•   III Y ÚLTIMA PARTE  |
  •  |
  •  |
  • END

La realidad del sector doméstico en Nicaragua no cambiará de un día a otro. Así lo aseguró a EL NUEVO DIARIO el sindicalista Luis Barbosa, líder del Frente Nacional de los Trabajadores, FNT, afín al gobierno.

Barbosa afirmó que el Ministerio del Trabajo, Mitrab, ya se comprometió con los sindicalistas a inspeccionar, durante 2011, para que los empleadores asuman “la responsabilidad” de pagarles el salario mínimo a sus domésticas y de inscribirlas en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS.

“Esperamos que eso se ejecute. Claro que no se irá a barrios como San Judas o el Dimitrov, los barrios pobres no se inspeccionarán, porque, primero: de ahí salen las domésticas, y, segundo: la gente que tiene trabajadoras en esos barrios, aunque quiera pagarles 2,500 córdobas no pueden porque el salario no da, pero sí se irá a las casas de los ricos”, agregó.

Nuevo convenio laboral

Silvia Carranza, secretaria del Sindicato de Trabajadoras Domésticas “Arlen Siu”, adscrita a la CST “José Benito Escobar”, añadió que el año pasado impulsaron un convenio laboral, precisamente, para mejorarle la vida al sector descrito.

“En el convenio se establece que se les respeten los derechos a las domésticas (como la Seguridad Social), el Mitrab también es parte de la iniciativa, y en 2011 esperamos ratificarlo ante la Organización Internacional del Trabajo, OIT”, mencionó.

Campaña para “concienciar”

El experto en Seguridad Social, Manuel Ruiz Arias, sin embargo, destacó que lo primordial es que las mismas trabajadoras domésticas “estén convencidas” de que es necesario afiliarse al INSS, por ejemplo.

“Ellas deben tener claro que no se trata de un impuesto, sino de un pago, que es bajo, y que les será de gran utilidad. También, hay que hacer conciencia para que el empleador tenga el deseo de contribuir a mejorar la vida de estas personas”, apuntó.

Pero Ruiz insistió que “se requiere que el INSS contribuya con un sistema de pago atractivo. El INSS puede establecer pagos por semestre o cuatro veces al año para que el empleador las asegure. Además, cada año el INSS debe reportar la cotización”, planteó.

Ciberlectoras: ¿dispuestas al trabajo doméstico?

Con la idea de indagar en el tema del sector doméstico, el equipo Web de EL NUEVO DIARIO, bajo la dirección de la periodista María José Amador, encuestó esta semana a las ciberlectoras.

Inicialmente se les preguntó: Si usted no tuviera trabajo, ¿se animaría a ejercer como empleada doméstica? Un 68% respondió que sí y un 32% que no.

Luego, a mediados de la semana la pregunta varió: Si usted no tuviera trabajo, ¿se animaría a ejercer como empleada doméstica en Nicaragua? Hasta ayer un 50.79% indicaba que sí y un 49.21% que no.

Un ejemplar apoyo del CDI en Ocotal

A las empleadas domésticas no les va bien, pero al menos en Ocotal, Nueva Segovia, al norte del país, se les ayuda con la crianza de sus hijos.

Desde su fundación, en 1984, el Centro de Desarrollo Infantil, CDI, en Ocotal, les cuida los niños a esas mujeres, estableciendo la cuota mínima de pago, “a pesar de que el CDI sobrevive a como puede”, aclaró su directora, la reconocida profesora Vilma Medina.

La profesora Medina comentó que el CDI atiende a 80 menores, cuyas madres son domésticas. “Ellas ganan, en el mejor de los casos, de 600 a 800 córdobas, la mayoría tiene un sueldo de 500 córdobas, y son raras las que ganan mil córdobas”, dijo.

“Entonces las apoyamos como podemos, porque no recibimos mucha ayuda (del Gobierno)”, explicó.

Detalló que lo más que pagan por el cuido, es 80 córdobas al mes. “Y les vemos los niños hasta las seis de la tarde porque trabajan hasta diez horas. Incluso, hay maestras que se los llevan a sus casas porque la mamá a veces está planchando y le agarra la noche”, expuso.