•   Varsovia, Polonia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El formidable doblete del italiano Mario Balotelli el jueves contra Alemania (2-1) en semifinales de la Eurocopa-2012 puso de acuerdo a todos para dedicarle una lluvia de elogios, a la vez que el joven de 21 años dulcificó su imagen besando a su madre en la grada.

Las portadas para 'Balo' fueron esta vez por algo bueno, tanto en Italia como en Inglaterra, país éste último donde es muy popular desde que fichó por el Manchester City.

Críticas desfavorables

En anteriores ocasiones había ocupado esas mismas portadas, pero por motivos menos agradables, como sus expulsiones por agresiones o su rocambolesca vida sentimental y sexual, que hace las delicias de los tabloides.

Esta vez, los méritos son futbolísticos y se destaca especialmente que ha madurado, a sus 21 años, dejando de ser una joven promesa para ser la estrella que todos estaban esperando.

Durante el torneo sólo había conseguido un tanto, ante Irlanda en la primera fase, y había estado más bien decepcionante, pero contra los alemanes se vistió de superhéroe, cuando su equipo más lo necesitaba.

Beso a su madre

"Esta es la mayor emoción que he vivido en el equipo nacional, mi partido más bonito hasta el momento", comentó.

Su imagen acudiendo a dar un beso a su madre al final del encuentro dio la vuelta al mundo y ocupó un espacio destacado en la prensa italiana.

"Mi madre estaba en el estadio y mi padre delante del televisor. He marcado dos goles delante de mi madre, me gustaría anotar cuatro delante de mi padre en Kiev, en la final", afirmó.

Mario nació en Palermo, en la isla de Sicilia, el 12 de agosto de 1990, de padres ghaneses. Fue adoptado luego por la familia italiana Balotelli y su infancia fue muy difícil.

Alumno perturbado

Según una de sus profesoras, entrevistada por la revista francesa So Foot, era "el alumno más perturbado que nunca tuvo, tenía evidentemente un problema de identidad".

"Ha nacido una estrella", tituló La Gazzetta dello Sport en su editorial, junto a su fotografía con el torso desnudo y la camiseta en la mano izquierda, con gesto desafiante.

El periódico británico The Sun optó por titular con "Simply the chest", un juego de palabras entre la canción de Tina Turner "Simply the best" y "chest", la palabra que en inglés sirve para designar el pecho, en alusión a los pectorales musculosos del jugador, que los mostró con orgullo en el césped del estadio Nacional de Varsovia. Por quitarse la camiseta vio una amarilla.

Burla del gorila

Ese gesto de después del segundo tanto se interpretó por algunos como una alusión a la viñeta publicada hace unos días por La Gazzetta dello Sport, en la que se le veía subido al Big Ben londinense, con motivo del duelo ante Inglaterra en cuartos de final, al modo del célebre gorila gigante en un rascacielos estadounidense.

La ilustración generó polémica por la referencia simiesca, en un torneo en el que Balotelli ha sufrido cánticos racistas en forma de gritos de mono.

Al principio del torneo, Prandelli ya había defendido al joven jugador, con el que en el pasado tuvo problemas por su indisciplina y su carácter volcánico.

"Es único. Es un atacante moderno, pero algo atípico. Es muy fuerte físicamente, pero sabe trabajar para el equipo. Y siempre es decisivo en el área", apuntó.

"Mario hizo un gran partido táctico, ha corrido, ha presionado", analizó el centrocampista Claudio Marchisio.

El domingo, frente a España, Balotelli tiene la oportunidad de reivindicar su estatus de gran estrella, en un año que puede ser inolvidable, después de proclamarse campeón de la Premier League inglesa con el Manchester City.