•  |
  •  |
  • END

De acuerdo con una conocida frase española, “todas las comparaciones son odiosas”. Esa frase, sin duda, es aplicable cuando se trata de comparar vicios y virtudes de distintas personas de nuestro círculo, pero es totalmente errónea cuando se aplica a temas de carácter científico, técnico o histórico.

En las universidades de los países avanzados, se practican estudios comparativos de las religiones, de las literaturas, de los sistemas económicos y de muchos otros aspectos del mundo social, animal, mineral y vegetal.

En el presente trabajo, me propongo examinar las diferencias y semejanzas entre Granada de Nicaragua y la ciudad de Antigua Guatemala, entre cuyas alcaldías existe hermanamiento, con el objeto de extraer algunas conclusiones que permitan, de alguna manera, comprender mejor las tendencias del desarrollo de nuestra querida ciudad de Granada.

De alguna manera, Granada se asemeja a la que ha sido llamada su ciudad histórica hermana, como lo es Antigua Guatemala. Ambas son exquisitos ejemplos de arquitectura colonial española y están ubicadas junto a imponentes y azules volcanes.

En internet, hay numerosos comentarios de turistas que hacen comparaciones entre una localidad y otra.

Aspectos históricos
Antigua fue la tercera sede de la capital del llamado reino de Guatemala, que comprendía los estados de Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, así como Chiapas, una parte de México.

Es decir, que Antigua fue durante un tiempo nada menos que la capital de Nicaragua. Fue construida a partir de 1543 en el Valle de Panchoy, adonde fue trasladada luego de la destrucción por inundación del segundo sitio, ubicado en el Valle de Almolonga, en las faldas del Volcán de Agua.

Durante su desarrollo y esplendor fue conocida como una de las tres ciudades más hermosas de las Indias Españolas.

La ciudad, cuyo nombre original era Santiago de los Caballeros de Guatemala, competía con ciudades como México, Puebla de Zaragoza, Lima, Quito y Potosí. Sin embargo, las circunstancias especiales de los terremotos acaecidos el 29 de julio de 1773, en pleno florecimiento del barroco, cortaron su proceso de crecimiento y modificación natural.

El resto de las grandes ciudades coloniales, incluyendo Granada de Nicaragua, padecieron de la furia destructiva del neoclasicismo en los siglos XIX y XX, mas no fue el caso de Antigua Guatemala, que ha permanecido detenida en el tiempo y recordando la grandeza de la capital de la Capitanía General del Reino de Guatemala. Asimismo, esta urbe ejerció notable influencia estética en el área aledaña, y en gran parte de Centroamérica, Honduras, El Salvador y Nicaragua, y en Chiapas, al norte. Es decir que Granada tiene influencia urbanística y arquitectónica de Antigua. La ciudad es conocida como “Ciudad de las Perpetuas Rosas”, y cuenta con 41,000 habitantes.

Granada, en cambio, fue fundada en 1524 por el conquistador español Francisco Hernández de Córdoba, y es una de las primeras ciudades fundadas en territorio continental americano, casi al mismo tiempo en que fue fundada Antigua.

La ciudad es la cabecera del departamento de Granada, está situada en la ribera del Lago Cocibolca o Lago de Nicaragua. Actualmente cuenta con 110,536 habitantes, en su mayoría descendientes europeos y mestizos. Su población, como puede verse, es muy superior a la de Antigua.

Además, mientras Antigua es casi exclusivamente turística, en Granada se mantienen de forma paralela otras actividades que complementan los ingresos de sus habitantes. Otra diferencia importante es que mientras la población granadina es eminentemente mestiza, en Antigua se observa la abundante presencia de indígenas, los cuales, con sus dialectos mayas, sus atuendos, costumbres y tradiciones, constituyen en sí mismos una singular atracción turística, de tipo antropológico y cultural.

Granada también es conocida como la “Gran Sultana”, por su apariencia morisca y andaluza, a diferencia de León, de Nicaragua, su ciudad hermana y rival histórica, la cual tiene tendencias más castellanistas.

Aspectos geográficos
Tanto Granada como Antigua se encuentran situadas a poco más de cuarenta kilómetros de sus respectivas capitales --Managua y Ciudad de Guatemala--. Desde el punto de vista climático, Antigua es unos tres grados centígrados más fresca, ya que la temperatura allá es de 24 grados, y en Granada es de 27 grados centígrados, si se promedian las fluctuaciones que se dan a lo largo del año. Por eso se ven en Granada más turistas en shorts, y en Antigua más turistas vistiendo pantalones, debido a que allá tienen que protegerse del frío imperante.

Granada cuenta con el volcán Mombacho, de 1,345 metros de altura, dotado de abundantes y variadas flora y fauna. Antigua, por el contrario, se encuentra cerca de tres volcanes mucho más altos e impresionantes: Acatenango (de 3,880 metros), Agua y Fuego (de 3,763 metros). Es importante señalar que mientras el Mombacho está inactivo, los volcanes de Antigua están en plena actividad.

También Granada cuenta con otro atractivo natural, como es el Lago de Granada, con pesca abundante y dos especies exóticas: pez sierra y el tiburón toro, conocido como “Tiburón de Agua Dulce”. Otro atractivo del lago son las isletas que lo salpican, en muchas de las cuales los propietarios pudientes se han construido elegantes chalets o mansiones de tipo vacacional, y donde se realizan en Semana Santa procesiones a bordo de lanchas.

Antigua cuenta con el Cerro de la Cruz, que se considera un mirador espectacular. Constituye el paseo a pie más cercano y requerido desde Antigua Guatemala. Es parte del cerro Santo Domingo. Preferido de los fotógrafos, pues desde su cima se domina la ciudad y el valle. Ideal para caminatas, fotografía, descanso y meditación. Un dato curioso es que la Policía ofrece acompañamiento a los turistas para subir el cerro, en determinados horarios previamente establecidos.

Un recurso natural admirable, pero poco valorado de Granada, son sus dos arroyos, los cuales atraviesan la ciudad encajonados en profundos cauces, y se mantienen aún, milagrosamente, bastante limpios. De acuerdo con el cronista de la ciudad, Jimmy Avilés, esos arroyos podrían convertirse, si se les promocionara, en un gran recurso turístico de la ciudad. Entre los grandes atractivos de Antigua están las iglesias, conventos, vergeles, tumbas y sepulturas para los frailes.

Aspectos culturales
En Antigua Guatemala, el arte está incrustado en cada calle y rincón de la ciudad. Es un conjunto de monumentos coloniales entrelazados por calles empedradas que brindan al visitante un acogedor paisaje por todo lugar. Existen museos, teatros, espectáculos y distintos bailes folclóricos durante todo el año. En Semana Santa las calles se llenan de alfombras repletas de flores y de aserrín teñido, configurando distintas formas y contornos para que las procesiones pasen por ellas en una solemne marcha religiosa.

Antigua Guatemala tiene un gran número de ruinas y edificios coloniales restaurados, que constituyen una fracción de la esplendorosa arquitectura colonial de la ciudad, los cuales nos dan una idea de su gran extravagancia en el plano constructivo. Comparada con Granada, puede decirse que Antigua tiene más sitios históricos que constituyen verdaderas ruinas, mientras que en Granada, quemada por el filibustero William Walker a mediados del siglo XIX, casi todo ha sido reconstruido, o en algunos casos, restaurado a partir de esa época.

En lo relativo a la arquitectura colonial en Antigua, ésta se percibe desde el Parque Central y la Vieja Plaza Real --donde se escenificaban peleas de toros y se asentaban comerciantes que se agrupaban cerca de la Catedral--, hasta el Palacio de los Capitanes Generales, el Palacio Municipal. Dentro de ese reducido espacio encontramos más de treinta monumentos coloniales de gran valor histórico.

Los museos contienen una gran colección de arte religioso, esculturas, muebles y murales que detallan la vida colonial. Algunos edificios datan de 1579. En Granada no existe ningún edificio tan antiguo. Antigua surgió como un vasto centro religioso y cultural, que incluía escuelas, hospitales, escuelas de música, iglesias y monasterios.

La ciudad de Antigua Guatemala es cabecera del municipio homónimo y del departamento de Sacatepéquez. Es reconocida por su bien preservada arquitectura renacentista española con fachadas barrocas del Nuevo Mundo, así como por un gran número de ruinas de iglesias. En 1979 fue designada por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad. Granada, por el contrario, sigue esperando que se le otorgue esa distinción, a la que tiene también pleno derecho. Granada cuenta con una colección de estatuaria precolombina, alojada en el Convento San Francisco, que no tiene ningún equivalente en Antigua. También posee otros múltiples tesoros precolombinos que se exhiben en el Museo Arqueológico de la ciudad.

A diferencia de Antigua, Granada cuenta con una tradición literaria importante, ya que en ella floreció la pléyade de escritores conocida como el Movimiento de Vanguardia. También Granada sobresale por su dramática historia política, entre cuyos episodios merecen citarse los conflictos con la ciudad de León, y, como consecuencia de estos mismos enfrentamientos, la Guerra Nacional, en la cual, en 1856, la ciudad fue quemada y destruida por filibusteros estadounidenses, comandados por el demencial bandolero esclavista William Walker.

Presencia del turismo
En Antigua sobrevive el edificio original de la tercera universidad de América, la Universidad de San Carlos de Borromeo, fundada por Real Cédula de Carlos II, de fecha 31 de enero de 1676, actualmente un museo y sede de conciertos de música clásica. Los estudios universitarios aparecen en Guatemala desde mediados del siglo XVI, cuando el primer obispo del reino de Guatemala, Licenciado Don Francisco Marroquín, funda el Colegio Universitario de Santo Tomás, en 1562, para becados pobres, con las cátedras de Filosofía, Derecho y Teología. En Nicaragua, la tradición universitaria está ligada sobre todo a León, y es bastante menor el prestigio alcanzado por Granada en el ámbito de la enseñanza académica.

Se puede apreciar en Antigua: el Palacio de los Capitanes Generales, la Universidad de San Carlos de Borromeo, el Museo de Armas Antiguas de Santiago de los Caballeros, el Museo del Libro Antiguo, el Museo del Jade, el Museo del Traje Indígena, y el Museo de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Asimismo, parques, plazas, mercados de artesanías, múltiples comercios y establecimientos de la más diversa índole. Todos estos lugares atraen un flujo turístico permanente.

Los precios en Granada son mucho más bajos que en Antigua, aun cuando los precios en “La Gran Sultana” son más altos que en el resto de Nicaragua. Hay más densidad de establecimientos comerciales en Antigua que en Granada, donde aún quedan en el centro de la ciudad muchas casas destinadas a uso exclusivamente residencial.

Granada se parece a lo que era Antigua veinte años antes. Eso equivale a decir que, salvo alguna imprevista catástrofe, la situación de Granada se asemejará en el futuro a la situación que puede observarse ahora en Antigua. Algunos procesos que están en curso en Granada se han concluido actualmente en Antigua, por ejemplo, la transferencia de la propiedad urbana de manos de los nacionales a manos de los extranjeros, que la han convertido en gran parte en un enclave del Norte ubicado en el Trópico. Un proceso parecido puede observarse también en Nicaragua en el municipio de San Juan del Sur.

Aunque Antigua es el destino más popular para los viajeros que visitan Centroamérica, algunos prefieren Granada, debido, precisamente, a no ser un sitio tan solicitado. De acuerdo con una guía turística en inglés, “Granada is still off the beaten path for the typical traveler, and as a result, the ancient city’s enthralling local culture continues to shine through”. (“Granada permanece aún fuera del rumbo trillado para un viajero típico, y como resultado la impactante cultura local de la ciudad sigue brillando”).

Tendencias y perspectivas
A diferencia de Antigua, que es relativamente homogénea en cuanto a su fisonomía, Granada ofrece al turista diversos ambientes, ya que, mientras el centro histórico ofrece una atmósfera eminentemente colonial, la calle La Calzada, con sus bares y restaurantes al aire libre, presenta un aspecto más informal, con cierto toque de internacionalismo y con un aire festivo o recreativo, que anuncia la inminencia del Lago, con todos los consabidos atractivos del turismo acuático.

Antigua, sin embargo, es más conocida a nivel internacional. Las dos ciudades, como hemos visto, coinciden en algunos aspectos y discrepan en otros que hemos tratado de señalar en este análisis, el cual tiene carácter preliminar.