•  |
  •  |
  • END

Existe una creciente preocupación en la medicina moderna por el impacto presente y futuro que tiene la infección en el estómago producida por la bacteria Helicobacter Pylori. El prestigioso gastroenterólogo nicaragüense, graduado en Chile, doctor Marvin López Guatemala, llama la atención de los peligros de esta infección considerada como la más extendida en todo el mundo, y que puede estar afectando a por lo menos un millón de personas en Nicaragua.

El doctor López Guatemala es considerado uno de los mejores gastroenterólogos del país, pues ha dedicado su atención a la lucha contra el cáncer del sistema digestivo. Explica el especialista que el Helicobacter Pylori es una bacteria “que hay que ver con todo el respeto que se merece porque su presencia en nuestro sistema digestivo es responsable de la úlcera del estómago y en especial del duodeno (90% de los casos). Y además, está fuertemente asociada con la gastritis activa crónica, los linfomas y el cáncer del estómago”.

El Helicobacter Pylori es una bacteria que tiene forma de espiral o sacacorchos, está provista de colas o flagelos que le permiten movilizarse y produce un potente “sudor” que es la actividad de ureasa que le permite vivir en el medio ácido del estómago, sitio principal donde se localiza.

Desde 1982 se comenzó a comprender que la úlcera péptica (gástrica o duodenal) estaba asociada con la presencia de esta bacteria. Mientras no se elimine esta infección la persona no se podía curar, más adelante se llegó a detectar que el problema era más serio, pues el microbio afecta a millones de personas y está vinculado con la producción de cáncer.

Explica el profesor Marvin López, que la infección está vinculada con el desarrollo socio económico. En países pobres como el nuestro del 80 al 90% de las personas de 20 años están afectadas. Hay afirmaciones preocupantes como la que señala que “el Helicobacter Pylori coloniza de forma persistente el estómago de casi 50% de los seres humanos de todo el mundo y es el principal factor de riesgo para la úlcera péptica, cáncer gástrico y el linfoma de la mucosa gástrica”.

¿Cómo se transmite la infección?
Es una pregunta frecuente de los pacientes a quienes se les diagnostica esta infección: ¿Cómo adquirí yo esta infección?, pues muchas personas consideran que tienen buenos hábitos de higiene. El especialista explica esta inquietud:

“La mayor parte de las infecciones probablemente se adquieren durante la infancia, lo más probable después de los dos años. Aunque se sostiene que la madre puede transmitírselo al niño de pecho. También es probable que hermanos y padres de niños infectados tengan la infección. En niños entre 8 y 16 años la bacteria produce síntomas como náuseas, vómito, dolor de barriga, vómito de sangre y defecaciones negras (melenas)”.

“La forma como se transmite la infección más probable parece ser por la vía fecal-oral o de tipo oral-oral. Se han visto más afectadas las personas que viven en instituciones (asilos, cuarteles, cárceles), las familias grandes que viven en espacios pequeños (hacinamiento) y cuando hay malas condiciones higiénicas y pobreza. No es casual que la mayor parte de la infección en el mundo afecte a las poblaciones de países pobres y que esta infección que comienza en los primeros años de vida se mantiene constante en el resto de la vida adulta”.

¿Dónde se localiza y qué síntomas produce?
El estudio del comportamiento del Helicobacter Pylori ha llevado a los científicos a comprender el serio reto que significa esta infección, en especial para muchos millones de personas que no reciben atención médica especializada de forma regular. En este sentido el especialista graduado en la Universidad Austral de Chile, llama la atención:
“El microorganismo vive dentro o debajo de la mucosa del estómago, protegido del ácido por su potente actividad de ureasa que le permite transformar el ácido en amoniaco y bicarbonato y además se une a las células epiteliales del tejido gástrico porque se vinculan fuertemente a los receptores de ellas.

“Lo novedoso es que sabemos que esta bacteria no sólo se encuentra en el sistema gastrointestinal, sino que también tiene localización extra intestinal porque se han identificado otros padecimientos fuera del estómago en el cual se le involucra como factor causante de enfermedades como asma, obesidad, diabetes mellitus y hasta aterosclerosis o endurecimiento de las arterias, principal responsable del envejecimiento y muerte de millones de personas”.

“En esta oportunidad vamos a referirnos a la localización digestiva del Helicobacter Pylori y es a los científicos australianos (1982) Marshall y Warren a quienes debemos el descubrir el por qué una gastritis o una úlcera se volvía incurable o complicada, al extremo de amenazar la vida, por culpa de la infección de esta bacteria.

En la actualidad cuando eliminamos esta infección con la ayuda de antibióticos y bloqueadores de la acidez, hemos revolucionado la atención de la enfermedad úlcera péptica y podemos hablar de cura permanente en muchos casos”.

“Es importante destacar que si bien es cierto millones de personas son portadoras de la infección de Helicobacter Pylori se estima que sólo un 15% de ellas va a desarrollar una enfermedad asociada con úlcera péptica, cáncer gástrico o linfoma gástrico (tumor maligno)”.

“También hay que señalar que producto de la infección muchos individuos tienen síntomas en la parte alta del tubo digestivo, pero cuando se les realiza una endoscopia digestiva el resultado es normal, que son los casos llamados dispepsia funcional no ulcerosa”.

¿Cómo se detecta el Helicobacter Pylori?
El doctor López Guatemala es pionero en Nicaragua en la introducción de las técnicas diagnosticas del Helicobacter, en particular en el uso del test diagnóstico de la ureasa y sobre las formas en que podemos identificar esta infección nos explica: “las pruebas utilizadas para detectar Helicobacter pueden ser a través de endoscopia y por otros métodos”.

“La endoscopia digestiva superior continúa siendo el mejor método de diagnóstico porque permite revisar detalladamente estómago y duodeno, así como realizar extracción de pequeños fragmentos de tejido gástrico (biopsia) a los cuales se realiza la prueba de ureasa o HP Fast que nos dice con bastante sensibilidad si existe o no la infección”.

“Una vez confirmada la existencia de la infección por Helicobacter Pylori, según recomendaciones del Instituto Nacional de Estados Unidos, 1994, deberá aplicarse tratamiento a todas las personas infectadas con antibiótico y bloqueadores de la acidez gástrica cuando se tiene úlcera péptica, o cuando la úlcera péptica está producida por medicamentos para la artritis (Aines) e inclusive, en los casos de dispepsia no ulcerosa y hasta en las personas que están asintomáticos”.

“Está demostrado que cuando se trata la infección se disminuye la posibilidad de que vuelvan a aparecer complicaciones en las úlceras (sangrado digestivo, perforación, intratabilidad, etc.) y además se reducen las posibilidades del futuro desarrollo canceroso en el estómago.

Después que a un paciente se le ha tratado exitosamente esta infección se corre el riesgo de que aparezca nuevamente (recurrencia), en países sub desarrollados, hasta en un 15% de los casos”.

Sobre el tratamiento que se emplea contra esta peligrosa infección, el especialista subraya que en nuestro país no sólo contamos con la posibilidad de establecer un diagnóstico exacto, también se cuenta con los medicamentos adecuados recomendados por la ciencia moderna.

Clasificación científica Helicobacter pylori
Reino: Bacteria
Filo: Proteobacteria
Clase: Epsilon Proteobacteria
Orden: Campylobacterales
Familia: Helicobacteraceae
Género: Helicobacter
Especie: H. pylori
Nombre binomial: Helicobacter pylori
(Marshall et al. 1985) Goodwin et al. 1989)

Síntomas
La infección por Helicobacter Pilory se considera de alto riesgo por el hecho de estar asociada a:
* Úlcera péptica: duodenal o gástrica.
* Gastritis activa crónica.
* Tumores de tejido linfoide asociados a la mucosa gástrica. (linfomas)
* Cáncer del estómago. (adenocarcinoma)

Tome nota:
El Doctor López Guatemala atiende en su clínica de la calle 27 de mayo. Teléfonos 2254-5130 y 8854-1303.

*Especialista y Profesor de Medicina Interna, Comunicador Social. Teléfonos: 2267-0251 / 88547884 (maltezvic@hotmail.com)