•  |
  •  |
  • END

Si bien el año 2010 lo cerraron con la aprobación de la Ley de Bienestar y Protección Animal, luego de ocho años de lucha; el 2011 esperan abrirlo con la reglamentación de la misma y la puesta en práctica de la ley.

De acuerdo al Dr. Enrique Rimbaud, Presidente Fundación A.Mar.Te. (Movimiento por la Protección y Bienestar Animal de Nicaragua), tras la aprobación, le sigue un proceso constitucional que puede tomar más de 60 días, y es el estudio y reglamentación de la misma.

Luego de ocho años de espera han aprendido a tener paciencia, pero también a luchar por lo que quieren, es por eso que los abogados de la fundación se han dado a la tarea de trabajar en sus propuestas para presentarla a las autoridades correspondientes y agilizar el proceso.

Mientras, los militantes de esta causa en pro del bienestar y protección animal no le dan tregua a sus propósitos. La más reciente misión que se han planteado es la de rescatar a los animales que habitan en las fuentes de los parques municipales en condiciones deplorables. A petición de algunos pobladores de La Ciudad de las Flores, Masaya, el equipo de la fundación A.Mar.Te. fue a comprobar la veracidad de la información.

Tras confirmar que 80 tortugas habitaban en medio de la basura y la lama en las fuentes del Parque Central, establecieron vínculos con las autoridades de la capital del folclore, para solicitar el traslado de los quelonios a un lugar que preste condiciones para su desarrollo y ahora se encuentran en contacto con el Alcalde Félix Trejos, a quien le solicitan hacer valer el derecho de estas especies. “En su momento le planteamos a las autoridades las posibilidades de traslado y liberación de las mismas para que no siguieran sufriendo, haciéndose la Fundación A.Mar.Te. cargo del transporte y traslado, recibiendo respuesta positiva de la Vicealcaldesa, de la Directora de Medio Ambiente de la Alcaldía, y de la Delegada de MARENA.

Cuando teníamos todo preparado para el mismo, este domingo nos informan que usted se niega al traslado, manifestando su voluntad de quedarse con las tortugas en su parque”, cita el segundo párrafo de la carta que le enviaron al alcalde, como primer contacto para iniciar el vínculo.

Para el Dr. Enrique Rimbaud, en un país como Nicaragua que firmó como Estado signatario el 11 de enero de este año la Declaración Universal de Bienestar Animal, y que el 2 de diciembre votó en la Asamblea por unanimidad a favor de la Ley de Protección y Bienestar Animal, no puede tener animales en cautiverio en condiciones deplorables, como es el caso de las tortugas que habitan en el Parque Central de Masaya.

“Son más de ochenta tortugas que viven en agua lamosa, eutrófica, totalmente enverdecida por los
desequilibrios metabólicos existentes, sin comer, y cargadas de basura que tiran y arrojan a las fuentes los miles de vecinos que diariamente atraviesan ese parque”, afirmó Rimbaud.

Entre las demandas de la fundación se encuentran: el traslado de las tortugas a un hábitat más saludable o bien, de permanecer en el parque solicitan el compromiso de las autoridades del municipio de garantizar la “limpieza de las fuentes tres veces a la semana, protección con malla fina de las mismas para que los transeúntes no arrojen basura, desparasitación y vitaminación de las tortugas cada tres meses, alimentación adecuada de las tortugas, con abundante fruta dos veces por día, y pescado tres veces por semana”. La demanda hizo eco días después, como pudimos comprobar la fuente fue mandada a limpiar, desafortunadamente la polémica va más allá de si la limpian o no, pues las tortugas son víctimas de la poca cultura ambiental de algunos de sus habitantes, quienes ocupan las fuentes de basurero, depositando papel, bolsa o lo que les sobre o les estorbe en las manos.

Pero éste es sólo un ejemplo de varios que hay en los parques municipales, como lo es el cocodrilo de la fuente en Corinto. Aunque los animales en los parques se convierten en atractivo para los visitantes, éstos no prestan las condiciones. Para el Dr. Rimbaud es contra la ley y contra lo que el país ha firmado como convenio internacional.

En esta etapa están agotando la vía de la razón y el dialogo, el próximo paso será hacer un plantón para demandar el bienestar de esos animales en cautiverio, informó el especialista.

Por el momento, la ley sirve de respaldo jurídico en pro de la causa y a eso se refiere el Dr. Rimbaud cuando dice que el proceso de implementación y aplicación de la ley toma su tiempo, y quizás tome más del esperado.

Aún suena un poco utópico suponer que una denuncia de violencia y maltrato animal puede tener prioridad en comparación a los muchos casos que a diario ocupan las páginas de Sucesos en los diferentes medios de comunicación y aunque se las ingenian para lograrlo, el camino está hecho, para 2011; esa es la meta luchar por el bienestar y la protección del derecho animal
¡Porque los animales nos importan!