•  |
  •  |
  • END

Taipei / Taiwan
Al poner pie en Taipei, capital de la isla de Taiwan, lo primero que asombra son sus costumbres y su gente. Luego la comida con sus componentes medicinales y los sitios históricos que concentra.

En Taiwan casi todo es como una ceremonia. Sólo caminar, no implica tanta etiqueta. De entrada saludan al visitante con tanta formalidad que fácilmente lo hacen sentir importante.

Siempre están dispuestos a orientarlo, y, si es posible, hasta le brindan consejos sobre los sitios que puede visitar, según los intereses del turista.

Hablan mandarín, sin embargo, es frecuente encontrarse con taiwaneses bilingües, expertos en inglés. Aunque también es posible toparse con locales que hablan español, incluso con centroamericanos, incluyendo nicaragüenses, radicados allá por estudios. Así que sobra quién pueda sacarlos de apuro.

No obstante, en la ciudad de Taipei, si lleva un plan de visitas debidamente identificados, difícilmente se perderá.

Usualmente, una de las primeras sugerencias para el turista, es conocer los mercados de la zona. Éstos permanecen abiertos las 24 horas, y más que mercados dan la impresión de un gran centro comercial a cielo abierto, pues allí hay de todo: desde ventas de comida hasta tiendas comerciales y templos.

Los más usuales son los de la Diosa del Mar. Ella tiene muchos seguidores que aprovechan, incluso la noche, para consultarle sobre su destino y sobre decisiones cotidianas.

Chinos “continentales” en los museos
De paso, quien la consulte puede pedirle bendición, donar lo que pueda en dinero o alimentos. En otros templos es posible tomar, tras el pequeñito donativo, una pulserita de la suerte y de la buena fortuna.

Los mercados, además, son una buena opción para comprar recuerdos de Taiwan. Allí es posible encontrar souvenires hasta un 50% más barato que en las tiendas del centro de la ciudad o de los museos.

Otra opción en el rinconcito asiático son los museos. En Taiwan se contabilizan más de 400, según los expertos del país. Uno de los más populares es el Museo del Palacio Nacional --fundado en 1965--, porque alberga la mejor colección de arte chino en el mundo. Algunas piezas, incluso, se remontan al año 3,000 antes de Cristo.

Mariano Khan, uno de los guías, explica que a diario visitan el lugar entre siete mil y ocho mil personas. Sin embargo, los fines de semana la cifra supera las 10 mil visitas. La mayoría de los visitantes son asiáticos de China Continental. A ellos se les identifica, sin problemas, porque alzan la voz al hablar y al caminar rozan a la gente. Los taiwanes, en cambio, son más recatados al respecto.

El costo por entrar al Museo y apreciar parte de las 656 mil piezas antiguas, que incluyen trabajos caligráficos, cerámica, bronce y oro… oscila entre cinco y diez dólares por persona. En el lugar no se pueden tomar fotografías.

Otro museo es el de Chiang Kai-shek, el emblemático e histórico líder de la isla. En el museo no sólo se revela la historia del militar y estadista de Taiwan, con un mandato que supera las tres décadas, sino que también se expone artículos de valor cultural, que sirvieron a Chiang Kai-shek.

¡El museo recoge recuerdos de Nicaragua! Allí aparece el dictador Anastasio Somoza junto a las fotos históricas del gobernante asiático. Esto junto al cambio de guardia en el museo, llama de entrada la atención de cualquier conocedor de la historia local.

Les encanta cantar, pero en privado
Tras estas visitas, puede divertirse en los karaokes de la ciudad de Taipei. A los taiwaneses les encantar cantar, pero en privado.

Así que los karaokes, lejos de ser como los que habitualmente se observan en Managua, están ubicados en edificios verticales con cuartos aislados para cantar.

Allí se puede ir solo o en grupo. Usted paga por el tiempo que va a disponer para cantar con total privacidad. El costo incluye derecho a café, bebidas heladas y comida que se coloca cerca de los “cuartos”, estilo buffet. Y hasta puede repetir las veces que quiera.

Las canciones, eso sí, están en inglés y en mandarín. Los sitios, aunque pequeños, son cómodos para bailar y para tomarse las fotografías que quiera y como quiera.

Los costos
Un viaje a la isla de Taiwan supera los 2 mil dólares, según la temporada. Lo ideal en estos casos es consultar varias rutas para asegurarse de tomar un descanso antes de tomar el vuelo a la isla, ya que este supera las 10 horas de vuelo. Si sólo habla español, el viaje será aburrido, porque difícilmente encontrará con quién conversar. Pero si domina el inglés, no tendrá problemas para eso. Los taiwaneses, aunque son tímidos, son por lo general abiertos y cultos.

Algunas atracciones turísticas

Taipei 101 es un nuevo centro financiero en la ciudad.

El Monumento a Chiang Kai-shek.

El Museo del Palacio Nacional.

El Templo Longshan.

Los mercados
nocturnos.

Río Tamshui.

Monumentos del
conocimiento.

Parque Nacional Yan Ming Shan.