•  |
  •  |

Durante varias décadas se consideró que la radio y la televisión eran los mecanismos de información y a su vez elementos claves en la generación de contenidos y transmisión de mensajes. Estos inventos revolucionaron la primera y segunda parte del siglo XX, respectivamente.

Para muchos son considerados “grandes creaciones insuperables”. No obstante, el nacimiento de internet representó un “boom” tanto para la sociedad adulta como la actual, quienes han calificado este invento en expansión como uno de los medios de comunicación por excelencia.

Internet vino a dar valores agregados que ni la televisión ni la radio ofrecían, entre los que destaca la retroalimentación, la comunicación instantánea, el uso de multimedia, entre otros. Con el uso de la “red  de redes” se han movilizado en gran medida las masas, sin importar la posición geográfica. Con un sólo “click” se han iniciado campañas para derribar regímenes, se han publicado escándalos y se han izado banderas ideológicas o bien se las ha atacado. Hoy en día,  internet funciona como las famosas páginas amarillas: “Si no estás en internet no existís”.

Sin embargo, fue con la elección de Barack Obama como presidente de Estados Unidos de América, en 2008, que se puso en evidencia el impacto de las redes sociales en la política de un país desarrollado, donde el equipo de campaña del actual presidente utilizó de una forma extremadamente eficiente la internet.

El norte de África
Tres años después, en 2011, y luego de 30 años de dictadura en Egipto y 20 en Túnez, las movilizaciones que tienen al borde del colapso al primer país y sacaron del poder al presidente tunecino, fueron convocadas a través de internet, donde las principales redes sociales Facebook y Tiwtter jugaron un papel crucial para establecer un cambio político y social en esas naciones.

Sin embargo, el bloqueo de internet fue una de las medidas que tomó el gobierno de Egipto para detener las manifestaciones y el flujo de información que se emitió por este medio al resto del mundo, obligando a las diferentes compañías a cerrar sus operaciones en ese país.

Pero eso no desanimó a los miles de manifestantes, quienes a través de sus teléfonos móviles lograron “postear”, mediante mensajes de textos, información de último momento, gracias a la aplicación de las redes sociales referidas.

Este bloqueo llevó a los gigantes de internet: Google, Facebook y Twitter a pronunciarse ante la medida impuesta por el gobierno egipcio y manifestaron que “a nadie le debe ser negado el acceso a internet”, y que “la situación en Egipto es un asunto que resolverán el pueblo y el gobierno egipcios, limitar el acceso a internet a millones de personas es un tema de preocupación para la comunidad global”, sostuvo el portavoz de Facebook, Andrew Noyes.

100 usuarios por minuto
Actualmente, millones de personas son parte del tráfico de las dos redes citadas. Facebook alcanzó en julio de 2010 los 500 millones de miembros registrados. En términos de población sería el tercer país más poblado del mundo después de China e India, el número por minuto de nuevos usuarios llega a los cien, mientras Twitter hasta septiembre del pasado año tenía a 175 millones de usuarios registrados, según datos de los mismos portales electrónicos.

De acuerdo con estadísticas del  portal electrónico, Internet World Stats, dedicado al estudio de las World Wide Web a nivel internacional, se estima que en Nicaragua hay 500,000 usuarios de internet (10% de la población) y de esos, 224 mil 220 tienen cuentas en Facebook (50 % de los usuarios).

Sin embargo, estos datos podrían quedarse cortos si tomamos en cuenta que en nuestro país hay funcionando unos 3.5 millones de teléfonos celulares, muchos de ellos con capacidad para tomar fotos y hasta videos.  El impacto que podría tener esta tecnología en el futuro político y de la capacidad de movilización de las masas en nuestro país es todavía un tema que no se ha estudiado a fondo.
Estos datos revelan el impacto de internet en la sociedad, donde se ha visto una masificación de esta herramienta como método de comunicación, donde  las fronteras geográficas pasan a un segundo plano.

La innovación en el ámbito de la incidencia política más relevante son las plataformas 2.0, donde el contenido es generado por el mismo usuario. En Estados Unidos el número de los lectores de los diarios más importantes en internet supera a la versión escrita, por la capacidad de interacción que permite con el lector, es decir que los ciberlectores pueden “postear” sus comentarios o hacer sus observaciones en determinado tema. Este fenómeno también se aplica a los medios de comunicación escrita de Nicaragua.

Cibernautas y procesos informativos
Según Félix Maradiaga, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Americana, UAM, internet ha logrado particularmente --a través de las redes sociales y el uso de blogs-- que se modifique la noción tradicional del usuario, o consumidor de información, y más bien lo hace copartícipe del proceso informativo.

De igual forma, manifestó que la tecnología facilita la democratización de las formas en que los usuarios intercambian información. “Cada día se están agregando más y más personas a este debate de la era internáutica y eso lo que permite es que los métodos más tradicionales de participación política que implicaban ciertas limitantes, sean removidas por el uso de internet”, explicó el especialista.

“Las barreras físicas como la distancia, también las orientadas a la seguridad de las personas, sobre todo en contextos donde hay cierres de la participación y de la democracia y de poder manifestarse, eleva el costo físico para la integridad de las personas, entonces internet minimiza ese costo”, indicó.

Impacto de las redes sociales
Por otra parte, se han observado casos alrededor del mundo que demuestran el impacto de internet y el uso de las redes sociales. La organización cibernética “Un millón de voces contra las FARC” ahora es considerada unas de las protestas cívicas más numerosas a nivel global en la historia. Ésta fue construida a través de Facebook.

Luego de analizar este ejemplo, Maradiaga agregó que las redes sociales tienen un enorme poder, ya que son una plataforma para involucrar sectores de la sociedad que usualmente no se involucran, a menos que haya una presión de mayor magnitud. “En Nicaragua se está viendo un despertar de la clase media, que históricamente ha sido muy cómoda e indolente, las luchas sociales las han hecho los movimientos de base social o las elites políticas. Las redes sociales tienen ese poder de cambiar esa tendencia histórica, porque son una plataforma para involucrar a sectores que usualmente no participaban antes”, sostuvo.

Por su parte, el bloggero y pirata informático Rodrigo Peñalba, señaló que “los usuarios de Blogs y activistas en redes sociales literalmente tienen que convencer a uno por uno para formar una masa crítica de gente que apoye las causas, y entonces poder actuar; pero es más fácil reclutar cuando hay intereses creados por alimentar esos movimientos de disidencia”.

Las redes: un espacio para discusión

Luis Caldera, un joven de 22 años, estudiante de la Universidad Americana, UAM, y activista en las redes sociales, añadió que la clave está en el empoderamiento de la ciudadanía a partir de la información. “El mundo nunca había presenciado antes un tráfico de información tan grande como el que se comparte a través de las redes sociales”.

“Las redes proveen el espacio de discusión, la interacción con organizaciones similares (fuera y dentro del país) y los bajos costos, con eso tenemos los ingredientes ideales para incentivar el voluntariado, generar opinión, contribuir a la construcción de ciudadanía, promover la incidencia y participación, y, finalmente, la movilización masiva por un propósito común. Y ya es muy tarde para dudar si se pueda lograr un cambio social o político con el uso de las redes. Ya han sucedido y siguen sucediendo cambios muy interesantes”, añadió.