•  |
  •  |
  • END

Evitar el avance de la frontera agrícola sobre todo en zonas conectadas al Corredor Biológico Mesoamericano es la meta. Para lograrlo se proponen promover cambios en la mentalidad de propietarios de fincas que generarán resultados por medio del manejo sostenible de las mismas.

Es así como surge el proyecto “Cambio”, cuya capital semilla es de 27 millones de dólares, distribuidos en créditos, asistencia técnica y un biopremio que funciona como incentivo para pequeños empresarios comprometidos en desarrollar prácticas amigables con el medio ambiente.

El proyecto “Cambio” es la piedra angular de la estrategia del Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, para el período 2010-2014, el cual es promovido en cinco países de Centroamérica conectados al Corredor Biológico Mesoamericano, producto de una alianza tripartita del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, GEF, y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD.

A la fecha 690 productores nicaragüenses tienen este crédito ambiental con una cartera de 1.4 millones de dólares de acuerdo a Oscar Manzanares Gerente de Desarrollo del FDL.

El financiamiento es dirigido a actividades productivas de agroforestería, agricultura y plantaciones orgánicas, turismo sostenible, manejo forestal sostenible y sistemas silvopastoriles. Incluso, se otorga asistencia técnica y capacitación por medio del Instituto de Investigación y Desarrollo, Nitlapán-UCA.

Cabe señalar que el Fondo Mundial del Ambiente otorga un incentivo a los productores que están fomentando esas prácticas sostenibles, éste consiste en un biopremio que reconoce el 20% del crédito otorgado al productor.

“Nosotros podemos lograr ser un gran ejemplo, porque nuestra tierra está bastante deteriorada por falta de reforestación. Hoy en Pantasma hay una gran cantidad de árboles que no estaban sembrados el año pasado, pero que sí ya se encuentran plantados”, expresó el productor Santos Lorenzo Sobalvarro, uno de lo 91 productores que ya han sido beneficiados con el denominado biopremio. Para el próximo año se espera completar la entrega de 400 biopremios más.

Más resultados verdes

Fincas áridas se han convertido en suelo fértil, donde fijan sus raíces centenares de árboles que empiezan a recuperar la zona, contribuyendo así a la recuperación de áreas del Corredor Biológico Mesoamericano.

Para la naturaleza el cambio ha sido significativo, beneficio que comparten quienes hacen posible su recuperación, pues de éste obtienen ingresos extras. Así lo han comprobado productores de La Dalia, El Cua y Waslala, que fueron los primeros en recibir 200 mil córdobas en concepto de reducción de la tasa a los créditos por cumplir con una serie de indicadores de impacto positivo en la biodiversidad, explicó María Engracia de Trinidad, Facilitadora del proyecto “Cambio”.

El crédito ambiental lo reciben por medio del Fondo de Desarrollo Local, FDL, y el objetivo es financiar actividades productivas de las Mipymes, que vinculen directamente el desarrollo sostenible con la conservación de la biodiversidad promoviendo el cambio hacia la protección ambiental, sin sacrificar rentabilidad financiera.

Es importante destacar que el acceso a créditos oportunos para estos productores ha permitido garantizar la comercialización de café, cacao orgánico, incorporando árboles en sus potreros, cercas vivas y protección de ríos y fuentes de agua, mejorando el manejo de su ganado haciéndolo más amigable con la biodiversidad, según Omar Dávila, Asesor Técnico del proyecto “Cambio”.