•  |
  •  |
  • END

Así como doña Cándida, miles de pequeños productores luchan por impulsar sus ganaderías en todo el país, actividad que sostiene fácilmente a más de un millón de personas en Nicaragua y que a nivel internacional aporta lo equivalente a un 40 % del valor de la producción agropecuaria mundial, y como señala Onel Pérez, Presidente de la Cámara Nicaragüense de la Carne, Canicarne, es base de subsistencia y de seguridad alimentaria.

De hecho alimenta al menos a mil millones de personas en el planeta y es uno de los sectores de crecimiento más rápido en la economía agropecuaria en el mundo, impulsado por el incremento mundial de los ingresos, sobre todo en los países en desarrollo y de economías emergentes.

Desde inicios de 1960 hasta 2005, el consumo de carne per cápita en los países en desarrollo se multiplicó por más de tres y en ese sentido el presidente de Canicarne espera que la demanda mundial de productos ganaderos siga creciendo de una manera notable hasta 2050, estimulada por el incremento anual de un 1.5 % de la población y un aumento de la urbanización a una tasa del 3 % anual.

Onel Pérez, revela en su estudio facilitado a EL NUEVO DIARIO que según el último censo hecho en Nicaragua, el 85 % de los productores de ganado bovino son pequeños ganaderos que cuentan con 32 reses o menos en sus fincas.

Según estadísticas internacionales, entre 1980 y 2006, el volumen total de las exportaciones de carnes en general, se multiplicó por más de tres. En el caso de la carne vacuna, el volumen de las exportaciones se multiplicó por más de dos, o sea un aumento promedio anual del 3 %, al pasar de 4.3 millones de toneladas en 1980 a 9.2 millones de toneladas en el 2006. La producción mundial de carne bovina pasó de 50.9 millones de toneladas en 1987 a 61.9 millones de toneladas en 2007, o sea un incremento del 1.1 % anual en ese período.

La mayoría de los productos pecuarios se consume en el país de producción, pero las exportaciones de productos pecuarios son importantes para algunos países en desarrollo como Argentina, Uruguay, Brasil y Nicaragua.

Nicaragua exporta aproximadamente un 60 % de su producción de carne vacuna, destaca Pérez en su estudio, en el cual resalta el liderato de Brasil en torno a las exportaciones de carnes en el mundo, de las cuales más del 20 %.

Potencial exportador
El potencial exportador, de acuerdo al estudio hecho por Pérez, es sumamente importante, tomando en cuenta que la población superará los 9,000 millones de habitantes para 2050 y el 70 % de ellos vivirá en las ciudades, según las Naciones Unidas.

Por otra parte, aunque la economía mundial hasta el año pasado estuvo sumida en una recesión, las previsiones del Fondo Monetario Internacional a medio plazo pronostican que en 2010, el PIB mundial aumentará un 2 %, después del descenso de 1.3 % en 2009, y se piensa que habrá un crecimiento paulatino de hasta el 4.8 % en 2014.

De acuerdo a los analistas del Banco Mundial, a corto y mediano plazo los precios de la carne serán mayores que en los años recientes por aumento posible en el consumo per cápita, y se espera que el mayor incremento se obtenga en América Latina y el Caribe, y en el Asia Oriental y Meridional.

La creciente demanda dará lugar a un aumento del número de cabezas de ganado bovino de 1,500 millones en el 2000 a 2,600 millones en 2050, destaca el estudio del presidente de Canicarne.

Al destacar la importancia de la ganadería bovina en Nicaragua, el informe señala que el valor de la producción nicaragüense de carne y subproductos, además de los lácteos de la ganadería bovina ascendió en 2009 alrededor de 600 millones de dólares, lo que significa un 9.25 % del Producto Interno Bruto (PIB) nicaragüense, el que sumó unos 6,300 millones de dólares.

En ese sentido, la ganadería bovina nicaragüense, sola, representa un 35 % del valor de la producción agropecuaria total nacional, demostrando que es la principal actividad económica del país y de acuerdo al informe de Pérez, no hay ninguna otra actividad, por sí sola, que llegue al menos a la mitad del valor de la producción de este sector.

De hecho las exportaciones nicaragüenses de carne bovina, más sus despojos comestibles, hacia el mercado internacional muestran un rápido crecimiento de las exportaciones desde 44,584 toneladas en 2005 a 75,698 toneladas en 2009, o sea un promedio ponderado de crecimiento de 14.15 % anual, muy superior al de los índices mundiales que es del 3 %.

Fuerte crecimiento de las exportaciones
De acuerdo al experto, si se compara las exportaciones de carne desde el punto de vista de su valor, en 2005 obtuvieron 123.6 millones de dólares, y ya en 2009 alcanzaron 240.7 millones, lo que representa un crecimiento ponderado del 18,13 % anual, según registros del Centro de Trámites de Exportaciones, Cetrex.

Este nivel de ventas permitió que la carne bovina y sus despojos comestibles ocuparan el primer lugar de las exportaciones de Nicaragua en el año 2009, representando el 17 % del valor de las exportaciones totales del país, unos 1,434.1 millones de dólares.

Si a esto se le suman las ventas de lácteos y ganado en pie del país, el valor total de las exportaciones originadas en la ganadería bovina alcanza 400 millones de dólares, el 28% de las exportaciones del país, duplicando al café, que se colocó como segundo rubro exportador de Nicaragua.

Venezuela adquiere más importancia como comprador
Por otra parte, Venezuela, el segundo mercado de mayor importancia para la carne de Nicaragua, ocupó en 2009 un 22.40 % del volumen exportado, un total de 16,956 toneladas métricas, mientras que para el corriente año se espera que este volumen suba al menos al 30 % de las exportaciones de carne del país.

Nicaragua está proveyendo el 40 % de la demanda de carne vacuna de Venezuela, El Salvador está en un segundo lugar, mientras la Unión Europea, con su cuota centroamericana de 9 mil 500 toneladas métricas, es una oportunidad para entrar al mercado más exigente y de mayor precio del mundo. Actualmente las inversiones en la ganadería están dirigidas al sistema de trazabilidad, a mejoras genéticas, asistencia técnica, salud animal y a manejo de fincas, para alcanzar mayor productividad, mejores precios y menores costos por unidad producida.

Amplio empleo en la ganadería
Según el último censo de Censo agropecuario, en Nicaragua hay casi 100,000 establecimientos ganaderos, que dan empleo todo el año, a 400 mil trabajadores, o sea al 20 % de la fuerza laboral nicaragüense de 2 millones de personas.

De acuerdo a cifras locales, en el año 1999 la matanza industrial de ganado, más la municipal, más las exportaciones de ganado en pie sumaron 367 mil 650 cabezas y en 2009 la extracción total fue de 720,188 cabezas, es decir, en diez años la producción prácticamente se duplicó.

El estudio de Pérez revela en las cifras un incremento ponderado anual de la producción equivalente a casi el siete por ciento, muy superior a la media mundial del 1.1 % anual, lo que representó en 2009 una producción de carne bovina aproximada a 133 mil toneladas métricas.

Mercados de destino
Los Estados Unidos de América, continúa siendo el principal destino de las exportaciones nicaragüenses. En 2009 este mercado absorbió 32,000 TM, o sea el 42.21 % del total de los envíos de Nicaragua al exterior y sin pagar aranceles de importación al mercado estadounidense.

Por otra parte está la cuota que Nicaragua tiene libre de aranceles en el marco del tratado de libre comercio entre América Central y Estados Unidos, que inició en 10,500 TM anuales, con incremento de 500 TM por año y que, al término de 15 años, con desgravación total de aranceles, habrá acceso ilimitado en volumen a ese mercado.

Un estudio de mercado revela que la reducción en los inventarios de vacas en los Estados Unidos y en la producción de terneros de los últimos años, además de menores importaciones de ganado durante 2011, significará menor disponibilidad de reses para matanza, por lo que se espera que las importaciones de carne en los Estados Unidos para 2011 sean mayores.

Al 2011 se proyecta que los precios del ganado en Estados Unidos subirán por mayor demanda, en comparación con una reducción de la producción, lo que podría generar mayores ventas de parte de Nicaragua, a un mejor precio, tomando en cuenta incluso la posibilidad de que el grueso de la oferta de Australia, Nueva Zelanda y Uruguay, sea dirigida a Rusia y a los países asiáticos.