•  |
  •  |
  • END

Parte I.

Esta serie de artículos va dirigido especialmente a los padres de familia y a adolescentes, la población de nuestro país es en su gran mayoría joven de ahí el interés por presentarles lo que a mi juicio son los mayores problemas que enfrenta nuestra juventud, es también una forma de orientar a los padres para que se enteren de los problemas que pueden enfrentar sus hijos.

Al referirme a los adolescentes con problemas no entiendo que todos los adolescentes sean difíciles, o que esta sea una etapa en la que esos problemas sean normales o típicos sino que concibo los mismos como señales de que el adolescente está en dificultades y necesita ayuda, o dicho de otro modo, estas manifestaciones no son condiciones necesarias, ni indispensables en el desarrollo. En realidad, sólo entre el 20 y 30 % de la población adolescente experimenta dificultades graves.

¿Cuáles son entonces los problemas más importantes en la adolescencia?
1-Fracaso y deserción escolar.

El concepto de fracaso escolar varía de acuerdo con las diferencias individuales, las expectativas de los padres y maestros y la filosofía y las metas del sistema educativo.

La noción de fracaso escolar está referido al no lograr dominar los programas del año escolar o cuando no hay ajuste emocional a pesar de la adquisición de conocimientos o de haber logrado la promoción escolar.

¿Cuáles pueden ser las causas de fracaso escolar?
* Una de las principales causas de fracaso escolar es no considerar por parte de la escuela o del sistema de educación las diferencias individuales, el proceso de enseñanza está estandarizado, los profesores no están preparados para ocuparse del que va más retrasado, ni en los colegios hay secciones especiales en donde se dé enseñanza personalizada a estos alumnos, como resultado se deja o se preocupan menos por este joven que no avanza con el consiguiente resultado de un adolescente con fracaso escolar.

* Dificultades en la lecto-escritura. El aprendizaje y el dominio de una habilidad no se adquieren al mismo ritmo y velocidad. Cada persona tiene su ritmo, en función de esto se distinguen los lentos, los intermedios y los rápidos. Lógicamente los lentos se irán quedando rezagados, así volvemos al mismo problema anterior, son poquísimos por no decir inexistentes los colegios que tengan un plan para ayudar a estos jóvenes o lo mejor se encuentra un profesor comprensivo que desee apoyar, por lo general lo que sucede es que el joven no va al mismo ritmo de sus compañeros y esto puede causarle además del fracaso escolar, problemas de autoestima, depresión etc.

* Factores socio-culturales. El poderío de los medios de comunicación masiva desestimulan la práctica de la lectura, porque todo tiende a un aprendizaje visual.

El lector lento o con dificultades se desmotivará más rápidamente y leerá menos o no leerá del todo, le será difícil cumplir con los trabajos escolares y puede fracasar. Este adolescente experimentará minusvalía con respecto a su grupo y progresará menos, esto puede volverse un círculo vicioso.

* Problemas de concentración. Hay niños que tienen serios problemas de concentración y los arrastran a la adolescencia, puede ser el caso de que sufran un trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad, problemas depresivos, trastorno obsesivo compulsivo, problemas por dependencia de drogas, por problemas de soledad, aburrimiento, enfermedades orgánicas etc.

Los profesores son los primeros en darse cuenta de estos problemas por lo que deben buscar la forma como contactarse con los padres para tratar de ayudar a estos jóvenes, ante esta situación lo más aconsejable para un padre es buscar la ayuda de un profesional.

* Factores que pueden precipitar el fracaso escolar. Los problemas familiares desestabilizan mucho al adolescente y como consecuencia disminuyen su rendimiento escolar.

Una relación padre-hijo inadecuada, interrumpida, pudieran provocar fracaso escolar, fugas del hogar, pandillerismo y autoagresión.

Un estilo de crianza sobre protectora en especial por parte de la madre con un hijo varón provoca que este último para contrariar a la madre y mostrar su hombría decline actividades escolares, dedicar una parte del tiempo a las actividades extra escolares y provocar fugas cortas del hogar. Estos jóvenes temen las responsabilidades exigidas por ser varón, desean independizarse de la madre y sienten que no pueden estar a la altura de las demandas, hacen de la apatía una virtud y el hecho de no ambicionar nada y de no sentir la importancia de las cosas, un signo de masculinidad.

* Dificultades en la comunicación alumno-profesor pueden promover el distanciamiento de la escuela y dañar la autoestima del adolescente.

* Las inasistencias escolares por enfermedad y la actitud que asume el adolescente es un factor a observar porque pudiera escudarse en ella y exagerarla de consecuencia es necesario saber interpretar este hecho.

* Factores pedagógicos como no poseer los conocimientos adecuados para cursar un año escolar provocan apatía, el rechazo o la indiferencia al aprendizaje. Esta vivencia de las dificultades para aprender lo conduce a tomar la decisión de abandonar la escuela lo que le generará angustia y depresión.

* Factores socio-económicos. Las diferencias sociales conllevan a distintas experiencias de aprendizaje. Los estudiantes que abandonan sus estudios presentan problemas vocacionales y sociales. El mundo globalizado está cada vez más tecnificado, demanda de fuerza de trabajo calificada y disminuye los empleos que no requieren calificación. El aumento en los índices de desempleo insta a los jóvenes a continuar estudiando de modo que pueden estar al margen del mercado laboral por un tiempo más prolongado. Hay adolescentes que no les interesa la escuela y aspiran a independizarse de su familia. A esta edad es muy difícil que puedan encontrar un trabajo y si lo encuentran son trabajos de muy baja categoría o lugares en donde los explotan, lo que ocurre generalmente es que se quedan sin ninguna actividad, la no pertenencia a ningún grupo formal lo induce a incorporarse a grupos informales de jóvenes con circunstancias de vida comunes y aparecen entonces los problemas de drogadicción, delincuencia juvenil y promiscuidad.

Deserción escolar
Los adolescentes que rechazan ir al colegio con frecuencia tienen dificultades para separarse de sus padres, y este problema puede haber tenido origen ya en la escuela primaria. Este problema puede manifestase en forma de molestias del tipo dolores de cabeza o estómago. Si un adolescente es renuente a asistir al colegio, lo más conveniente es que sus padres se pongan en contacto con el colegio e informarse si no está siendo acosado por algún compañero. El acoso es un problema serio que puede llevar al adolescente a que considere ir al colegio como una experiencia solitaria, miserable y amenazadora, puede dar lugar a problemas del tipo de ansiedad y depresión, falta de confianza en sí mismo y dificultades para hacer amigos. Es difícil concentrarse adecuadamente cuando uno está preocupado sobre sí mismo o sobre lo que ocurre en casa. Aunque la presión para hacerlo bien y para aprobar los exámenes suelen proceder de los padres o los profesores, los adolescentes generalmente desean hacerlo bien y se presionan a sí mismos si se les da la oportunidad. El insistir de forma excesiva en que el adolescente apruebe los exámenes podría ser contraproducente.

Dr. Javier Martínez Dearreaza.

Universitá degli Studi di Pavia-Italia.

Clínica San Francisco.

De Camas Luna Montoya 90 varas arriba.

Tel. 2222-2494 Cel. 8877-1894

Estimado lector si desea opinar sobre este artículo o que se trate algún tema específico por favor escriba a articulospsiquiatria@hotmail.com