•  |
  •  |
  • END

La televisión no es un aparato más en el hogar. Como dijo el catedrático Carlos Leal, de la Facultad de Ciencia Tecnología y Ambiente de la UCA, la “caja chica” casi se ha convertido en un producto más de la canasta básica de la familia nicaragüense.

“El que no tiene televisión es como un rezagado en cultura, educación, información y entretenimiento. Es pobre entre los más pobres”, dijo Leal, cuando se le preguntó sobre la diferencia social entre quienes tienen y no tienen un aparato de estos en su hogar.

A raíz del anuncio del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos, Telcor, de importar una tecnología brasileña-japonesa de televisión digital, que eliminaría gradualmente el sistema de televisión como actualmente lo conocemos en Nicaragua, se ha abierto un debate sobre la pertinencia y ventajas de ese cambio tecnológico, y mucho se ha especulado sobre el tema.

¿Es más caro? ¿Es excluyente? ¿Es ecológico, realmente? ¿Permite la manipulación de contenido? ¿Tiene el país la capacidad técnica para asumir ese salto multimedia?
El ingeniero Hijalmar Ruiz Tückler es consultor internacional sobre las Tecnologías de la Comunicación e Información. Fue Director de Espectro Radioeléctrico de Telcor y es analista de estos temas.

A solicitud de EL NUEVO DIARIO, el experto responde algunas preguntas que nuestros lectores han formulado a través de las redes sociales y comentarios, que disipan dudas y aclaran aspectos del complejo cambio de tecnologías en un país con altos niveles de pobreza.

¿El cambio de sistema de TV analógico a digital implica que los canales de TV local tienen que cambiar equipos de transmisión?
Efectivamente, las estaciones transmisoras principales y repetidores tendrán que ser sustituidos poco a poco con transmisores digitales. La práctica hasta el día de hoy en los países que ya están avanzados en el proceso de migración de tecnología, es que inician un proceso de pruebas, luego un proceso de transmisión simultánea (simulcasting) de señal analógica y digital, y, finalmente, se da el apagón analógico y sólo quedan transmitiendo los transmisores digitales. Es un proceso que dura varios años.

La población consumidora de TV analógica en Nicaragua tendrá que invertir recursos para adaptarse al nuevo sistema. ¿Es eso un proceso complejo, caro y factible en Nicaragua por su condición económica?
No es un proceso complejo por cuanto ya existe experiencia previa. Tanto la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones de la ONU) como la Citel (Comisión Interamericana de Telecomunicaciones de la OEA) han dado su apoyo para diseñar procedimientos sencillos para la implementación de la televisión digital.

Desde luego, lleva su costo para todos los agentes del sector de la televisión abierta tanto en la banda de VHF como UHF. Las empresas emisoras tienen que cambiar sus transmisores.

Sus consolas en estudios, enlaces de microondas y procesamientos ya son digitales, y, por tanto, el cambio sólo abarca los transmisores principales y repetidores. Los usuarios deben, inicialmente, instalar en sus receptores analógicos dispositivos convertidores de señal digital a analógica en una primera etapa, y luego, cuando se realiza el apagón de TV analógica deben sustituir sus actuales receptores analógicos por receptores digitales. Los precios irán convergiendo a precios similares a los receptores actuales, por lo niveles masivos de fabricación que se alcanzará en China, principalmente. Esto, desde luego, es un proceso de 5 a 10 años. Se hará con toda calma y sin prisas.

¿Nicaragua tiene a mano la infraestructura para esa transformación?
Las redes de televisión abierta en Nicaragua son relativamente pequeñas, y por tanto, la sustitución de tecnología, aun cuando se realizará en un período de varios años (quizás a un horizonte de 10 años) no será traumática. Será bastante natural, algo similar a cuando se introdujo la televisión a colores en Nicaragua.

Leyes y sistemas envejecidos
¿El marco legal y regulatorio de telecomunicaciones de Nicaragua es lo suficientemente moderno como para administrar este tipo de cambio tecnológico, o necesita una modificación?
El marco regulatorio está desfasado para intentar regular estos temas de forma eficiente. La norma digital aún no es oficial. Hay que iniciar un proceso de normalización ante la Comisión Nacional de Normalización y Metrología del Ministerio de Fomento Industria y Comercio (Mifci).

Ahora mismo, lo que existe en Nicaragua es la norma NTSC. Precisamente, la Asamblea Nacional ha realizado esfuerzos por modernizar la legislación y ya cuentan con documentos bastante avanzados en tal sentido. La Comisión de Infraestructura y Servicios Públicos ha recibido apoyo del PNUD para estos trabajos. Se necesita un reordenamiento de las frecuencias de TV abierta en las bandas de VHF y UHF, y, desde luego, una nueva atribución para los nuevos servicios que puedan derivarse del desarrollo tecnológico ya existente y que se irá implementando paulatinamente.

Estos nuevos servicios, indudablemente, requieren de una legislación adecuada a los nuevos escenarios de negocios. Actualmente existe en Nicaragua una normativa técnica oficial de TV analógica (NTSC) muy completa, que cumple con estándares internacionales (Normativa Técnica NON-TV-001-2003), que regula la instalación y operación de estaciones de radiodifusión de televisión monocroma y en color (bandas VHF y UHF), y es casi seguro que ante el avance de la TV digital en las Américas, muy pronto nuestro país también deberá decidir sobre el formato que utilizará en el futuro. Ésta es la norma que será sustituida por la nueva norma de televisión digital que se adopte de forma oficial.

¿El sistema de TV local actualmente tiene equipos para esa transformación? ¿Qué canales, específicamente?
Todas las estaciones de televisión abierta tendrán que cambiar sus transmisores principales y repetidores. Sin embargo, sus equipos de procesamiento y edición ya son digitales, así como sus sistemas de enlaces de microondas y unidades móviles. Todas las estaciones de Nicaragua cuentan con equipos de procesamiento y edición modernos.

Será una sustitución de transmisores, solamente, y desde luego del lado de los usuarios implementar inicialmente el uso de set box convertidores de digital a analógico, y luego en una segunda etapa sustituir su receptor de TV analógica por una de TV digital.

Nuevo sistema es ecológico y Estado no regulará contenidos
¿En realidad, los TV de nuevas tecnologías son menos contaminantes y más ecológicos en su industrialización que los TV analógicos?
Efectivamente, así es. Las normas de construcción de los equipos receptores para el hogar cumplen ahora mismo con normas muy estrictas en relación con la protección del medio ambiente, sobre todo, en lo relacionado con la utilización de materiales contaminantes.

Debemos recordar que las normas constructivas de los receptores de televisión analógica obedecieron a los entornos de los años 50 a los 70, y a pesar de que se han ido acoplando a las nuevas normas de protección al medio ambiente, las técnicas constructivas y las normas que se aplican a los nuevos receptores de televisión digital son más estrictas, por cuanto están siendo implementadas en entornos donde la conservación y la protección del medio ambiente son la norma.

¿Es verdad que el sistema de TV digital permite una administración del ente regulador de tal modo que admite el control y/o manipulación del contenido de transmisión de los canales?
En realidad, es solamente un cambio de tecnología que propicia un uso más eficiente del espectro radioeléctrico y la prestación de nuevos servicios sobre la infraestructura de televisión digital, y la posibilidad de inter-operar con otras plataformas tecnológicas y de servicios de valor agregado.

En Nicaragua, la Ley de Telecomunicaciones no regula contenidos, y, hasta donde conozco, los anteproyectos existentes tampoco inciden en los contenidos. El regulador de las telecomunicaciones en Nicaragua no tiene facultades otorgadas por la ley actual para regular contenidos.

¿Y los subsidios?

En los cambios de sistema en Estados Unidos y Europa, ¿quién administró la venta y suministro de las cajas decodificadoras, el Estado o empresas contratadas para ello?
El mercado de estos dispositivos es totalmente abierto. Están disponibles en cualquier tienda de suministro de elementos electrónicos. Son equipos de tecnología sencilla. Son solamente convertidores de formato. En los Estados Unidos, el Gobierno Federal ha subsidiado la compra de estos convertidores, en tanto la población en general va cambiando sus equipos receptores analógicos por equipos receptores digitales.

¿Es gratuito el sistema de TV Digital con los canales locales o hay que pagar algo a Telcor como se le paga agua a Enacal, energía a las distribuidoras y telefonía a Claro?
Debemos recordar que es un formato digital para televisión abierta de libre acceso. No es codificada y por tanto es de acceso gratuito. No obstante, el formato permite brindar otros servicios adicionales en los portadores de TV digital, y desde luego estos servicios --como acceso a internet, televisión interactiva bidireccional y servicios de información--, indudablemente, son de acceso mediante pago.

De eso se trata esta tecnología. Un vehículo tecnológico que me permite una oferta amplia de servicios tanto gratuitos, como es el caso de la televisión abierta, y los servicios de valor agregado a los que se accede mediante un pago.

A su criterio, ¿la sociedad nicaragüense está preparada cultural y técnicamente para este cambio?
En Nicaragua las nuevas tecnologías las hemos asumido mediante saltos temporales. El propio desarrollo económico social ha incidido que no se dé la tradicional evolución de los sistemas, sino que tengamos acceso a nuevas tecnologías más rápidamente que en otros mercados latinoamericanos.

Nuestras redes son más pequeñas y nuestros mercados menos desarrollados y exigentes, lo que propicia, incluso, el poder introducir nuevas tecnologías con más facilidad. Nuestros mercados se prestan, incluso, para probar nuevas tecnologías y luego llevarlas a mercados más desarrollados”.