Oliver Gómez
  •   Tercera Entrega  |
  •  |
  •  |
  • END

Ni una sola palabra de sus inversiones dijeron los directivos de Unión Fenosa, pero en el último informe que presentaron en la negociación del Protocolo de Entendimiento en 2008, declararon 100 millones de dólares en total. “A eso hay que sumarle 18 millones más que dicen haber desembolsado”, explicó David Castillo Sánchez, titular del INE, quien también espera la misma explicación pero ahora de forma detallada y utilizando la misma Ley Antifraude que aplican a sus usuarios.

A petición de los ejecutivos de Fenosa, desde hace más de una semana recibieron por escrito un formulario de preguntas de EL NUEVO DIARIO, donde se abordan diversos aspectos planteados en esta serie de publicaciones. Sin embargo, en su oportunidad dejaron sin responder el tema de inversión, y, aunque prometieron completarlo, hasta ahora se espera una respuesta.

Cabe destacar que también han evadido el tema de la atención al cliente, estudio de casos recopilados en sus oficinas por EL NUEVO DIARIO, los arreglos de pago, medidores, alumbrado público, Pacto Social, Ley Antifraude y hasta el manejo del 16% de las acciones del Estado.

Utilidades niveladas

Sin embargo, en cuanto a la inversión, el presidente del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, dice que las utilidades de la empresa ya están niveladas y se observan algunas, pero falta certificarlas y están inmersos en ese proceso.

“Hasta 2004 sus estados financieros presentaban ganancias. A partir de 2005 y hasta 2008 son pérdidas inmensas. En 2009 se niveló y en 2010 la empresa ya está proyectando cierta utilidad por la reducción de pérdidas”, apuntó Castillo.

Refiere que es en 2005 cuando Fenosa empieza a invertir con mayor peso, pero, especialmente, “en control de grandes clientes, y en efecto, han podido demostrar alguna cantidad de millones en esa línea pero nunca hemos podido ver los tales 100 millones”, afirmó.

Recuerda el titular del INE que este tema es otro de los conflictos evacuados en el Protocolo de Entendimiento negociado entre los directivos de Fenosa España y el gobierno de Daniel Ortega, en 2007 y 2008.

Nadie sabe exactamente dónde están los US$ 100 millones

“Previo al Protocolo nunca pudimos ver la inversión qué es lo que reportaban, porque mirábamos que había mala calidad, había interrupciones, falta de transformadores, los mismos medidores habían salido mal en una evaluación y hasta algunos aspectos de gestión”, reveló.

“Por ejemplo, el no haber contratado energía con tiempo y planificar… a nuestro modo de ver fue la causa de todos los apagones que sufrimos en 2005 y 2006. Se debieron a la falta de previsión de contratos, de inversión”, afirmó Castillo, “eso encareció la tarifa a la gente y, además, el inconveniente de las horas que pasábamos sin energía en nuestras casas. Allí el tema de inversión jugaba un papel importante”.

Y es que según el titular del ente regulador, Fenosa le llamaba inversiones “a la compra de medidores. Nosotros no les reconocimos eso como inversión de mejora, sino como parte del proceso de operación y mantenimiento. Esa interpretación distinta que teníamos de lo que es inversión, fue parte del arbitraje y es discusión todavía hoy, como parte de los 33 millones de dólares que se acordó que deben invertir en el Protocolo”.

Ley Antifraude ahora para medir el de Fenosa

La ventaja que a criterio de Castillo “tiene ahora el INE para medir y exigir detalles de esas inversiones”, es que el 14 de julio pasado los diputados aprobaron una reforma a la Ley para el Uso Responsable del Servicio Público de Energía Eléctrica (número 661),
“donde se incorporó de que sea el INE el que dé seguimiento al tema de la inversión, porque en el Protocolo había quedado como que era el Ministerio de Energía y Minas (MEM)”.

“A raíz de que la ley fue publicada en La Gaceta, les pedimos… presénteme lo que ha invertido de mayo de 2008 a la fecha, que se obliga a usted a invertir 33 millones, según el acuerdo del Protocolo. No podemos exigir más porque la misma Ley no es retroactiva”, estimó.

Fenosa ya envió al INE su primer informe en cumplimiento a la reforma de la Ley Antifraude. “Mandaron una romería de papeles que no se entienden y se los devolvimos. Les dijimos ‘no señor, usted me va a decir en dónde puso sus proyectos de inversión, de transformación modificada, de control de telelectura y todo lo demás”.

INE: “Yo tengo que rendir cuentas también”

INE en este momento está a la espera de “los montos exactos, soportes de cada uno, las facturas con la póliza de importación de los equipos y el lugar físico donde están las cosas. No es que esté desconfiando porque creo que son serios, pero mi obligación es atar todos los cabos porque yo tengo que rendir cuentas también”, indicó Castillo.

Casi dos meses en este proceso llevan los técnicos del INE y “esperamos que a final del año tengamos un dictamen, para que en enero lo presentemos en el informe que debemos rendir a la Asamblea Nacional sobre el avance de cumplimiento de los 33 millones de dólares que acordaron invertir”.

Y es que según los papeles que Fenosa envió al INE en un primer momento, “ellos dicen que llevan 18 millones de dólares invertidos de los 33 millones prometidos… Yo creo que en efecto hay cambios, hay inversión –dijo el titular--- Yo he visto que han mejorado su transformación, han mejorado su telelectura, el tema de los medidores, pero quiero detalles, soporte”.

Los directivos del INE reconocen que 33 millones es muy poco para la red que tiene Nicaragua, pero eso se negoció en el Protocolo hasta fines de 2011, no obstante, “esa cantidad de dinero es apenas una referencia, porque en la Ley quedó claro que cualquier utilidad también iba a ser retribuida”.

Esperan cobrar hasta US$ 12 millones en 2010

El funcionario hace esa aclaración porque Fenosa ya está recibiendo varios millones de dólares de sus usuarios, al aplicarles la Ley Antifraude. “En su primer año de aplicación esta Ley bajó las pérdidas no técnicas alrededor de 2% y eso significa casi seis millones de dólares en pérdidas que ya no tuvieron, y se supone que son las que deben entregar para cumplir ese plan de inversión”.

“Este año, segundo año de aplicación de la ley, las pérdidas se han reducido más de 3% y con la reforma aprobada en julio pasado se espera que llegue a más de 4%. Eso significa que son 12 millones de dólares que va a dejar de perder la empresa, y que su compromiso es destinarlo a inversión”, calculó Castillo.

Estimó que independientemente de los matices políticos, es incuestionable que hay una inversión de parte del Estado con la ayuda de Venezuela, y eso significa que el gobierno está haciendo su parte y ahora la empresa debe cumplir la suya. “Yo te puedo asegurar que la estabilidad que se tiene es producto de ese empuje”, señaló, “más de 200 millones de dólares de inversión en plantas y más de 40 millones en subsidio”.

Distribuidora también se declara afectada

Jorge Katín, Gerente de Comunicación de Fenosa, evadió este tema pero recordó por escrito que es cierto que la empresa no cumple con los niveles de calidad y un precio razonable de la energía, pero también es cierto que ha sido afectada en esta cadena de incumplimientos desde el inicio, desde su llegada al país, pues los gobiernos de Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños no les cumplieron dos promesas.

Castigar el fraude energético mediante la aprobación de una nueva ley y establecer una política de tarifas que simplifique el cálculo y precio real del servicio eléctrico, son las dos promesas que utilizó en negociaciones previas el gobierno para convencer a los ejecutivos de Fenosa de llegar a nuestro país, pero “ninguna de las dos cosas se cumplió en los siguientes ocho años”, señaló.

Katín explica que “al momento de la privatización, el gobierno se comprometió entre otras cosas a elaborar una normativa para establecer una política tarifaria de comercialización de la energía, a fin de que ésta reflejara el costo real de la misma, además de simplificarla”.

“Hubo un compromiso de elaborar una ley contra el fraude a fin de disminuir el 34% de pérdidas de ese momento. Todo esto se discutió en una instancia denominada URE (Unidad de Reestructuración de ENEL), creada en su momento para definir las políticas de privatización de la distribución de energía eléctrica… ninguna de las dos cosas se cumplió en los siguientes ocho años”, lamentó el funcionario.

Reconocen falta de calidad

“Tanto Unión Fenosa, la antigua empresa propietaria de las distribuidoras, como actualmente Gas Natural, son empresas con presencia en más de 25 países en el mundo, con estándares de calidad muy reconocidos. En Nicaragua, las circunstancias del país no han hecho posible que estas empresas den la calidad del servicio que en otros países están acostumbradas a dar”.

Eso se debe, en su opinión, a que las dos distribuidoras acumularon un daño financiero entre 2002 y 2008 en concepto de energía sustraída, y eso también hizo difícil alcanzar los niveles de calidad. “Queremos ser los número uno en todo, pero con 40 millones de dólares de pérdidas cada año, es difícil lograr calidad al ciento por ciento”.

“Hay que destacar algo que mucha gente no lo sabe, que a las distribuidoras Disnorte y Dissur… sólo les correspondía (en contrato) la distribución y comercialización de energía, y de ninguna manera la generación ni la transmisión. Tampoco fue, ni ha sido responsabilidad de las distribuidoras, establecer las tarifas. Esas corresponden al INE”, recordó.

Una de las primeras sorpresas que encuentra Fenosa al asumir el segmento de distribución de ENEL, según Katín, es justamente el alto nivel de deterioro en que estaban las redes y los equipos que componen todo el sistema. “Una vez que se tomó las riendas de las empresas se dio cuenta que el deterioro de la red instalada era mayor de lo previsto, y que necesitaba de una fuerte inyección económica”, afirma.

El Gerente de Fenosa asegura que las políticas de gobierno son decisivas en la calidad del servicio, y fueron justamente las que incidieron en la crisis que inició en 20005 y que tuvo su mayor impacto en 2006 y 2007, con los apagones por falta de energía.

“Todos estos elementos sumado a la no implementación de una justa política tarifaria ni una normativa para disminuir el fraude energético –señala--, y lo que fue más determinante, la brutal alza en el precio de los combustibles para producir energía en el país, crearon las condiciones perfectas para el estallido de una de las mayores crisis del sector energético del país en los años 2006 y 2007”.

Enumeró entre las causas, que hasta el año 2007 no había políticas de incentivos para atraer a las empresas que producen la energía a pesar que el país no contaba con la suficiente electricidad para cubrir la demanda, algo que se estaba resolviendo mediante compras de suministro en el extranjero.

INE: Querían irse del país

También recordó que el gobierno abrió “procesos locales contra la distribuidora, a fin de cancelar la concesión, y por eso la distribuidora, de igual manera, activó un mecanismo de Seguro con el Banco Mundial, a fin de proteger su inversión en Nicaragua y procurar un juicio justo”.

Se trata del seguro que Fenosa tiene contratado con la Agencia de Garantía de Inversión Multilateral (MIGA, por sus siglas en inglés), el cual activó en enero de 2007 y eso, según Castillo, el titular del INE, significaba más bien otra cosa: “para mí que esta empresa estaba preparándose para irse del país y ponernos una demanda al estilo República Dominicana. Estaban creando las condiciones para irse”.

“Los requerimientos presentados por el regulador para normalizar la situación implicaba que tenían que capitalizar decenas de millones para poder pagar a los generadores. Era más fácil intentar que te indemnicen, por eso actuamos imponiendo el arbitraje, que al final terminó en el Protocolo, y no te puedo decir si fue la mejor salida, pero al final de alguna manera se les retuvo y ahora estamos como estamos”, apuntó el titular del ente regulador.