•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, y el príncipe Felipe de Borbón, asistirán a la final de la Eurocopa el domingo en Kiev, tras el boicot en los dos partidos anteriores disputados en Ucrania para protestar por la situación de la exprimera ministra Yulia Timoshenko.

"Efectivamente, tal como adelantó el ministro de Exteriores, el presidente estará en la final", afirmó el jueves a la AFP una portavoz del Gobierno.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, había adelantado el lunes la presencia de Rajoy en la final en caso de que España llegara a la misma.

"La final es un acontecimiento cualitativamente diferente", había explicado a los periodistas.

Ni Rajoy ni el heredero de la Corona española asistieron a los cuartos y a las semifinales del torneo continental que se disputaron en Donetsk, en Ucrania.

"No hemos estado en los cuartos de final, que es una señal política suficientemente clara y significativa de lo que pensamos", había afirmado Margallo, antes de la semifinal que España ganó en los penaltis el miércoles a Portugal, en la que tampoco hubo representante español.

"Nosotros hemos manifestado la opinión que nos merecía la actuación de la actuación de las autoridades ucranianas en el caso Timoshenko y en otros casos de disidentes", añadió el jefe de la diplomacia española.

La Casa Real, por su parte, se limitó a confirmar la presencia del príncipe Felipe, que había asistido al primer partido de España, el empatado 1-1 ante Italia el 10 de junio en Gdansk.

La Unión Europea reclama desde hace varios meses la liberación de Timoshenko, que cumple una pena de siete años de cárcel y se ha quejado de malos tratos.

En señal de protesta, varios gobiernos europeos, entre ellos, Francia, Reino Unido, España y Alemania, rechazaron hasta ahora enviar representantes a los partidos de sus equipos en Ucrania.

Rajoy, que este jueves participa en Bruselas en una crucial cumbre de la Unión Europea con la crisis del euro como principal tema, estuvo con el equipo nacional en el partido ante los italianos, en el debut en la competición.

Aquel viaje había provocado polémica en España porque un día antes se había conocido un rescate a la banca de su país, pero Rajoy justificó el desplazamiento al partido de fútbol porque "la selección se lo merece".