•   LAS MINAS, RAAN  |
  •  |
  •  |

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, acaba de concluir con éxito el proyecto de apoyo para la rehabilitación y recuperación de capacidades productivas en 54 comunidades en el municipio de Rosita, en la Región Autónoma del Caribe Norte.


A la par, también se encuentran contentas cuatro mil familias, porque con apoyo de la FAO, tienen garantizada la seguridad alimentaria, además de la oportunidad de generar ingresos económicos propios con la comercialización de cosechas alimenticias.   
La FAO abarcó 46 comunidades mestizas y ocho indígenas en esa localidad. El programa consistió en entrega de semillas y aves, equipos y herramientas, organización de bancos de semillas, además de asistencia y capacitación. Logró revertir un estado de tribulación y drama a un período de superación y esperanza, en cambios de una vida mejor, contribuyendo de esa manera a la reducción de la pobreza.


“Hoy podemos decir que somos hombres y mujeres que convivimos en mejores condiciones, el futuro de nuestras familias es de un seguro porvenir; el hambre, las penurias han quedado atrás, en gran parte, gracias al apoyo de la FAO”, dijo Noel Palacios García, líder comunitario en Rosita.

Elevando capacidad productiva
Las expectativas promisorias de cuatro mil socios del citado proyecto, se sintetizan en elevar las capacidades productivas con enfoque solidario, sostener la seguridad alimentaria, mejorar las condiciones de vida y generar mayores ingresos económicos.
El proyecto se que llevó a cabo el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo, PNUD, con financiamiento de la Unión Europea y de fondos propios de la FAO ejecutó en el marco del programa apoyo para la rehabilitación y reconstrucción de los medios de vida y desarrollo socioeconómico en áreas afectadas por el huracán “Félix” en la RAAN.


“Gracias a la FAO, ahora alimento a mis hijos de manera regular, completamos la mayor parte de las necesidades de la familia y pensamos convertirnos en productoras de prestigio; nuestras vidas han cambiado, ahora vivimos mejor”, confió doña Rita González Martínez, una beneficiaria campesina de la comunidad Buena Esperanza, en Rosita.  


Marcos Sotelo Sandino, coordinador de la FAO en Rosita, valoró de exitoso el proyecto de apoyo para la rehabilitación y recuperación de las capacidades productivas en 54 comunidades en el municipio de Rosita, porque los objetivos propuestos, enfocados a la producción de alimentos con política de fondo revolvente en especie, esto último para que los socios tengan disponibilidad de semillas de siembra para los siguientes ciclos agrícolas, están cumpliéndose al pie de la letra.

2,500 quintales de semilla certificada
En los 18 meses de ejecución del significativo proyecto productivo en las 54 comunidades de Rosita, la FAO entregó 2 mil 425  quintales de semilla certificada de frijol en Apante 2009-2010 para la siembra de 2 mil 890 manzanas, de las que se obtuvo una producción de 22,000 quintales de frijol; de los cuales el 30 % lo destinaron al  consumo (6,600 quintales), esto representa alimento para 6 meses a las familias beneficiadas.


Un 10 % (2,400 quintales) lo destinaron para la siembra de 2 mil 750 manzanas. Esta semilla fue almacenada en los bancos de semilla, y permitió a los socios y socias la siembra en Apante 2010/2011.
El restante 60% fue destinado a la comercialización, que corresponde a  13 mil 200 quintales, que vendieron a 700 córdobas el quintal, por lo que tuvieron un ingreso de 9.2 millones de córdobas.  
Sotelo asegura que el logro más significativo corresponde al aumento de  la seguridad alimentaria  de las familias, y al aseguramiento de  la semilla de siembra para el próximo ciclo.

Entregas en detalle
En la Costa Caribe, el único municipio que tuvo asegurado 2 mil 400 quintales de semilla de frijol fue Rosita (autosostenible), pues en el país, por efectos de la sequía, no hubo oferta de semilla de frijol.


Igualmente, la FAO entregó mil 800 quintales de semilla certificada de arroz de la Variedad INTA Dorado. Se sembraron 1,561 manzanas con una producción de 40 quintales por manzana, para un total de 72,000 quintales. Se aseguró el alimento de las 4,000 familias durante este año y la comercialización del 50%, y la semilla para siembra en el próximo año. El valor monetario de la producción de 72,000 quintales, con el precio de C$220 el quintal de arroz en granza, es de C$15.8 millones.


De la misma manera,  esta organización internacional distribuyó 110 mil 625 cormos de plátano de la variedad Cuerno Enano, los cuales se encuentran en etapa de inicio de la cosecha. La producción estimada es de cien mil (100,000) cabezas o racimos de plátano con un promedio de 40 unidades por racimo, cuya producción total es de cuatro millones de unidades de esa musácea. El valor monetario  es de ocho millones de córdobas, a un precio de venta de dos córdobas por  unidad. Asimismo, la FAO entregó 4 mil gallinas y 400 gallos de la raza hy line brown a 400 mujeres jefas de familias. Las gallinas se han adaptado bien y alcanzan el 70% de postura. Actualmente se están produciendo  un total de 2 mil 800 huevos diarios con un precio de venta de 3 córdobas por unidad,  lo que representa un ingreso de 168 mil córdobas por mes, además, que mejora la dieta y la economía de las familias en las comunidades.


También entregó mil 800 paquetes de herramientas (cada paquete contiene: una pala, una macana, un machete, una lima);  250 silos metálicos y 180 barriles plásticos para almacenar granos en los bancos de semilla; 510 láminas de zinc  y 527 bolsas de cemento para el techo de 17 bodegas de los bancos de semilla.


A la vez, entregó 660  rollos de malla ciclón para gallineros de 400 mujeres beneficiadas con gallinas; 72 bombas de mochila manual para las aspersiones de los cultivos; 20 botiquines veterinarios para la prevención y el tratamiento de enfermedades a las gallinas, y cinco probadores de humedad para granos.


De acuerdo con el ingeniero Marcos Sotelo, las funciones de los bancos han estado enfocadas a que a través de ellos, la FAO hace entrega a las comunidades de semillas e insumos de calidad, después de haber obtenido la producción devuelven la semilla que recibieron para asegurar la siembra del próximo ciclo. Esto pasa a formar parte del fondo revolvente que los bancos de semilla manejan para garantizar la seguridad alimentaria de las familias y de las comunidades.


Las comunidades y sus habitantes entran a una dinámica diferente, donde ellos son los que gerencian el fondo revolvente que representa la semilla e insumos que obtienen a través del proyecto.


El proyecto para la rehabilitación y la recuperación de las capacidades productivas lo ejecutó la unidad de coordinación del programa de emergencias bajo supervisión directa de la representación de la FAO en Nicaragua, y las unidades técnicas correspondientes en estrecha colaboración y coordinación con el Magfor Inta, Secretaría de Producción del Gobierno Regional de la Costa Caribe y gobierno local.


La representación de la FAO en Nicaragua ha centrado sus acciones y esfuerzos principalmente en actividades y proyectos que se enmarcan en las políticas globales del Gobierno para el desarrollo y fomento de la producción agrícola en general, y la conservación de los recursos naturales, enmarcados en el concepto amplio de seguridad alimentaria que contribuyen a la reducción de la pobreza en el país.

 

Rubro    Producción    Precio de venta    Ingresos  C$
Frijol     22,000 quintales     C$ 700 el quintal    15.4 millones
Arroz     72,000 quintales    C$ 220 el quintal en granza    15.8 millones
Plátano     4,000,000 de unidades     C$ 2.00 cada plátano     8 millones
Gallinas     4,400 gallinas     C$ 3.00 cada huevo    168 mil córdobas por mes

 

El cuadro muestra los resultados del proyecto, la producción obtenida, el precio al que vendieron y los ingresos obtenidos.