•  |
  •  |
  • END

Desde los sectores cristianos comenzó a luchar contra las injusticias. Fue reclutada por el FSLN en los años 70, estuvo en una columna que atacó la Guardia Nacional en 1975 donde murió Arlen Siu, fue funcionaria política durante la Administración sandinista de los 80, y ahora forma parte de una red social que trabaja a favor de los migrantes.

Este personaje es Martha Isabel Cranshaw Guerra, hija del jefe político de Managua en el somocismo, William Cranshaw, quien era hijo de un inglés, y quien no pudo convencer a su hija en prisión, de que abandonara la lucha.

Martha Isabel, quien se autodesactivó del FSLN al inicio de la década de los 90, nació en el barrio San Sebastián en 1955. Su madre, que aún vive, es Cora Guerra, originaria de Rivas. En La Asunción se bachilleró, y después viajó a León, ya que tenía vocación por la medicina.

Desde 1970 había participado en los movimientos cristianos, y le tocó hacer trabajos en el Open Tres, ahora Ciudad Sandino. Cuando llegó a estudiar a León se integró al trabajo de los movimientos cristianos revolucionarios, sin descuidar el trabajo dentro del movimiento estudiantil. Hizo trabajos de organización en los barrios leoneses El Coyolar, El Laborío, San Felipe y Sutiaba.

Primeras luchas en las que se involucra
El trabajo de Martha Isabel dentro del FSLN fue organizativo, social, de educación política y de preparación militar.

Participó en la huelga de los maestros en 1970, cuando tenía 15 años, lo mismo que en las protestas por el aumento en el precio de la leche. “Estuve en la lucha de los pobladores del Open Tres cuando se estaba iniciando el proceso de asentamiento, donde les vendían los terrenos, y si no pagaban tres meses les expropiaban el terreno”, dijo.

En León tomó parte, en las tomas de tierras de Los Arcos, en Sutiaba, en la lucha de los trabajadores de la construcción durante las huelgas de 1972, 1973 y 1974, y en la huelga de los trabajadores de la salud.

Un coronel de la GN la llegó a “quemar” donde su padre
En esas luchas, Martha Isabel fue denunciada ante su padre por un coronel de la Guardia Nacional, quien le llegó a decir que su hija andaba metida “en esas vainas”.

“La primera vez mi papá me preguntó que si era cierto, y me dijo: Si vos me decís que no es cierto, yo te creo. Yo me dije: ésta es mi oportunidad, y, por supuesto, le dije que no andaba en eso, pero la verdad es que seis meses después, nuevamente, le volvieron a informar que andaba en una actividad sobre un aniversario del Che Guevara”, recordó.

Esto provocó que en 1973 su familia se reuniera en Carazo. La sacaron de León y le plantearon tres opciones: “Me dijeron: te quedás estudiando medicina en León, pero cero participación política; te vas fuera del país a estudiar tu carrera, o te quedás encerrada en la casa sin estudios”, contó.

Al final Martha Isabel optó por la tercera opción que le impuso su familia, y fue la puerta para irse a la clandestinidad.

Su familia aflojó un poco con Martha Isabel porque después le propusieron una cuarta opción: que se viniera a estudiar a la UCA en Managua y no seguir en una universidad pública. Ella aceptó y se fue a vivir a la casa de uno de sus hermanos. “Allá no dilaté ni una semana, porque pasé a la clandestinidad, ya que tenía un compromiso político bien claro”, recuerda.

Sobre la muerte de Arlen Siu
Martha Isabel formó parte de la columna donde estaba Arlen Siu, quien cayó combatiendo a la GN en El Sauce. La columna estaba integrada por 35 personas, la mayoría de las cuales murió en enfrentamientos con los guardias somocistas.

La columna estaba en un proceso de capacitación para entrar a la clandestinidad y formar una unidad de combate ya sea para alguna acción política militar del FSLN o irse a la montaña. “Pero en ese proceso, en julio de 1975, la Guardia construyó un cerco después de que un traidor de El Viejo dio la información”, recordó.

Pero el destino no tenía a Martha Isabel entre las que iban a morir, porque antes de que la GN lanzara el cerco, a ella y a otros sandinistas, después de evaluarlos, los enviaron a otros puntos del país. La Guardia bordeó el sitio con dos compañías, cada una compuesta por lo menos con 75 guardias y avionetas que utilizaron artillería pesada.

La GN dio por muerta a Martha Isabel, ya que en documentos que había en el lugar donde estaban los guerrilleros encontraron su carné de la universidad.

Cuenta que llevaron a su padre (quien también había sido viceministro del Distrito Nacional) a verificar la identidad del cadáver, quien lo hizo con los ojos cerrados. En el cuerpo de Arlen Siu estaba un crucifijo que Martha Isabel le dio a la “Chinita”. Incluso la GN tenía una fotografía cuando ella cumplió 15 años, donde tenía ese crucifijo. Arlen, a cambio, le entregó a Martha Isabel sus aretes.

En Corte Militar, a Martha Isabel la condenaron en ausencia a ocho años de prisión por los delitos de asociación ilícita, organización para delinquir y atentar contra la seguridad del Estado.

En mayo de 1977 cayó presa en Chichigalpa, después de que el FSLN la trasladó desde El Sauce, con la finalidad de organizar a colaboradores y grupos sindicales. Trabajó en la organización de los trabajadores portuarios de Corinto, así como de los trabajadores del Ingenio San Antonio.

Para la GN fue fácil ubicar como estudiante a Martha Isabel --quien utilizaba el seudónimo de “Cristina”-- una joven de tez blanca, en medio de una comunidad de trabajadores agrícolas.

Es detenida cerca de la empresa licorera ubicada en la entrada a Chichigalpa, a 75 varas del lugar donde estaba la casa de seguridad donde ella estaba ubicada. En el primer interrogatorio que le hizo la Guardia, dijo que vivía en León y ocultó información sobre sus padres y su identidad.

Con su fuerte “galillo” hizo pública su detención

Cuando el Becat que la condujo se aparca en el parque que quedaba frente al comando de la GN en Chinandega, Martha Isabel aprovechó que había gente en la oficina de la Policía de Tránsito para gritar: “¡Soy Cristina! ¡Viva el Frente Sandinista!” Esto lo dijo esposada. “Fue mi mejor manera de avisarles a los clandestinos”, dijo.

El coronel Meneses se encontraba al frente del comando de Chinandega y la empezó a interrogar. Meneses le dijo: “Dijiste que eras del FSLN, por lo que tuve que avisar a Managua y va a venir la Seguridad (Oficina de Seguridad Nacional), y cuando estés a mano de la OSN yo no puedo hacer nada”.

Martha Isabel reveló su identidad. El coronel se asustó: “¿Otra hija de William Cranshaw? ¡Lo van a matar!” Entonces entendió que hablaba de Arlen Siu, y que por los apellidos se pensaba que eran hermanas.

Meneses le informó que la “otra Cranshaw” cayó en Santa Rosa, en El Sauce. Ahí se dio cuenta que su nombre apareció entre los caídos en ese sector occidental del país, y hasta junto a la tumba de Arlen Siu pusieron otra tumba con su nombre.

Fue traslada a las ergástulas de la OSN y fue torturada. Como la GN pensó que ella estaba desmoralizada, la trasladaron a la Central de Policía (hoy Ajax Delgado), donde primero estuvo en la celda número 2. Compartió prisión con Doris Tijerino, Mónica Baltodano, Yadira Baltodano, Rosa Argentina Ortiz, Gloria Campos Traña, Margin Gutiérrez, Charlot Baltodano y Auxiliadora Cruz, entre otras. Salió de la cárcel con el asalto al Palacio Nacional, el 22 de agosto de 1978.

A su celda llegó su padre para proponerle que firmara un documento donde renunciaba al FSLN y así obtener su libertad, pero su entrega a la lucha fue más fuerte que el amor paternal, pues rechazó el pedido de don William Cran-shaw.

“Yo le dije: Decile al que te dijo eso que aquí estoy bien presa, y si vas a venir a verme, nunca más se te ocurra venir a hacerme una propuesta de ese tipo”, rememora nuestro personaje. Eso, según recuerda, se lo dijo después de haberle mostrado los morados que le hicieron en su cuerpo los torturadores de la OSN. Todavía conserva una goma en el esternón originada en esos golpes.

El padre de Martha Isabel estuvo preso año y medio en los 80, pero obtuvo su libertad debido a una amnistía que aprobó el Consejo de Estado. Irónicamente, el tiempo que el ex jefe político del somocismo estuvo en la prisión, casi fue el mismo que estuvo su hija en las cárceles de la GN.

Después del derrocamiento de Somoza

Después que triunfa la revolución, fue miembro del Comité Departamental del FSLN en Chinandega; después, como miembro de la comisión de masas en Managua, fue Secretaria Política de Madriz, y, finalmente, Secretaria Política de León en enero de 1980. Dos años después, asume la responsabilidad política de Chinandega, y en 1983 pasó a ser ministra delegada del FSLN en Occidente. También fue miembro del Consejo de Estado.

Empezó a desactivarse del FSLN desde el primer congreso de ese partido. Cuenta que habló con René Núñez, ahora Presidente de la Asamblea Nacional, a quien también llegó a pedirle una constancia sobre los cargos partidarios que había tenido.

“Él (Núñez) me preguntó que para qué la constancia. Bueno, es parte de la historia --le dije yo--, y la quiero tener por si me llego a integrar a otro partido político en alguna parte del mundo. Mi separación del FSLN fue dolorosa”, asegura.

Se desprendió del FSLN, y no milita en ningún partido de la oposición porque decidió, desde 1994, aportar desde la sociedad civil, y, en este caso, a través de la Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones, que se constituyó en 2002.


ebarberena@elnuevodiario.com.ni