•   Varsovia, Ucrania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Unión Europea de Fútbol (UEFA) indicó este lunes que pidió a las ciudades-sede tomar las medidas necesarias, incluyendo refuerzo policial, para prevenir comportamientos discriminatorios o racistas en los entrenamientos a puertas abiertas de las selecciones en la Eurocopa.

La UEFA, en cartas enviadas a los alcaldes de las ciudades polacas y ucranianas que albergan el torneo, pidió que garantizaran que cualquier persona detectada en un entrenamiento público cometiendo algún ataque racista sea excluida inmediatamente de los estadios y sus alrededores.

Una misiva también fue enviada a la ministra polaca de Deportes, Joanna Mucha, para obtener el apoyo total de las autoridades polacas en este asunto.

Asimismo, el órgano rector del fútbol europeo solicitó también que se inicien causas penales contra esas personas.

Estas cartas enviadas por la UEFA son consecuencia de los gritos racistas del 6 de junio contra los jugadores negros de Holanda, durante un entrenamiento a puertas abiertas en Cracovia (Polonia).

"Escuchamos gritos de mono", había declarado Mark van Bommel, capitán neerlandés, en una entrevista al diario holandés De Telegraaf.

Otro incidente aislado de carácter racista tuvo lugar en el partido del viernes Rusia-República Checa (4-1), señaló a la prensa el sábado una asociación anti-racismo de Polonia.

La UEFA, que trabaja en colaboración con la red contra el racismo en el fútbol FARE, abrió una investigación para intentar obtener precisiones sobre ese incidente.

Es por ello que a la espera de los informes, la UEFA declaró en un comunicado que "ese día hubo un incidente aislado", intentando minimizar las repercusiones.

La UEFA finaliza su texto reiterando su política de "cero tolerancia contra los comportamientos discriminatorios" y señalando su "confianza" en el despliegue que hagan las autoridades locales en este tema.

Estas cartas dirigidas a los alcaldes de las ciudades-sede no son una sorpresa.

Desde que la UEFA había sido informada oficialmente del incidente en Cracovia con la selección holandesa por parte de responsables de ese federación, que no hizo una denuncia formal, unas 48 horas después del entrenamiento, el organismo apuntó que no iba a cerrar las puertas de las prácticas.

Su idea es reforzar más bien la seguridad en las entradas de los estadiso y trabajar en más estrella colaboración con los clubes locales para evitar nuevos incidentes de ese tipo.