•  |
  •  |
  • END

Cada vez que el Cuerpo de Paz me invita a ser jurado de la competencia nacional de la Empresa Creativa, me preparo para viajar a un mundo mágico donde la energía y creatividad juvenil no tienen límites.

Doce grupos de muchachas y muchachos entre 15 y 17 años, estudiantes de Secundaria, seleccionados como los mejores de sus departamentos nos mostrarían los estupendos resultados que se obtienen al combinar espíritu emprendedor y conocimientos empresariales.

Acompañados de sus profesores, padres y sus tutores, los voluntarios del Cuerpo de Paz de los Estados Unidos, el pasado 30 de noviembre, un grupo de emprendedores se dieron cita en las instalaciones de un hotel capitalino.

Doce planes de negocios ejecutados y probados en la realidad de sus comunidades, certificarían con sus estados financieros, planes operativos y estrategias de mercadeo, de lo que es capaz una juventud motivada.

Un embajador que valora el potencial de la juventud nica
La competencia fue presidida por el embajador de los Estados Unidos Robert Callahan, quien una hora antes de iniciar el evento llegó a las instalaciones y visitó stand por stand a los jóvenes para hacerles preguntas relacionadas a sus proyectos.

En el evento se respiraba mucha juventud. Había unas 300 personas: A las nueve y cincuenta minutos, una jovencita delgada y morena tomó el micrófono para invitar a los estudiantes e invitados a tomar su asiento.

Georgia Narcisso, Gerente General de la competencia, nos explicó posteriormente, que en años anteriores esa joven fue ganadora en la competencia de la empresa creativa.

El jurado estuvo integrado por Manuel Salgado, Director de Emprendedores de la UAM; Alejandro Solís, Director Financiero de Agora Partnership, y Arnulfo Urrutia, Director del Instituto Tecno-Emprendedor Centroamericano y autor de esta página.

Cada grupo empresarial tuvo siete minutos para exponer su plan de negocios ejecutado, y cómo lo hicieron. Sus rostros casi-niños no coincidían con la maestría de sus palabras. Eran los Harry Poter chapiollos que habían aprendido la magia de crear empresas de la nada.

Un colaborador del Cuerpo de Paz ubicado discretamente, mostraba unas pancartas anunciado los minutos que restaban de la exposición y no había excepciones. Siete minutos y “zas”, se cerraba el telón.

El jurado tenía tres minutos para realizar preguntas y lo hizo a partir de supuestos empresariales, las cuales fueron rápidamente respondidas con excelentes argumentos y planteamientos éticos.

A como estaba previsto a la 1:30 p.m., se dieron los resultados, la decisión fue muy difícil, la innovación y destreza de estos jovencitos, hablando de mercadeo; las 4 P´s, Posicionamiento.

En la parte financiera contaron cómo consiguieron los fondos para desarrollar sus empresas; vendieron acciones, haciendo los cálculos de la contribución marginal, de los costos variables y costos fijos, sacando punto de equilibrio, hablando de sus Estados de Resultado; es decir era una expresión clarísima de cómo jovencitos de tan corta edad se habían apropiado de todo un bagaje empresarial.

En el concurso se dieron dos categorías: la de Emprendedores Veteranos, que estaba integrada por jóvenes que habían participado anteriormente en otros cursos. Obtuvo el primer lugar un grupo del Instituto Jonathan González de El Sauce, León: con su empresa “Los Eight Boys”.

Su producto es un repelente natural contra mosquito, llamado Newplagastop. El que tiene como materia prima fundamental, el estiércol de ganado, el cual es mezclado con algunas plantas aromáticas. Es vendido en forma de taquito de jabón y también en un contenedor hecho de láminas metálicas, que diseñaron los muchachos para quemar el repelente.

El segundo lugar lo ganó el grupo del Instituto José Dolores Estrada, de Nandaime, Granada, con la empresa “Tucallan”, que elabora preciosos tucanes modelados con sierras, serruchos y mucha imaginación.

Las llantas usadas se convierten en hermosas maceteras para jardín, que da gusto apreciarlas, tanto por su colorido como por su innovación. Estos muchachos mencionaron tener una serie de productos que diseñan con esos desechos del caucho.

La segunda categoría, Negocio Nuevo: integrada por jóvenes que no tenían la experiencia de haber participado en este tipo de concurso. El primer lugar se lo llevó la empresa “Trinimole”, formado por muchachos del Colegio Bautista Hermano Tyson, de La Trinidad, Estelí, que vende un producto con un exquisito sabor llamado mole instantáneo de frijoles. Éste se elabora mezclando cada bolsita de media libra con una taza de agua caliente y listo, con eso usted obtiene una exquisita pasta de frijoles. Es un producto totalmente novedoso, yo no lo he visto en el mercado nacional, hemos visto frijoles molidos pero no frijoles deshidratados, como el de Trinimole.

El segundo lugar lo obtuvieron los muchachos del Colegio Público Ernesto Che Guevara, de Villa El Carmen, Managua, con la empresa “Naranja Agria El Carmen”, que vende en envases diversos el jugo de esta fruta procesado y pasteurizado.

Lo más importante del evento, es que los jóvenes por el simple hecho de haber sido seleccionados en sus diferentes municipios, fueron invitados a un hotel y allí fueron premiados, además de haber compartido sus éxitos y logros con personas de diversas empresas, jóvenes de otros departamentos.

De tal manera que el premio fue también haber vivido la competencia nacional de la Empresa Creativa. Pero eso no es todo, el Cuerpo de Paz y sus voluntarios les obsequiaron mochilas con diversos artículos que los jóvenes podrán utilizar en sus próximos estudios.