•  |
  •  |
  • END

La serpiente coralillo, muy común en Managua, es completamente inofensiva, se alimenta de insectos, no muerde y no es venenosa. Si se topa con una no la mate, puede tomarla con la mano y sacarla de la casa. Generalmente habita en el suelo enterrada debajo de piedras, troncos y raíces de los árboles. Pertenece a la familia de las culebras verdaderas que es donde se ubican la mayoría de estas especies en Nicaragua. Estas serpientes por lo regular mudan su piel dos veces al año, dependiendo de su alimentación y el clima. Se les puede identificar por el color y un ojo fijo, sin párpado. En un animal diurno. Si se ve atacada su primer reacción es huir y en ultima estancia muerde, pero no representa peligro para la vida humana.