•   Járkov, Ucrania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La derrota de Holanda el sábado ante Dinamarca en su primer partido en la Eurocopa-2012 ha hundido la moral de los jugadores, antes del decisivo duelo del miércoles contra Alemania, y ha revelado además lo que la prensa ya sospechaba: el mal ambiente del vestuario.

Uno de los 'pesos pesados' del equipo, el organizador Wesley Sneijder, lo admitió sin circunloquios: "El ambiente no es el mismo que en el Mundial-2010 (en el que el equipo fue subcampeón en Sudáfrica). Pero es normal cuando se pierde el primer partido".

"No tenemos por qué ser todos amigos para jugar juntos y ganar los partidos. Pero no tengo tampoco la impresión de que existan clanes o pequeños grupos enfrentados. Si fuera el caso, actuaría, ya que yo estoy aquí para ser campeón de Europa", apuntó.

Kuyt habla sobre el vestuario

El atacante Dirk Kuyt también dejó entrever una posible desunión dentro del vestuario de la Naranja Mecánica.

"Por supuesto que la decepción es enorme en el grupo, no esperábamos comenzar así el torneo. Algunos de nosotros hemos hecho autocrítica", señaló, enigmático, en declaraciones a la página web Ekhelden.nl.

Kuyt señaló además que no lee los periódicos y que no ha podido constatar que haya compañeros de equipo molestos con su situación dentro del grupo o su condición de suplentes.

"Estoy muy decepcionado", declaró por ejemplo Rafael Van der Vaar en la página web especializada Voetbal International. "El entrenador tiene sus preferencias, yo no estoy entre ellas y no creo que eso vaya a cambiar", indicó el jugador, que entró en el minuto 71 del partido contra los daneses.

"Hemos visto en los últimos años que el entrenador no cambia fácilmente (de alineación). Eso está bien para los jugadores habituales, pero es mucho menos agradable para los que están en el banquillo", añadió, subrayando que se sentía "más en forma que nunca".

Problemas recurrentes en la 'Naranja Mecánica'

En el pasado, la selección holandesa se ha visto inmersa en problemas y conflictos de ego.

Los enfrentamientos entre Ruud Gullit y el seleccionador Dick Advocaat (en 1993) o entre Edgar Davids y el propio Advocaat (2004) había complicado la tarea del entrenador.

Durante su etapa (1994-1998), Guus Hiddink también tuvo que sofocar varios focos de incendido y luchas intestinas en el seno del grupo.

Las 'guerras de egos' son una tradición en los Países Bajos y más todavía si confluyen en un mismo objetivo jugadores con personalidades fuertes.

"Hay grandes egos en el equipo. Es normal. (Klaas-Jan) Huntelaar es el máximo goleador de la Bundesliga, (Robin) Van Persie el de Inglaterra. (Nigel) De Jong es campeón de Inglaterra. Esos jugadores tienen legimitidad para ello", señala Sneijder.

Desde la derrota danesa del debut, la prensa holandesa multiplica su interés por esos enfrentamientos internos en un vestuario que se parece cada vez más a un polvorín a punto de estallar.

Contra el entrenador

Incluso se habla de que algunos jugadores mantienen una tensa relación con el seleccionador, Bert Van Marwijk.

Huntelaar está "decepcionado y enfadado" por ser la segunda opción del ataque del equipo y no habla con los periodistas. De Jong también rechazó hacer comentarios a la prensa.

La situación podría calmarse un poco si el miércoles se gana a Alemania en el estadio del Metalist Járkov. Si se pierde y el equipo queda eliminado, la batalla parece asegurada, con el grupo incluso obligado a quedarse unos días más en el torneo, hasta el cierre de la primera fase.