•   Lisboa, Portugal  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un día después de la eliminación de Portugal en la Eurocopa-2012 a manos de España, Cristiano Ronaldo y sus compañeros de equipo fueron ovacionados el jueves en su llegada al aeropuerto de Lisboa por centenares de hinchas, que les brindaron un recibimiento triunfal.

Desde la aparición de los jugadores en la terminal de llegadas del aeropuerto se desató la alegría, los gritos, los aplausos y los cánticos de ánimo, para transmitir a la Selecçao que los aficionados están orgullosos de su equipo, pese a la caída en los penales de la primera semifinal.

"¡Portugal Olé! ¡Portugal Olé!", gritaban los hinchas, agitando las banderas y las bufandas rojiverdes, mientras otros entonaban la letra del himno nacional.

Algunos jugadores pasaron rápidamente por el lugar, mientras que otros se tomaron un tiempo para pasarse a saludar, firmar autógrafos y posar en fotografías con los aficionados.

Jugadores agradecidos

"Este recibimiento nos da escalofríos. Estamos sintiendo el afecto de la gente. Queremos darles las gracias. Todos ellos saben que merecíamos haber pasado a la final", declaró el defensa Pepe.

"Es estupendo. La gente está con nosotros. Gracias por todo", dijo el también defensor Miguel Lopes, antes de subir a un autobús que condujo a los jugadores a un hotel de la capital lusa.

"Estamos muy orgullosos de lo que hemos hecho. Toda la delegación ha estado fantástica", señaló por su parte Humberto Coelho, vicepresidente de la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF).

Los hinchas no ahorraron en elogios para sus jugadores: "Estamos superorgullosos de este equipo", exclamaba un hombre lisboeta que superaba la cincuentena años.

"Nos han hecho soñar. Sabemos que se han esforzado al máximo, haciendo todo cuanto estaba en su mano", decía un padre de familia mientras sostenía a su hijo en brazos.

"Nos han eliminado, pero estoy muy contento por lo que han hecho. Nos han llenado de alegría y han hecho que estemos orgullosos. ¡Bravo!", exclamaba una joven con un ramo de flores.

"Queremos decirle a Ronaldo que ha estado muy bien. Es el mejor jugador del mundo. Todos han jugado muy bien. Van a llegar lejos", predice un joven de la capital portuguesa, que acudió al aeropuerto con un grupo de amigos.

Breve ceremonia

A su llegada, los jugadores fueron recibidos por Miguel Relvas, el número dos del gobierno portugués, que les felicitó en una breve ceremonia en una sala de la terminal.

El político afirmó que el país entero estaba "orgulloso" por haber quedado "entre los cuatro mejores de Europa".

"Queremos transmitirles nuestra satisfacción por haberles hecho pasar momentos de felicidad (a los lusos). Estamos orgullosos de haber recuperado vuestra confianza", había dicho un poco antes el seleccionador portugués, Paulo Bento.

En el momento del viaje del equipo hacia Polonia, antes de la Eurocopa, pocos aficionados habían ido a despedirles al aeropuerto, en un clima de pesimismo general tras dos amistosos decepcionantes, un triste 0-0 ante la modesta Macedonia en Leiría y una derrota 3-1 con Turquía en Lisboa.

En esta Eurocopa, Portugal salió viva del 'grupo de la muerte' tras perder con Alemania (1-0) y corregir el rumbo ganando a Dinamarca (3-2) y Holanda (2-1), antes de superar a la República Checa (1-0) en cuartos. En semifinales, perdió 4-2 ante España en los penales, tras empatar 0-0.