•  |
  •  |

Visitó Nicaragua, por primera vez en 1992, dos años después de haber asumido el gobierno doña Violeta Barrios de Chamorro con  la coalición Uno. Luego lo hizo en el 2008,  justamente en el segundo año del gobierno del presidente Daniel Ortega, quien precisamente perdió, por primera vez, el poder en los 90.

De esas visitas el sub administrador adjunto para Latinoamérica y el Caribe de la Usaid, Mark Lopes, subraya a EL NUEVO DIARIO que lo “diferente”,  relacionando los dos  períodos,  es la “dinámica comercial” local.

Ahora “hay mucho más carros, más centros comerciales, más actividad. En los últimos 20 años hay cambios significativos (en el país) y en los últimos cinco años con DR- Cafta (el tratado de libre comercio que suscribió Centroamérica con Estados Unidos y  República Dominicana) es una satisfacción  ver que el comercio de Nicaragua a Estados Unidos aumentó en un 71%”, destaca el funcionario, quien de entrada sorprende por su altura y formalidad.  La semana pasada Lopes llegó a Managua, por tercera ocasión, en el contexto del quinto aniversario del acuerdo comercial descrito, celebración en la que enfatizó “placer” por los resultados del tratado. “En los últimos cinco años el comercio local a Estados Unidos  ha aumentado….”, reitera.

Pero, estamos hablando del 2005 al 2010 ¿qué balance tienen del 2006 al 2010, partiendo de que en el 2006 entró en vigencia el acuerdo en el país?

Una buena pregunta y quizás podamos seguir con cifras concretas, pero tengo entendido que en los últimos cinco años el comercio (de Nicaragua a Estados Unidos) ha crecido en un 71% y se cuantifican alrededor de 2 mil millones de dólares en compras fuera de Nicaragua. Entonces para nosotros el desafío es ¿cómo incrementar ese tipo de crecimiento a base amplia para todos los nicaragüenses? Para que ellos estén incluidos en los avances económicos. Y ¿cómo triplicamos ese tipo de inversión en los próximos cinco años?

¿Qué toca hacer: propuestas?
Nosotros a través de los programas de Usaid tratamos de invertir en proyectos que involucran una variedad de actores a nivel local: sector privado, sociedad civil, gobierno local, municipal, central… cada oportunidad que tenemos de trabajar con el gobierno, sociedad civil y sector privado para nosotros ayuda en la ejecución de los proyectos para tratar de llevar a cabo el aumento, en el crecimiento para asegurar que incluyan a una base amplia de la población y esa es nuestra meta… con nuestras políticas a través de nuestros proyectos estamos comprometidos a ayudar a toda la región por medio del DR-Cafta… porque cuando Nicaragua y América Latina es más próspera nosotros somos más prósperos.

Planteamiento razonable
El delegado presidencial para las Inversiones, el señor Álvaro Baltodano, sin embargo, declaró  durante la celebración del quinto aniversario del acuerdo que al menos a nivel del país hace falta más apoyo en términos de financiamiento ¿Cómo ve usted este planteamiento?
Para mí es un planteamiento muy serio, muy razonable. Hemos visto proyectos de financiamiento en muchas partes del mundo que han beneficiado a pequeños productores, a pequeñas y medianas empresas. Y el poder acceder al crédito es un componente clave para cualquier economía y para mí es un componente muy importante.

¿Cuánto dinero se estará destinando en este año y el próximo, en esa dinámica: de empujar el acuerdo comercial?
Nuestro programa de Usaid implica  alrededor de 30 y pico de millones de dólares y está divido en tres partes: educación y salud; crecimiento económico con respecto al DR-Cafta  y también programas de sociedad civil y gobernabilidad. Se trata de ayudar a organizaciones que están tratando de crear una sociedad inclusiva. Pero parte del tercio del crecimiento económico yo diría que lo hemos enfocado en la ejecución y programas del DR-Cafta para ampliar todo el crecimiento.  Aunque este esfuerzo requiere un compromiso de otros donantes, que ustedes tienen, con todos esos esfuerzos para mí es donde está la posibilidad de avanzar.

El Gobierno de Nicaragua, en todo esto, ¿qué tan pujante ha sido a su juicio?
Cada país, cada gobierno tiene un rol  en la economía y hemos visto que las políticas del Cafta han podido facilitar el comercio al exterior,  pero también al comercio entre la región. Entonces para nosotros hay buenos resultados,  aunque  siempre hay mucho más que hacer, y estamos comprometidos  a trabajar con el Gobierno en mejorar las formas de acceder a más crédito.

Los tiene satisfechos, valorando el período Cafta y considerando componentes la gobernabilidad, clima de inversión…
Tenemos muchos logros. Pero también, hay componentes económicos como los precios de los rubros exportables (de los que hay que estar pendientes). Este es un factor muy importante: si esos precios cambian de forma radical los logros son débiles, entonces debemos  de buscar nuevas formas de diversificación de los productos y nuevos mercados, sin embargo, siempre nuestro compromiso, en toda la región, trata de conectar a pequeños productores, a veces rurales, a nuevos mercados. Así como enlaces con supermercados en las ciudades o en la región.

Aprovechando el acuerdo
A propósito de la región se destaca que Nicaragua es el país en Centroamérica que más ha aprovechado el acuerdo…
Sí… pero yo diría que cada país tiene sus propios desafíos y dinámicas diferentes…

¿Podríamos  interpretar que en el caso de Nicaragua, se están haciendo mejor  las cosas?
Bueno Nicaragua ha tenido muy bien las cifras comparándolas con los otros países con respecto al incremento del comercio en los últimos cinco años… tenemos que reconocer los avances del gobierno con los exportadores, pero no debemos parar: debemos redoblar nuestros esfuerzos y seguir buscando porque hay debilidades en la macroeconomía y los precios (internacionales) de los productos son vulnerables, siempre hay que buscar nuevos caminos.

Nicaragua, según  el titular del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, Orlando Solórzano, prevé un crecimiento del 28% en exportaciones hacia Estados Unidos,  ¿qué le parece la cifra?
No tengo conocimiento de esa cifra, pero cualquier forma de crecimiento que Nicaragua pueda tener nos beneficia a nosotros, en el sentido de que cuando los nicaragüenses al nivel familiar  tienen más poder de compra, eso se puede ver eventualmente en que podemos exportar nosotros. Y cada vez que tenemos mejores resultados a nivel familiar, en base amplia, tenemos un impacto a nivel regional.

¿Cuáles son las perspectivas y escenarios en los próximos cinco años?
Para mí sería bueno tener aquí (en Nicaragua) un ambiente donde los inversionistas puedan confiar en la inversión y tener un ambiente donde nosotros podemos ver resultados de nuestra inversión no sólo en recursos de Usaid, sino también en la energía de la gente que está impulsando el Cafta.

Para  mí sería bueno una triplicación de los proyectos del Cafta. Pero como he dicho nuestra asistencia no es caridad.  Es una inversión para el bienestar de todos los países de la región. Nuestro slogan dice: del pueblo de Estados Unidos, pero, también las inversiones son para el pueblo de Estados Unidos. Entonces, cada vez que ayudamos a un productor nicaragüense estamos creando nuevos mercados para nosotros: es una inversión para el futuro y bienestar de toda la región y de Estados Unidos también.

Usaid con planes en Nicaragua
El sub administrador adjunto para Latinoamérica y el Caribe de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid, Mark Lopes,  recuerda que el año pasado presupuestaron 34 millones de dólares aproximadamente para Nicaragua.
“Nosotros no tenemos planes de planes de salir de Nicaragua, tenemos el compromiso de seguir tratando de buscar alianzas… ustedes saben que  estamos en un diálogo prologado en Estados Unidos con el presupuesto nuestro, hay presiones y esperamos que en las próximas semana se resuelva esto... pero no tenemos planes de salir de Nicaragua”, menciona.

En el país tienen al menos tres componentes: gobernabilidad, crecimiento e inversión humana…
Sí Nicaragua ha mejorado como muchos países de la región en las cifras, pero siempre hay más que hacer.

En términos de ¿gobernabilidad por ejemplo?
En términos de gobernabilidad siempre estamos, diría, tratando de promover un discurso abierto, un discurso regional: país por país y ayudando a actores en la sociedad civil no para una elección o una serie de elecciones más bien tratamos de crear una base de capacitación a largo plazo, así como al sector privado, buscando un impacto en el crecimiento económico.

¿Qué tanto está influyendo en el componente la reelección del presidente Daniel Ortega?
Esa pregunta es para los nicaragüenses. Nuestro programa continúa… nuestro programa busca conectar al pueblo americano con el pueblo nicaragüense, de seguir trabajando juntos.

¿La visita del presidente Barack  Obama qué incidencia o cambios a corto y mediano plazo tendrá para  la región?  
Es un placer para mí poder viajar después de la visita del presidente Obama. Dos puntos que quiero subrayar: él acaba de publicar una política de desarrollo, la primera de un presidente estadounidense. Esa política tiene como compromiso no solamente trabajar con varios actores, sino enfocarse en dos áreas: crecimiento económico, gobernabilidad y democracia. Y en esos dos temas estamos trabajando en Nicaragua.

El presidente Obama anunció en El Salvador una alianza público-privado en el tema de seguridad y para mí es algo que se podría realizar en Nicaragua porque hay un sector privado que también está preocupado por la seguridad porque hay jóvenes que están en alto riesgo aunque, claro, las cifras en Nicaragua son menos preocupantes en comparación al resto de países (de la región).