•  |
  •  |
  • END

La adolescencia es una etapa de transición de la niñez a la edad adulta, en este período de la vida el joven define su posición en la familia, en los grupos de compañeros y en la sociedad. Es una etapa muy difícil en donde se necesita mucho apoyo por parte de los padres. Durante la niñez, dependían principalmente de sus padres para el apoyo económico y emocional, así como para la orientación.

Sin embargo en la edad adulta se espera que sean independientes y que tomen decisiones que afectarán todo su futuro, en lo que se refiere a la escuela, al trabajo y relaciones personales.

Durante la adolescencia el joven tiene que enfrentarse a cambios físicos, adaptarse a lo que está de moda, al comportamiento de sus coetáneos y a las expectativas crecientes de la familia, profesores y demás adultos. Tienen que luchar con la necesidad creciente de sentir que “pertenecen a algo” y se sienten presionados a desempeñarse bien académica y socialmente.

Para algunos jóvenes, los problemas normales de la adolescencia se complican aún más porque se enfrentan a situaciones conflictivas en sus familias, en el colegio, en el vecindario o exposición al alcohol u otras drogas. Sin apoyo ni orientación, estos jóvenes pueden desarrollar comportamientos peligrosos para ellos y para otras personas. Estos comportamientos pueden incluir dejar de ir a la escuela, fugarse de casa, enfrentar y desafiar la autoridad de los padres, unirse a pandillas, consumir alcohol ó drogas, participar en actos en contra de la ley.

Algunos jóvenes pueden desanimarse mucho lo cual resulta en problemas de rendimiento escolar, aislamiento social y conductas que terminan haciéndoles daño a ellos mismos.

Consejos para padres con hijos adolescentes
Durante la adolescencia, los jóvenes empiezan a tomar riesgos y a experimentar. Ellos se comportan de esta manera porque su mundo está cambiando, están pasando del mundo centrado en la familia al mundo centrado en la comunidad, dentro del cual comenzarán a definir su propia identidad. Es posible que se junten con amigos que no le agradan a los padres y que prueben alcohol u otras drogas. También es posible que su vestimenta no sea del agrado de su familia pero ellos la escogerán así porque es la vestimenta de su generación, pueden comparar las normas de su familia con las de otras familias, o romper reglas impuestas por sus padres o la comunidad.

Con este comportamiento los jóvenes, están tratando de ver hasta dónde pueden llegar, están tratando, según ellos, de convertirse en personas que puedan vivir el día de mañana sin la orientación de sus padres. Ellos están tratando de inclinar la balanza del poder y la autoridad en su propia dirección. Es comprensible que los padres se inquieten ante el carácter desafiante de sus hijos adolescentes, también se preocupan porque ciertas actuaciones de sus hijos pueden amenazar su seguridad.

El papel del padre frente a un adolescente es muy complicado y no hay respuestas mágicas para resolver los problemas a los que se enfrentan, sin embargo, algunas estrategias como las que expondré a continuación pueden ayudar a los padres a apoyar a sus hijos durante la adolescencia y, al mismo tiempo reducir el riesgo de que su hijo u otras personas sufran daños graves:

1) Busque información sobre la adolescencia y el comportamiento propio de esa edad.

2) Debe hablar con su hijo respecto a los cambios físicos que sufrirá su cuerpo durante este período.

3) Recuerde que usted también fue un adolescente y que durante ese período sus sentimientos eran cambiantes. Ej: su enojo ante la autoridad, sus miedos, sus ambiciones y esperanzas. Así podrá entender mejor los cambios en la esfera psíquica de su hijo.

4) Escuche más y hable menos. En la mayoría de los casos, los jóvenes durante su infancia han pasado escuchando. Durante la adolescencia desean y necesitan tener la oportunidad de compartir sus sentimientos e ideas.

5) Debido a todos los cambios por los cuales están pasando, es posible que empiecen a ver las tradiciones familiares en forma diferente.

6) Háblele a su hijo adolescente de forma real sobre la vida, de las alegrías y penas que esta implica, enséñele a disfrutar de los buenos momentos y a enfrentar los malos ratos. Plantearle un panorama de la vida de que es siempre fácil o justa, o que uno siempre deber ser feliz, pueden hacer que los jóvenes se frustren fácilmente cuando se enfrenten a las realidades de la vida.

7) Siempre que pueda premie el buen comportamiento, esto es mucho mejor que criticar o castigar en caso de mal comportamiento. Las palabras hirientes o humillantes dañan la autoestima del adolescente.

8) Enseñe a su hijo adolescente que los derechos y responsabilidades van de la mano. Responsabilice más a su hijo por su propio bienestar y por el de la familia. Hágalo participar en los quehaceres de la casa y en las conversaciones dedicadas a decidir asuntos familiares. En ocasiones pida la opinión de su hijo, explíquele porque toma usted esta decisión. Permítale a su hijo que tome las decisiones respecto a cosas de su interés.

9) Ayude al adolescente en la transición de dependencia hacia la independencia. Estar al tanto de los intentos de su hijo de actuar de manera independiente le permitirá a usted brindarle apoyo en esos esfuerzos y orientarlo aún cuando al principio algunas decisiones no den los resultados deseados. Para los padres es difícil dejar de controlar las situaciones debido a que se preocupan por la seguridad de sus hijos, pero recuerde que los adolescentes podrán afrontar mayores responsabilidades si los padres los apoyan en su toma de decisiones y en enfrentar nuevos desafíos.

10) Aproveche el tiempo libre que tenga, dedique una parte de éste para pasar con su hijo adolescente. El adolescente empieza a alejarse de la familia y a pasar más tiempo en la escuela y con los amigos. Sin embargo, el tiempo compartido con padres afectuosos es muy importante porque ayuda al joven a desarrollarse emocional y socialmente. Participe en las actividades de su hijo fuera de la casa. Esto le servirá para demostrar su apoyo y le ayudará a mantenerse informado de la vida de su hijo.


Estimado lector si usted desea opinar sobre el artículo o quiere que se aborde un tema específico por favor escriba a articulospsiquiatria@hotmail.com

La Clínica San Francisco ofrece consulta los días jueves a precios reducidos para las personas de escasos recursos.


Dr. Javier Martínez Dearreaza.
Universitá degli Studi di Pavia-Italia.
Clínica San FranciscoDe donde fue camas Luna de Montoya 90 varas arriba.

Tel: 2222-2494 Cel.: 8877-1894