• |
  • |
  • END

Una década de descubrimientos oceanográficos de la comunidad científica mundial se está presentando en Londres con motivo de la clausura del primer Censo de la Vida Marina, un macroprograma de exploración en el que han participado 2 mil 700 investigadores de más de 80 países.

Quizás el resultado más importante es la base de datos conseguida sobre la diversidad, distribución y abundancia de todo tipo de especies en los diversos escenarios de los mares: de los microbios a las ballenas, de los polos a los trópicos, de las playas a las profundidades abismales.

El Censo de la Vida Marina ha encontrado una inmensa e imprevista maraña de especies, una gran biodiversidad, que aumentó el cálculo de las especies marinas conocidas desde alrededor de 230 mil hasta casi 250 mil aunque el número total estimado es de un millón. También ha documentado las alteraciones en poblaciones y hábitats debidas a la acción del hombre. Según uno de sus fundadores, Jesse Ausubel:
entre los millones de especimenes obtenidos se encontraron más de 6 mil especies posiblemente nuevas, de las cuales se describieron más de un mil 200.