•  |
  •  |

Durante una década, su potente voz ha recorrido el territorio nacional a través de las ondas hertzianas de Radio Católica, predicando día y noche la palabra de Dios.

Se trata de monseñor Rolando Álvarez Lagos, quien el próximo 2 de abril será consagrado obispo de Matagalpa.

Como la mayoría de los obispos nicaragüenses, monseñor Álvarez confiesa públicamente una gran devoción por la Virgen María, madre de Dios, y por ello se declara “mariano”.

Y para que no quede duda de su devoción mariana, monseñor Álvarez escogió como su lema episcopal; “Hágase en mí según tu palabra”. Estas son las palabras con las que la Virgen María respondió al Arcángel Gabriel, el anuncio que sería la madre del Salvador.

Monseñor Álvarez dice que son muchas las razones por las cuales tiene un gran amor a la Virgen María patrona de Nicaragua.

“Nací un 27 de noviembre, día de la Medalla Milagrosa, me bautizaron un 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción de María, recibí los sacramentos de la eucaristía y la confirmación en esa misma fecha – pero en diferentes años-.

Además, monseñor Álvarez fue ordenado sacerdote un 7 de diciembre, fecha en la que se celebra en Nicaragua la tradicional Gritería, en honor a la Virgen María.

A pocos días de iniciar su vida episcopal, monseñor Álvarez anunció  que su obispado lo dedicará de manera especial en atender a los pobres, los enfermos y penitentes.

Su gran inspirador
En plena adolescencia, monseñor Álvarez sintió en su corazón la inquietud por ser sacerdote, pero ese campo fértil para que tuviera una buena  cosecha, necesitó de  un buen labrador.

Ese buen labriego fue el sacerdote español de feliz memoria, Epifanio Baztán, de la congregación de “Los Agustinos Recoletos”.

El padre Baztán fue, durante varios años, el director del Colegio San Agustín y el templo del mismo nombre en el barrio Campo Bruce, donde nació y creció monseñor Álvarez.

“Del padre Epifanio Baztán aprendí a ser párroco, porque, aunque yo era un niño en ese entonces, sus enseñanzas y su manera de conducir la parroquia me quedaron gravadas para siempre”.

Al preguntarle quién le enseñó a predicar de la manera elocuente que lo hace, el ahora pastor de la grey matagalpina, dijo que es un don que desarrolló de joven, pero que igualmente, le fue pulido por el recordado padre Baztán.

Conoció la cárcel
El ahora obispo de Matagalpa vivió en carne propia durante los años 80 la persecución y la represión a la que fue sometida la Iglesia Católica por el régimen de Daniel Ortega, quien regresó al poder 16 años después.

En la extensa entrevista brindada a EL NUEVO DIARIO, monseñor Álvarez cuenta que el “delito” por el cual fue llevado a la cárcel, en ese entonces, fue porque era líder de la Pastoral Juvenil Arquidioesana.

Monseñor Álvarez recuerda que estuvo preso tres días en la Loma de Tiscapa en las cárceles conocidas en esa época como “El Chipote”, donde ahora está la Dirección de Auxilio Judicial Nacional, DAJ.

Sobre quién intercedió por él para salir de la cárcel, no dudó un instante en decir: “Dios y mi abogada de siempre, la Virgen María”.

Formador de sacerdotes
Monseñor Rolando Álvarez realizó sus estudios de  Filosofía y Teología en los seminarios nacionales de Nicaragua,  Guatemala y   la Pontificia Universidad Lateranense de Roma.

Quien a partir de este 2 de abril se convertirá en el noveno obispo de Matagalpa, también ostenta una licenciatura en Filosofía, obtenida en la Universidad Gregoriana, con sede en Roma.

Estos méritos académicos fueron suficiente para que el cardenal Miguel Obando y Bravo, en ese entonces, Arzobispo de Managua, lo nombrara director del Seminario Nacional “La Purísima”, donde se forman a los futuros sacerdotes.

“A muchos de los  nuevos sacerdotes yo les di clase en el seminario”, afirmó monseñor Álvarez, sin esconder su satisfacción por haber contribuido a la formación de nuevos ministros de la Palabra de Dios.

Confesó que en los 11 años como formador de nuevos sacerdotes, siempre sintió nostalgia por la parroquia, que es el vínculo directo con el pueblo de Dios, a través de la Santa Misa y la administración de los sacramentos.

Faltan operarios
Ante las críticas de quienes dicen que los sacerdotes han descuidado su tarea principal, que es pastorear las ovejas, es decir llevar el mensaje de Dios a los feligreses, monseñor Álvarez tiene su propia opinión frente a esos señalamientos.

“Lo que puedo asegurar es que las mies cada día son más y los operarios seguimos siendo pocos”, expresó el religioso desde una banca de la iglesia San Francisco de Asís, templo del cual ha sido párroco desde hace cinco años.

El recién nombrado obispo de Matagalpa reconoce que humanamente es imposible para los sacerdotes cumplir con todo lo que necesitan y desean hacer por sus fieles.

“Por eso, aliento a los jóvenes que sientan en su corazón la inquietud por la vida ministerial, a que se acerquen al párroco de su comunidad para que éste los guíe por ese maravilloso caminar sirviendo a Dios y a sus hijos”, manifestó el líder religioso.

El resurgir de Radio Católica
Hace diez años la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, le entregó al entonces padre Rolando Álvarez una “papa caliente” en sus manos y era restaurar Radio Católica, voz oficial de la Iglesia.

Cuando monseñor Álvarez asumió la dirección de esa radioemisora, la misma permanecía la mayor parte del tiempo fuera del aire y cuando lo estaba, el sintonizarla en el día era casi misión imposible, incluso en algunos sectores de Managua.

Pero con la ayuda de Dios, la generosidad de sus oyentes y la disposición al trabajo de todo su personal, la radio ocupa un lugar privilegiado entre las radioyentes del país y cumple con su misión de evangelizar.

“Ahora Radio Católica cuenta con un moderno transmisor de 50 mil vatios de potencia, que permite que su señal cubra todo el territorio nacional”, dice con orgullo monseñor Álvarez.

Rescatando a jóvenes
Como párroco de la iglesia de San Francisco de Asís, donde estuvo cinco años, monseñor Álvarez extendió su labor misionera al barrio Vietnam, también conocido como “Jonathan González”.

A ese barrio, que por mucho tiempo estuvo entre los más peligrosos de la capital, monseñor Álvarez les llevó a los jóvenes el mensaje de Dios y la recreación, organizándoles dos ligas de fútbol.

“La primera vez que entré a ese barrio a asistir a un enfermo, me acuerdo que casi me desmantelan la camioneta, pero los muchachos me cuidan”, contó el religioso.

Señaló que el éxito del trabajo en ese barrio, temido por muchos, ha sido la amistad brindada a los jóvenes.

“Ahora ellos –los jóvenes– no se matan el uno con el otro, sino que se ‘malmatan’ jugando al fútbol”, agregó el religioso.

Monseñor Rolando Álvarez también abordó con valentía el aparente distanciamiento entre el cardenal Obando y sus más cercanos colaboradores y el Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes y los sacerdotes más cercanos a él.

“No es cierto que exista una barrera entre el cardenal Obando y quienes colaboramos de cerca con monseñor Brenes. Lo que hay es una apreciación mediática”, afirmó el prelado.

Monseñor Álvarez indicó que prueba  del cariño que le tiene al cardenal Obando, es que personalmente llevó la invitación al purpurado para que lo acompañe en su consagración como obispo el próximo 2 de abril.

Al igual que lo hicieron durante cinco años los feligreses de la iglesia de San Fransico y de la capilla del barrio “Jonathan González”, monseñor Álvarez está seguro que las “ovejas” del rebaño que le han sido encomendadas pastorear, siempre serán su “Domingo de Resurrección”.

Nacido en el barrio Campo Bruce hace 44 años, monseñor Álvarez es el menor de cuatro hermanos y al igual que hace 17 años, cuando fue ordenado sacerdote, fue a arrodillarse frente a su difunta mamita (abuela paterna), ahora, tras su  nombramiento como obispo, lo que hizo fue irse a poner frente a su padre, de 92 años, de quien solicitó su bendición.

La colecta navideña
Desde que asumió la dirección de la radio de la Iglesia, monseñor Álvarez   los 10 de diciembre de cada año realiza un hablatón de casi 18 horas, al cual llama “Tu Aguinaldo para Radio Católica”.

“Durante el primer hablatón, hace diez años, recolectamos 16 mil córdobas y en el último diciembre, un millón y medio de córdobas, lo que significa que el amor del pueblo de Dios para con la radio se ha multiplicado”, manifestó gozoso el religioso.

Con el dinero que se recolecta en cada diciembre se paga el aguinaldo de los trabajadores de la Radio, los servicios básicos –agua, energía eléctrica y telefonía– y también el mantenimiento de la infraestructura de la estación radial, indicó el entrevistado.

La colecta navideña, además de la contribución de otras personas durante el año, ayudas provenientes del exterior y la captación de anuncios, han hecho que Radio Católica haya vuelto a realizar transmisiones desde distintas partes del territorio nacional o bien internacional, como la hecha el pasado 6 de enero cuando se transmitió el mensaje de felicitación del Papa Benedicto XVI con motivo del 50 Aniversario de la radio.