•  |
  •  |
  • END

Desde hace unos meses, los científicos vienen advirtiendo que el Sol ha despertado de un largo letargo y que se prepara para una fase de intensa actividad jamás conocida. Estos movimientos solares provocan explosiones que si llegan al suficiente grado de violencia, pueden dejar frita nuestra red eléctrica y desbaratar los sistemas de comunicaciones y de navegación por satélite. Ya se han registrado algunas de estas erupciones con una fuerza inusitada.

Ahora, una nueva e impresionante imagen del astro rey obtenida por la sonda de la NASA muestra algo muy poco tranquilizador, un agujero en la corona solar, una zona donde el campo magnético se abre y permite que el viento solar se escape. Este agujero está girando hacia la Tierra, lo que podría producir una tormenta geomagnética que llegue a afectarnos.