moreno, le asignan la dirección de Registro Civil, la de Patrimonio Histórico, el Programa de Titulación, la Dirección General de Sistemas, la Dirección General Legal, la Dirección General de Planificación, la Dirección General de Recaudación, la Dirección General de Proyectos, la Dirección General Administrativa Financiera y la Dirección General de Infraestructura y Servicios Municipales, con sus direcciones de Infraestructura, de Ornato y de Limpieza Pública.

Y por encima de todo este poder que tiene Fidel Moreno, están los omnipresentes Congresos del Poder Ciudadano, que a través del secretario general controlan los siete distritos de la capital. Es decir, a Alexis Argüello --lo mismo que ahora a Daysi Torres-- no le quedó ninguna función relevante.

Había decidido renunciar

Es difícil precisar hasta qué punto Argüello estuvo de acuerdo con todo esto que lo dejaba totalmente fuera de la alcaldía, o cuál fue su grado de aceptación, pero lo cierto es que sí había tomado la decisión de renunciar a la comuna, según afirmaron diferentes fuentes cercanas a la municipalidad y a su vida privada.

Eduardo Román, apoderado de Alexis desde su época de campeón, confirmó que, efectivamente, ya tenían un plan para anunciar la renuncia del Tricampeón como alcalde, “incluso yo se la iba a redactar bonita”.

Fuentes cercanas a la Alcaldía, señalaron que a su regreso de Puerto Rico, días antes de su muerte, Argüello tuvo un fuerte altercado con Francisco “Chico” López, a quien le dijo que renunciaría. Sin embargo, el primero le contestó que el comandante Daniel Ortega había ordenado que “no estaba renunciando”.

Constantes viajes al exterior, el rechazo para que impulsara programas sociales con gente pobre, incluso el impulso de varios proyectos que tenía en mente desde antes de las elecciones, fueron algunos de los grandes problemas que Alexis tuvo que enfrentar en la Alcaldía y que en un inicio logró sortear con relativo éxito.

No obstante, el puntillazo vino cuando “el Poder Ciudadano” impuso su fuerza y aprobó una profunda reestructuración que lo dejó prácticamente con las manos atadas.

Fidel es el que manda

El 22 de junio, según relata el concejal conservador Luciano García, el alcalde Alexis Argüello convocó a una reunión con los concejales, en la que les ofreció asignarles un vehículo nuevo. Sin embargo, la forma como lo estaba haciendo no era la correcta.

La reunión no comenzó, sino 20 minutos después, debido a que Fidel Moreno no llegaba.

“Alexis empieza a decir cómo nos va a dar las camionetas. Hemos decidido en la Alcaldía de Managua que la comuna capitalina le va a pagar 9 mil dólares a cada concejal para las primas de las camioneta, y que las camionetas se vayan a pagando solas con una asignación por depreciación. Yo le digo en ese momento Alexis: ‘Eso es ilegal’, él responde que allí está Fidel y dice que no es ilegal”, reseña García.

Posteriormente, refiere García, a los concejales se les convocó a una especie de pre Concejo para discutir las reformas a la alcaldía. “Creo que fue en esa sesión donde Alexis expone un poco el cambio de organigrama, y en ese momento le digo: ‘Te van a dejar como piñata, como títere. El diseño del organigrama está para que vos ni cheques firmés, sino que simplemente vas a quedar como una estatua, quien va a tomar las verdaderas decisiones es Fidel Moreno’, y se levantó molestísimo”.

En realidad, desde que asumió la municipalidad, Argüello no tuvo el peso que creyó tener como alcalde. Según el doctor Román, desde que inició la campaña electoral propuso al gobierno nueve puntos para impulsar su administración en Managua, que incluían un proyecto para enfrentar la vulnerabilidad de la capital y evitar los constantes aluviones; la construcción de un gimnasio, que incluso pudiera albergar a refugiados en caso de un terremoto u otro desastre; proyectos sociales que nunca pudieron hacerse realidad, porque se encontraron con una poderosa muralla que no lo dejó hacer nada.

Mañana:
* Conmoción nacional y un mar de contradicciones
* Su familia sigue sosteniendo que Alexis no se suicidó