•   Varsovia, Polonia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La selección de Rusia, que había goleado a los checos en su debut, se acercó este martes en Varsovia a los cuartos de final de la Eurocopa-2012 de fútbol al empatar 1-1 con el coanfitrión Polonia, que aún sigue con esperanzas de avanzar al término de la segunda fecha del grupo.

El delantero ruso Alan Dzagoev abrió el marcador en el minuto 37 con un cabezazo al segundo palo del portero polaco Przemyslaw Tyton, tras un tiro libre ejecutado por el armador Andrei Arshavin. Pero los polacos igualaron con un zurdazo del capitán Jakub Blaszczykowsk, en acción individual (57).

Infografía de los resultados del juego entre Rusia y Polonia

 

Con este resultado, los rusos lideran en solitario la llave con cuatro puntos. Le sigue en la tabla República Checa con tres unidades, luego de derrotar 2-1 a Grecia este mismo martes en Breslavia, mientras que polacos es tercera con dos y los helenos cierran con un punto.

En la última jornada se definirán los dos clasificados, cuando los griegos se midan con Rusia y los checos con los coanfitriones, el próximo sábado.

Incidentes entre hinchas rusos y polacos
Antes del inicio del juego, incidentes violentos entre hinchas rusos y polacos obligaron a la policía a utilizar un cañon de agua y gases lacrimógenos para disperar a los 'hooligans'. La tensión anunciada entre dos países que se miran con recelo se confirmó.

Sin embargo, cuando empezó a rodar el balón la gente se volcó a alentar y los polacos asumieron su posición de locales, comenzando a mover el ritmo del juego.

Tras un par de acciones tibias, un zurdazo terrible de Lewandowski pusieron en aviso al meta Malafeyev (11). Ocho minutos más tarde, Eugen Polanski marcó entrando solo, pero el juez de línea levantó la bandera y el árbitro alemán Wolfgang Stark acertó en anularlo.

Marcin Wasilewski lo tuvo de cabeza, pero Malafeev mostró manos de acero. Y cuando todos esperaban la apertura, apareció la peinada de Dzagoev para helar el estadio (1-0, 37) y firmar su tercer diana en el torneo, que lo dejó como máximo artillero en solitario del torneo.

Polonia al rescate
Polonia quedaba al borde del abismo y salió a quemar las naves, lo que le aseguraba terreno a Rusia para explotar lo que más le gusta, el contraataque.

Y de hecho, cuando Arshavin manejó los hilos de una contra con superioridad numérica, el mal pase en la asistencia le costó prácticamente la igualdad a los rusos, que quedaron mal parados y lo pagaron con ese bombazo inatajable de Blaszczykowsk que puso más justicia el marcador (56).

El empate pareció dejar contentos a todos. Polonia, que sigue buscando un triunfo en Eurocopa (disputó sólo la de 2008), al menos tendrá su futuro en sus manos. Deberá derrotar a República Checa para avanzar a cuartos, su real objetivo. Rusia ya casi está, salvo que viva una tragedia griega.