•   PARTE II  |
  •  |
  •  |
  • END

La gente que va a las emergencias de los hospitales regionales y de referencia nacional del Sistema Público de Salud, usualmente se queja más por la espera que por el tratamiento que recibe, una vez atendida su dolencia.

Sin embargo, la atención, según coinciden, no es tan “humanizada” como lo sostienen las autoridades del sistema.

Cuando se les pregunta al respecto, la mayoría concuerda en que está “regular”. Algunos a secas responden que “buena”, y lo indican de diversas maneras. No es común que digan que es “satisfactoria”.

Julio Zeledón, originario de Río Blanco, cuenta que llegó de emergencia al Hospital Regional de Matagalpa porque su papá recayó con cáncer. “Hace dos meses fue operado por tumor en la próstata, pero ha vuelto a tener dolor, entonces me lo traje aquí(al hospital), en la mañana, y hasta las cuatro de la tarde lo atendieron”, refiere.

Pero “lo dejaron internado, en observación como dicen, porque mi papá ya tiene 60 años. No voy a hablar mal de la atención porque para qué, le dan comida y los medicamentos, pero lo único que no me gusta de los hospitales es que uno espera mucho”, comenta.

Él es la única persona que cuida a su padre. Duerme en una pensión donde le cobran por noche 80 córdobas, y por comida 35. “Busco lo más barato, porque cuando uno viene al hospital nunca sabe cuándo el paciente empeora o mejora, cuesta que los médicos se lo expliquen a uno”, refiere.

Zayda Mejía, originaria de Matagalpa, también dice que en “emergencias” siempre se espera, por una u otra razón. “A veces pasa que la sala está muy llena, llena de pacientes, y otras veces es porque no están los médicos, ya sea porque están atendiendo a un paciente más grave o están en la sala de internados, eso es lo que uno escucha”, indica.

Aseguran exámenes especiales

Aunque refiere que, en su caso, acude al área cuando su hijo está con gripe o con dolor. “Procuro sólo venir (a emergencias) cuando eso pasa, pero con los niños uno sale más rápido cuando la enfermedad es respiratoria; bueno yo he tenido esa suerte, ya que hay una salita sólo para la atención de niños con gripe o tos”, resalta.

En cuanto a los medicamentos, Mejía señala que siempre se los garantizan. “Antes de 2007, era más difícil que se los dieran a uno, y ahora sí los entregan, ésa es una verdad”, plantea.

Mariela Cruz, habitante de Rubenia en Managua, tampoco se queja de eso. “A mi mamá le garantizaron la tomografía que requería, en eso no tengo queja, pero sí me quejo del desaseo que hay en los inodoros, me quejo porque no atienden con la rapidez que requieren los casos, y me quejo del trato que dan los enfermeros”, subraya.

Médico no atienden por contestar celular

Hace 15 días, Cruz tuvo que llevar a su madre al Hospital “Roberto Calderón”, también conocido como “Manolo Morales”, porque tenía “punto” de derrame, sin embargo, según ella, el médico en vez de atenderla, se dedicó a hablar por celular.

“Él recibió una llamada de una dama de Costa Rica, según oí, y emocionado comenzó a hablar con ella, pasó volando lengua, mire, como 20 minutos, mientras tanto yo y mi mamá esperábamos a que se dignara a atender el mal que le aquejaba a ella, y hasta que terminó de hablar con la dama nos atendió, aunque fue amable, pero nos hizo esperar ¡por una llamada del celular!”, apunta.

Añade que los enfermeros tienen la misma actitud. “Ellos pasan hablando por el celular, y, prácticamente, no se comunican con los pacientes. Se distancian de ellos. Yo pasé con mi madre 12 horas en observación en el “Manolo Morales”, toda una noche, y le puedo decir que esa fue una noche de terror, porque vi mucho maltrato de parte de los enfermeros, y allí el fiscal ni se apareció, ni se notó, ni se sabe que existe. Yo lo denuncio porque no me voy a llevar ese pecado”, recalca.

Por otro lado, en los hospitales regionales y de referencia nacional, es frecuente ver indigentes enfermos y alcohólicos, que no siempre reciben un trato humano. En la capital, por ejemplo, no son tan afortunados.

Cruz fue testigo de eso. “A los indigentes y a los borrachos ni mente les ponen. Uno ve que allí los dejan tirados, y los enfermeros los descuidan. En la sala de observación había un indigente epiléptico y no lo atendieron. Tuvimos que intervenir los familiares del resto de pacientes para que le pusieran mente”, subraya.

A los borrachos, en tanto, suelen bañarlos con mangueras. “Como animales. Es vergonzoso y cruel ver eso, porque el alcoholismo --hasta donde entiendo-- también es una enfermedad. Yo me preguntó: ¿Por qué eso no lo fiscalizan? ¿Por qué dan ese trato?”, inquiere la señora.

No siempre permiten a familiares

Otra situación común es la queja generalizada de que por la noche no les permiten estar con el paciente. Hamilton Romero es parte de ese grupo. “Arrimó” a las 9 p.m. al hospital de León, y pasó molesto porque no le permitieron el ingreso.

“No me dejan entrar, creen que uno viene a jugar aquí. Ya llevo dos horas esperando que me den acceso y nada, se hacen los locos. Parece que el hospital está lleno y por eso no nos dejan estar con nuestros pacientes”, menciona a EL NUEVO DIARIO.

Hugo Ocón también lucía inquieto, porque quería ver a su mujer. “Ella va a parir, pero bueno, está con ella mi suegra, y eso me tranquiliza. Aunque no puedo esperar toda la madrugada para verla, pues tengo que regresar a la casa porque entro al trabajo a la seis de la mañana, no me puedo desvelar más”, explica.

Sobre lo anterior, los fiscales afirman que hay “pobladores mentirosos, que dicen que el paciente está solo, cuando en realidad hay otro que está velando por él. Ya hemos detectado eso, y la realidad es que en las salas no se puede tener a dos familiares por paciente, porque son pequeñas”, exponen.

En Rivas, lo que más incómoda es la tardanza. “Pasan horas con una embarazada, y uno debe esperar y esperar. Otras veces nos hacen esperar por los accidentados, entonces venir aquí (a las emergencias) no es nada grato… de emergencias sólo tienen el nombre”, manifiesta Karla Molinares, quien recurre al área por migraña.

Entre tanto, Otilia Ortiz, originaria de Rivas, expresa que sólo va a emergencias cuando está “palmada”. Cuando “tengo riales buscó un privado, porque rápido me atienden, pero ahorita que estoy sin trabajo, ni modo: vengo a morir aquí (al hospital de Rivas)”, insiste, tras indicar que su mal es una úlcera en el estómago.

Para muchos, es la única opción

En cambio, Maura Elena López, de León, menciona que como es “pobre”, los hospitales públicos son su única alternativa. “¿Y para dónde, si vivo de la lavada y la planchada, y sólo me pagan un córdoba por pieza? Pero al menos nunca me falta la acetaminofén para el dolor de varices y de cabeza”, señala.

Jorge Luis Sequeira, de Managua, tampoco tiene otra opción. El chavalo cuenta que vive de la carga de maletas en el mercado de Mayoreo.

“La gente me da lo que puede y lo que quiere. Entonces si me siento enfermo voy al hospital (público). Hace tres días que ando con un dolor de cabeza que no se me quita. He tomado de todo, pero no se me quita, y cada vez que vengo está llena la emergencia, y me aburro de esperar y luego vuelvo, así he pasado toda la semana”, añade.

Odalis Lanzas, de León, por su parte, agrega que en la entrega de exámenes también hay tardanza.

“Yo vine al hospital por los riñones, vine a la una de la tarde y me atendieron a las tres, luego me mandaron a un examen de orina y hasta las siete de la noche me entregan los resultados. Entonces toca esperar. Ni modo, ¿qué vamos a hacer?”, suspira.

Otros como Paulino Colindres, de Managua, advierten que por los “malos salarios” sólo pueden optar al sistema de salud público.

“Aquí (en Nicaragua) no se gana tan bien como en Costa Rica. Yo soy obrero, y con 2,500 córdobas no ajusto al mes. El salario no me da para pagar un hospital privado, lo único que puedo hacer es ir al público donde uno ve que todavía atienden según el ánimo del médico y del resto del personal: si están bien, atienden bien; si están mal, atienden mal… es la vida del pobre”, asegura.

Lo positivo

Lo positivo en las áreas de emergencia es que a las mujeres embarazadas o con síntomas de aborto, como las que presenta sangrado uterino anormal, reciben una atención inmediata. Ninguna espera. Los niños también son priorizados.

De acuerdo con los oficiales de trámites hospitalarios, que son quienes están en la ventanilla de Admisión de las salas de emergencia, la orientación de las autoridades del Ministerio de Salud, Minsa, es darles la prioridad, porque entre otras cosas quieren cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio de cara a 2015, que conlleva a la reducción en la mortalidad materna, a mejorar la salud materna, y a la disminución de mortalidad infantil, según los oficiales.

Debe saber:

El médico especialista posee, por lo general, dos títulos universitarios, a veces tres; con al menos una maestría, a veces dos, y que fundamentalmente coordina y toma las decisiones difíciles de atención. También hace trabajo asistencial, es decir, atiende pacientes, está con los más  graves. Se conocen como los “más populares”, los ginecólogos, los pediatras y los internistas.


Médico especialista en Medicina Interna (internista): cuenta con dos títulos universitarios; es especialista en enfermedades crónicas, asma, neumonía, problemas cardiacos. No debe confundirse con el médico interno, quien es el estudiante del quinto año de la carrera de Medicina. 

Especialidades en el Sistema de Salud Público: Cirugía, Pediatría, Ginecología, Otorrinolaringología, Ortopedia, Cirugía  Vascular y Plástica. Así como Uroginecología, Ontología, Maxilofacial, Dermatología, Cardiología, Fisiatría, Psiquiatría, Infectología y Epidemiología.


Médico de base: tiene las mismas características de un médico especialista. Está a cargo de turnos de 12 horas, de modo que debe responder por las decisiones que se toman cuando está al mando.

Fuente: Sondeo de EL NUEVO DIARIO.

“Uno viene a las emergencias por necesidad porque atienden con demasiada lentitud, uno se aburre de tanto esperar”. Eveling Molinares.


“Lo que me parece bueno es que uno ve que a las embarazadas las atienden más rápido, eso es bueno”.

¿Qué dicen los cibernautas?

La atención médica en las áreas de emergencias del país es:

A. Mala………………………… 454

B. Regular……………………….. 84

C. Buena…………………………. 77

D. Muy Buena…………………….. 44

E. Excelente ………………………… 31

Fuente: Sondeo de Web de EL NUEVO DIARIO, END.


Lea mañana Tercera y Última Entrega: Las soluciones de ciudadanos y expertos para mejorar la atención en las emergencias del Sistema Público de Salud.